10 cosas que debes hacer en pareja para fortalecer tu relación. Nada ni nadie podrá separarlos


Dicen que no existe pareja perfecta ni matrimonio perfecto, pues en cualquier relación hay altibajos, problemas constantes, cosas que afligen y por supuesto la responsabilidad de los hijos que en muchas ocasiones, no es compartida. Claro que cuando uno tiene los problemas enfrente, las cosas se ven mucho más turbias y complicadas de lo que realmente son, y es aquí cuando la serenidad y la inteligencia emocional deben ser usadas, ya que la solución muchas veces, está en los pequeños detalles. 

Debemos aprender a dejar de lado el rencor, el orgullo y todas las emociones negativas que ciegan el alma y no dan paso al perdón. Recuerden que el amor es un sentimiento que debe cultivarse día a día, un pequeño detalle, una caricia o tomarse unos cuantos minutos para escuchar lo que nuestra pareja tiene que decir, pueden hacer la diferencia entre un matrimonio estable y el fracaso de la relación. Debemos aprender a aportar ideas, no criticar, hablar y llegar a acuerdos en lugar de discutir y dejar ir las cosas que no tienen importancia. 


Aquí les dejaré algunos consejos, identifica tus errores y visualizate, piensa si la manera en la que reaccionas ahora, realmente está fortaleciendo tu matrimonio o está alejándote de tu pareja. 

1. Tener metas compartidas 

Tomense un tiempo de hacer planes juntos, si ella no toma la iniciativa, hazlo tú como esposo, o igualmente si él no muestra mucho interés, es hora de que pongas manos a la obra y lo incluyas. Involucrar sus vidas nuevamente en un objetivo, hará que se vuelvan más unidos, que tengan una visión como el equipo y la familia que son. Es bueno comenzar con cosas pequeñas, algún viaje juntos, una clase de baile en pareja, puede ser cualquier cosa que deseen. Esto hará los lazos más fuertes y por supuesto, podrán disfrutar de un tiempo de calidad como esposos. 

2. Llegar a acuerdos cuando se tengan diferencias

Por supuesto que nadie va a estar de acuerdo al cien por ciento con la otra persona, siempre habrá desacuerdos y diferencias en diversas situaciones, pero lo menos que se debe hacer en estos casos es recurrir a los reclamos y chantajes para que la pareja ceda ante un capricho, lo más saludable es encontrar un punto medio en donde ambos queden satisfechos con el resultado y se solucione el problema. Recuerda, tampoco está mal ceder de vez en cuando, pero debe ser de corazón y sin reclamos. 

3. Sorprender con lindos detalles

No se deben perder los detalles, invitar a tu pareja a una cena romántica a la luz de las velas, decirse lo mucho que se aman cada que tengan la oportunidad o mandar un mensaje de buenos días. Los masajes, las caricias y la emoción de estar juntos es algo que nunca debe perderse, de lo contrario, la rutina podría atraparlos y volver su matrimonio una pesadilla.  

4. No asumir las responsabilidades, sino compartirlas. 

El matrimonio es una unión, un compromiso, y cómo en todo compromiso, existen responsabilidades que cada quien debe cumplir, pero también hay algunas que son compartidas, como por ejemplo educar a los hijos. Es muy común ver que las mujeres carguen con la responsabilidad de poner reglas a los hijos con la mínima ayuda del padre, sin embargo, ambos deben asumir el mismo rol en éste aspecto, reforzando y siendo un ejemplo para ellos, ya que ambos padres deben representar la misma autoridad.

5. Jamás ignorar a tu pareja, la comunicación es lo más importante.

A pesar del estrés, el cansancio y los contratiempos fuera del hogar, siempre debe haber disposición y buena actitud para escuchar y solucionar los problemas que puedan surgir entre ustedes como matrimonio. corregir los malos entendidos, y hacerle saber a tu pareja las cosas que no te gustan pero a su vez aplaudir y agradecer por las que sí te hacen sentir bien. Reconocer lo bueno también es esencial para tener una vida feliz. 

6. Respetar la autoridad de tu pareja y discutir en privado las diferencias con los hijos.

Para educar a los hijos, deben existir acuerdos previos entre pareja, ambos deben formar una unión inquebrantable y actuar bajo las mismas reglas. Algo que perjudica mucho a las parejas con hijos es el hecho de discutir sobre algún castigo o corrección frente a ellos, ya que se le resta autoridad a quien está poniendo la disciplina. Lo mejor en estos casos es hablar en privado y llegar a acuerdos entre los dos, sin que estén presentes los hijos. Es lo mas sano para toda la familia y evitará cientos de pleitos entre los padres.  


7. Razonar y no reaccionar

Muchas veces nos ganan las emociones y en lugar de razonar, pensar y contestar tranquilamente, reaccionamos ante la agresión o acusación de nuestra pareja. Debemos tener en cuenta que no se trata de una guerra, no debemos pensar “A ver quien puede más”, en alguno de los dos debe caber la cordura de guardar la calma y arreglar las cosas de la mejor manera. Reaccionar a la defensiva nunca es la solución sino otro problema.

8. Comprensión y paciencia

Nunca debes alzar la voz ni faltarle al respeto a tu pareja, todo ser humano merece un trato digno, entonces ¿Por qué tomar una actitud hostil hacia la persona con quien decidiste compartir tu vida? La clave de un matrimonio estable está en manejar los sentimientos negativos y en lugar de criticar hay que aprender a perdonar y preguntar directamente a tu pareja que es lo que está pasando.  

9. Tener en cuenta las necesidades del otro

Las necesidades de tu pareja y las tuyas no siempre son las mismas, hay personas que requieren de espacio para meditar las cosas, algunas prefieren un rato de caricias o una larga charla. No obligues a tu pareja a adaptarse a ti, trata de comprender y ponerte en los zapatos del otro, solamente así, lograrán estar en armonía, evita juzgar, mejor pregúntate cómo te sentirías tú si estuvieras en la misma situación en la que se encuentra tu pareja. 

10. Jamás olvidar la razón por la cual decidieron unir sus vidas.

Con el paso de los años la frustración y los problemas no resueltos suelen convertirse en un pesado lastre que se lleva en la espalda, cuando la carga se vuelve muy pesada puede llegar un momento de desesperación en el cual lo único que se busca es abandonarlo todo. Pon tu mente en blanco y recuerda la verdadera razón por la que decidiste compartir tu vida con esa persona, piensa en todo lo que tu esposa o tu esposo te ha dado, por supuesto que hay malos momentos, pero no son la mayoría, pesa más la bondad, la alegría, el amor.
Recomendados
Recomendados