Cuando la policía vio lo que estas malditas le hicieron a su bebé, no sabían si detenerlas o matarlas…


Los niños son criaturas indefensas y la prioridad debería ser cuidar de ellos y de su desarrollo, sin embargo existen padres irresponsables y hasta perversos capaces de torturar a sus propios hijos, simplemente no podemos alcanzar a comprender como pueden existir personas tan malvadas.

Hace poco en Fife, Inglaterra una madre y su amante lesbiana fueron acusadas de torturar y asesinar a su pequeño hijo de tan solo dos años y además intentaron inculpar del crimen a otro pequeño.


Nyomi Fee de 28 años y su amante Rachel Trelfa de 31 han recibido varios cargos penales; por asalto, crueldad y abandono contra su hijo y otros dos niños más que estaban a su cuidado. 


Durante el juicio salió a la luz que las acusadas torturaban al pequeño desde su nacimiento, lo amarraban de pies y manos, le apagaban las colillas de cigarro en su cuerpecito y lo arrojaban a un cuarto oscuro, sin poder moverse y sin alimento sufriendo de frio. Tan solo imagina a un bebé sufriendo tal tortura, llorando solo en un rincón, sintiendo dolor sin nadie que lo consuele.


Estas mujeres amarraban a los niños de pies y manos a la cuna y eran aún más despiadadas y hacían cosas tan perturbadoras como; meter a los niños en una jaula llena de ratas y forzarlos a comer excremento de perro.

Cuando el bebé de Nyomi, Liam ya estaba muerto le colocaron una barra de jabón en la boca y le pusieron la mano dentro, esto lo hicieron con la finalidad de inculpar a otro niño de tan solo siete años. Para hacerlo confesar lo amenazaron con cortarle sus partes privadas con una sierra y con frotar su cara en ropa interior sucia.

Cuando la policía se entero de todo lo sucedido, no sabían si detenerlas o matarlas con sus propias manos "tengo dos hijos y no puedo entender cómo un ser humano es capaz de tanta crueldad, cómo pueden tocar a un angelito. Estas mujeres son unos monstruos" señaló uno de los oficiales. 


Los jueces estaban totalmente sorprendidos por este crimen y por la forma en la que sucedió, no podían hacer bien su trabajo debido a lo perturbados que se sentían por lo que le sucedió al pequeño.

Según los resultados de las investigaciones el pequeño había sido golpeado de forma brutal en todo el cuerpo y en su cabeza, Liam recibió tantos golpes en tan poco tiempo que su cerebro no resistió y murió de forma dolorosa. 


Después los investigadores encontraron pruebas de que ellas dejaban al niño en su cuna y en el auto por mucho tiempo mientras le cubrían la cara, también lo dejaban sin comer por mucho tiempo.

A pesar de todas las pruebas en su contra estas mujeres negaron todo conocimiento del homicidio. 



Trelfa y Fee también negaron haberle hecho daño a los otros niños que estaban a su cuidado.

Al avanzar el proceso se encontró evidencia de que Liam era obligado a pasar largo tiempo en la regadera mojándose con agua fría, esto como castigo por mojar la cama durante la noche, además a los otros niños se les negaba comida, los amarraban en una silla y los encerraban en un lugar donde tenían ratas, serpientes y hasta una anaconda amenazándolos con que serían comidos.

El destino de estas mujeres aún está por verse.
Recomendados
Recomendados