Te recomendamos

El perro despertó a toda la familia y no sabían por qué. Cuando vieron al niño todos lloraron


Dicen por ahí que el perro es el mejor amigo del hombre y esto es precisamente lo que demostró Jedi, un hermoso labrador de 4 años, quien gracias a su entrenamiento y amor, salvó la vida de Luke, un pequeño de 6 años.

Dorrie se encontraba en casa sola con sus hijos. Llegada la noche los llevó a dormir y justo cuando se encontraba a punto de quedarse también dormida, Jedi, su fiel compañero por 4 años, comenzó a brincar sobre ella; no entendía qué le pasaba pero sabía que algo no andaba bien, así que muy inquieta lo siguió hasta el cuarto de Luke, su pequeño hijo. Lamentablemente el estado de salud de Luke era delicado, a su corta edad sufría de hipoglucemia, por lo que tenía que  dormir  conectado a un aparato que monitoreaba el azúcar en su sangre. Dorrie se acercó a su hijo y revisó el azúcar de su pequeño, sin embargo, a pesar de que todo parecía normal, su pequeño amigo peludo no dejaba de ladrar, así que un poco asustada volvió a medir el azúcar y grande fue su sorpresa cuando descubrió que la maquina marcaba 57, una cifra mortal que de no haber sido por Jedi, le hubiera arrancado la vida a Luke. 



Increíblemente Jedi aprendió a identificar los olores de Luke de manera que pudo detectar que algo no andaba bien con su azúcar incluso antes de que su monitor lo detectara. Luke es un perro entrenado que había pertenecido a la abuela de Luke, cada que Jedi acierta un diagnostico es premiado con una galleta, por lo que sencillamente siempre se mantiene alerta. 


Actualmente los padres de Luke tienen una página de internet dedicada a recaudar fondos para apoyar en las investigaciones que buscan la cura contra la diabetes y para  crear conciencia del problema. Jedi y Luke son inseparables, por lo que en su página también se pueden ver, varias fotografías de sus mejores momentos.


Fuente: SavingLuke 

Recomendados
Recomendados
Publicidad