Te recomendamos

Teniente murió salvando a 4 soldados. Mira lo que hicieron por su hija



Hay historias que te devuelven la fe en la humanidad, le dan un alivio a tu corazón y te llenan de esperanza por la nobleza que aún hay en algunas personas, la que estoy por platicarte es una de ellas. Se trata del padre de una niña que merece ser recordado con gran honor.

Él fue un infante de marina que nos enseñó el valor del sacrificio, el amor al prójimo y cómo un acto de valentía puede ir más allá de lo imaginable. 

Su nombre era Jacob H. Smith, había hecho una gran carrera en las fuerzas armadas de Estados Unidos. Fue un suboficial que entre otras cualidades, siempre luchó contra las adversidades de la vida. Había entrado a la marina como vía para mantenerse y poder vivir pues su padre lo había abandonado después de la muerte de su madre.  Ahí en la marina, conoció a la mujer que sería el amor de su vida, ella también estaba en la base naval de San Onofre, California y tiempo después le dio el mejor obsequio : una hija. 

Habían pasado tres años desde su boda cuando supieron que una hermosa niña venía en camino. El embarazo fue una etapa inolvidable para Jacob y su mujer pero las cosas se complicaron en el parto al detectarse una infección de toxoplasmosis y se vio obligado a elegir entre salvar la vida de su esposa o su hija. Eran momentos difíciles pero a pesar del dolor, su esposa alcanzó a pedirle que salvara a la bebé y así lo hizo…

Fue muy duro superar la muerte del amor de su vida, pero el teniente pensó que su hija era una nueva oportunidad de ser feliz, la llamó Carrie al igual que su madre y la cuidó tiempo completo en sus primeros años de vida, no quería perderse ningún momento importante de su pequeñita. La vida de ambos cambió cuando estalló la guerra en Medio Oriente y la marina le pidió a Jacob regresar a sus filas para cumplir sus obligaciones de Suboficial Mayor.


Fue en una batalla contra el cuerpo terrorista islámico donde las tropas de Jacob se vieron rodeadas por sus enemigos, les superaban en número y pidieron auxilio a la fuerza aérea quienes avisaron que podrían ayudar en 7 minutos…un tiempo que no tenían.

Jacob ordenó a sus tropas escabullirse por salidas alternas mientras él creaba distracciones para el bando enemigo, disparaba, soltaba granadas y los soldados titubeaban en obedecer pero era una orden. Jacob sabía que le esperaba lo peor así que les pidió que prometieran hacerse cargo de la vida y el futuro de su pequeña Carrie.

Mientras los soldados se alejaban, escuchaban disparos, explosiones y los gritos de su superior. 

Tal como la fuerza aérea había prometido, llegó y con la detonación de sus bombas venció al escuadrón enemigo. Una vez que controlaron la situación, hicieron lo posible por encontrar a Jacob pero no había respuesta en su radio ni su sistema de localización. Fueron sus propios soldados quienes encontraron si cuerpo abatido, el sacrificio les había salvado la vida pero él ahora estaba con su adorada esposa…

Los soldados fueron fiel a su palabra y buscaron a la niña, Carrie había permanecido en la guardería infantil del ejército. Uno de los soldados adoptó legalmente a la pequeña y los otros tres la visitan cada fin de semana, entre los cuatro se hacen cargo de todas sus necesidades. 

Hoy la pequeñita tiene 5 años y sus amados “tíos” esperan que tenga más edad para conocer la historia de su padre, ese gran héroe de guerra que dio su vida para salvar a sus compañeros sin olvidarse de su querida hija. 

Sin duda el amor de un hombre puede cambiar al mundo, sobre todo el mundo de una hija.


Fuente: 

Fundación: GARY SINISE 
Conferencia: Salute to the Troops. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad