7 consejos para ser la mejor madre sin olvidarte de ser mujer. Lo necesitas para ser feliz


Las mujeres que se convierten en madres tienen una energía muy especial, la cual tratan de enfocar en la crianza, la educación y el cuidado de los hijos; es muy reconfortante ver el tiempo y paciencia que dedica una madre para ayudar a sus pequeños a salir adelante, sin embargo debo mencionar que me he topado con algunas mujeres que no saben mantener un equilibrio en sus tareas diarias, responsabilidades y lo que disfrutan hacer con su tiempo libre; muchas madres han decidido renunciar a su trabajo para comprometerse cien por ciento al hogar y poco a poco van olvidándose de su esencia como mujeres, pero lo que realmente es triste es que han abandonado sus sueños.  

Ser madre no está peleado con ser mujer, para muchas se vuelve una tarea complicada ser ambas, pero no tiene porque serlo. Es importante organizarse y dedicar un rato a relajarse y sentirse una mujer nueva cada día. Recuerda que tu papel como madre es importante, pero es bueno también disfrutar todo lo que antes hacías; da mucha pena ver a algunas madres amargadas, con el rostro apagado y que han descuidado su persona con tal de ofrecer todo a los demás, no hay que olvidar que antes de ser madre, eres mujer y una muy valiosa. 


El día de hoy quiero compartir con todas esas maravillosas madres los siguientes consejos, pienso que pueden motivarlas para no dejarse atrapar por la cansada rutina de hacerse cargo de los hijos, tomen en cuenta lo siguiente: 

1. Dedica tiempo a lo que te gusta y apasiona

Claro que es bueno tomarse un descanso y ver la televisión un rato, dormir una siesta o tomar un baño relajante para continuar con la rutina diaria, pero escoge de vez en cuando hacer algo diferente: lee un libro sobre algún tema que realmente te interese, sal a caminar un momento y despeja tu mente, si te gusta el arte organiza tu tiempo para visitar algún museo o asistir a clases de pintura, dibujo o algún otro pasatiempo que disfrutes. No descuides esa parte espiritual e intelectual que siempre te ha caracterizado, no debes cambiar para buscar el bienestar de los tuyos, simplemente aprender a manejar todas tus actividades. Esto te hará sentir una madre feliz y una mujer plena.  


2. Deja tiempo para salir en pareja

Me parece increíble ver como el matrimonio sufre un impacto tan grande ante la llegada de los hijos; no es solamente a causa de la madre, quien muchas veces llega a un estado de agotamiento debido al cuidado de los hijos, aquí también entra la ayuda que la pareja pueda dar y el reparto de responsabilidades en el cuidado de los hijos; es necesario que ambos se pongan de acuerdo y destinen al menos un día a la semana o un rato durante el día para convivir y no perder la comunicación. Es necesario apoyarse, conocer sus ideas y opiniones en la nueva etapa de paternidad que están viviendo juntos. Tampoco está peleado tener citas románticas, pues la química no se termina con la llegada de los hijos; no permitan que la llama del amor se apague, sigan teniendo atenciones, detalles y demostraciones afectivas durante todo su matrimonio. 

3. No descuides tu apariencia

Muchas mujeres sufren aumento de peso excesivo durante el embarazo, lo ideal sería subir solamente un kilo por mes, así es mucho más sencillo recuperar la figura después del parto. Primero que nada, hay que tomar en cuenta que cada organismo es diferente, no vale la pena insultarse o sentirse mal por aumentar algunas tallas, simplemente hay que enfocarse en retomar hábitos saludables, una dieta balanceada, consumo de frutas y verduras, así como hacer actividad física para que todo vuelva a la normalidad. 

En un aproximado de 4 meses, la elasticidad de los músculos abdominales regresa a su estado original y es cuando se va recuperando el físico; mi recomendación es tener muchísima paciencia, poner gran empeño y ser perseverante para alcanzar la meta deseada, hay que recordar que durante nueve meses el cuerpo de las mujeres pasa por una serie de grandes cambios, así que es importante tener en mente que el físico lucirá diferente pero no tiene que ser para siempre. Con disciplina, alimentos ricos en fibra y tomando mucha agua, se pueden lograr maravillas. 

4. Establecer horarios es importante

Una mujer organizada, es una mujer que logrará hacer cualquier cosa; no dediques las 24 horas del día a atender a tus hijos, esposo o a medio mundo, recuerda que también es necesario tomarte un respiro y descansar un rato. Esto te ayudará a evitar la frustración y nivelar el estrés que causa la rutina diaria. 

5. Mantener una actitud positiva

Es increíble lo que una buena actitud y la disposición pueden lograr en la vida de una persona; he visto a muchas mujeres amargarse por tener que pasar gran parte del día atendiendo a sus hijos, frustradas y molestas todo el tiempo por las tareas, el encierro y la falta de tiempo; es bueno considerar que siempre hay cientos de opciones para enfrentar los problemas cotidianos y la mejor manera de superarlos es mediante pensamientos positivos. 

6. Jamás dudes en pedir ayuda

Ya sea a tu pareja, tu familia o alguna persona que pueda apoyarte a hacerte cargo de los pequeños, es importante tener en mente que muchas veces lo mejor es relajarse un momento y salir sin los hijos, para reforzar tu imagen como mujer, salir con tu pareja o en general que pueda hacer tu vida más fácil.

Antes de ser madre, eres mujer y antes de ser pareja también eres un individuo que tiene metas, sueños y ambiciones ¡No abandones tu realización personal! Simplemente busca el perfecto equilibrio. 

¡Ánimo! Hasta la próxima.
Recomendados
Recomendados