8 pasos para sanar las heridas del alma y del corazón. Siéntete plena y feliz


Cuando te cortas o te lastimas con algo, basta con ponerte un poco de medicina para que esa herida sane, pero cuando te lastiman el alma o el corazón, la medicina no funciona tan rápido y tampoco encuentras el remedio en una farmacia o con el doctor. Estas heridas llevan tiempo pero no son imposibles de sanar y hoy quiero compartirte algunos consejos que te permitirán volver a llenar tu ser de felicidad.


Sé que hay momentos donde sentimos que no podremos superar una situación difícil, pero aquí es donde debemos recordar que todo pasa, tanto lo bueno como lo malo, y para sobrellevar el proceso, lo mejor que puedes hacer es seguir estos consejos : 



1.- Analiza la causa

Hay veces donde las personas que nos rodean nos lastiman sin querer ¿entonces por qué le damos importancia? Hay que aprender a tomar las cosas de quien vienen. También poner un freno si es que quien nos lastimó lo sigue haciendo, hay que alejarnos de esa persona cuanto antes para poder sanar. 

2.- Pide ayuda 

Te recomiendo que sólo sea a personas de confianza, en ocasiones basta con ser escuchados y saber que tenemos quién nos apoye. Cuando son demasiadas personas, podemos sentirnos saturados, menos es más. Si este dolor te impide seguir con tus actividades cotidianas, entonces es momento de buscar ayuda profesional, que no te dé pena, simplemente estás trabajando en mejorar tu vida. 

3.- Mejora tu ambiente

Saca todo lo que no necesites, ropa, artículos de cocina, del hogar...la idea es que así como ves tus espacios liberados de lo que no necesitas, tu cerebro realice lo mismo en tu calma, pues en ocasiones el ver tanta cosa nos hace desarrollar necesidades afectivas. 

4.- Busca dónde ayudar

Involúcrate en actividades sociales, el ayudar a otros te servirá porque al verlos sanar, sanarás tú también. Otro punto es que te ayudará a cambiar la perspectiva con la que ves tu problema, quizá hay cuestiones que no estabas considerando y al conocerlas podrás cerrar tus heridas con más facilidad. 

5.- Retoma tus pasatiempos 

Los cambios son difíciles, pero trata de continuar con tu vida y todas tus actividades, retoma tus pasatiempos favoritos. El hacer lo que te gusta ayudará a que te sientas mejor.



6.- Asume un reto personal 

Atrévete a hacer algo que no habías imaginado, lanzarte de un paracaídas, aprender un idioma, viajar a otro país...la idea es que te demuestres que puedes hacer más de lo que imaginabas y que sepas que si pudiste conquistar este reto, podrás sanar tus heridas también.

7.- Aprende a esperar

Esta es la mejor medicina para sanar el alma. Ármate de paciencia y deja que el tiempo haga lo suyo. Si analizas tu vida, hay muchas cosas que has superado y que en su momento no creíste posible ¿por qué estos nuevos problemas serían la excepción? Ánimo.

8.- Perdona 

Tanto a los que te lastimaron como a ti mismo, pues esto te permitirá liberar tu alma de todo aquello que has cargado sin ser necesario. El saber que hiciste todo lo posible por superar ese problema o cerrar ese ciclo doloroso, te permitirá poner punto final a la situación. 

No hay un tiempo determinado para poder sanar el alma, eso varía en cada persona según el dolor que haya experimentado, quizá no estamos hablando de un problema  sino de varios. Por favor no te desanimes, basta con ver más allá de esa nube de dolor para que la vida nos sonría, el sol sale para todos.

Recomendados
Recomendados