Consejos para aprender a NO depender de nadie. Aprende a ser independiente


¿Alguna vez te has visto envuelto en una relación enfermiza de la cual no puedes salir? ¿Te cuesta trabajo decir NO a tus amistades o familiares? ¿Te causa ansiedad el no ser reconocido ante los demás? ¿Normalmente ofreces consejos que no te piden? Tal vez pienses que las conductas planteadas anteriormente sean algo normal y que muchas personas hayan sufrido o realizando alguna de ellas, pero hay que definir que no es lo mismo “común” que “normal”. La codependencia no es normal, pues es un trastorno, pero si es algo muy común hoy en día. Se le denomina codependiente a una persona que desarrolla un vínculo afectivo dependiente hacia los demás en cuanto a su estado de ánimo, rutina, conducta o incluso en torno al amor. Se podría definir también como una especie de adicción a la familia o a la pareja. 


Es común que la persona dependiente se sienta responsable por el estado de ánimo, los problemas y las conductas de los demás; generalmente esta persona cae en patrones de comportamiento disfuncionales que se vuelven repetitivos y los cuales causan frustración si no se logra el objetivo principal que para ellos es obtener la aceptación de los demás.Es importante aprender a reconocer y comprender este trastorno, ya que puede llegar a afectarnos durante toda la vida si no se aplican medidas correctivas. 



¿Qué es lo que genera la codependencia?

Las personas más propensas a desarrollar este trastorno son aquellas que han vivido en un hogar donde fueron reprimidos por sus padres, aquellos que fueron víctimas de maltrato o abandono en la infancia e incluso los que crecieron en un ambiente con algún pariente adicto a sustancias como el alcohol o los narcóticos. 

Todos aquellos que sufren de esta adicción suelen desarrollar los siguientes comportamientos: 
Síntomas de la codependencia

● Dificultad para mantener relaciones íntimas de manera saludable

● Perfeccionismo

● Ponen su felicidad en manos de otra persona

● Culpa excesiva o vergüenza tóxica (los puede llevar a paralizarse)



● Baja autoestima, tienen una imagen muy distorsionada y negativa sobre su persona, por ello buscan la aprobación de los demás. 

● Obsesión por controlar la conducta de los demás (celos enfermizos en la pareja, chantaje emocional hacia los hijos, familiares o amigos)

● Ataques depresivos intensos y frecuentes

¿Qué hacer para tratar este trastorno?

Hay que afrontar que existe en nosotros una problemática fuerte antes de tomar cualquier acción, muchas personas que padecen de este trastorno suelen negar profundamente que están haciendo algo malo o simplemente les avergüenza reconocer la verdad, ya que se vuelven vulnerables.

Otro factor que debemos analizar es el aprender a perdonar y sanar nuestras heridas del pasado, pues muchas veces el dolor vivido al lado de nuestros padres o el impacto de las adicciones de familiares, amigos o de la misma pareja suelen quedar grabadas de manera permanente; es importante reunir el valor para enfrentar la problemática y platicar sobre ello con alguien de nuestra plena confianza. 

Aprende a cuidar de ti mismo, es necesario reestructurar nuestra propia rutina y hacernos completamente responsables de nuestras preocupaciones; recuerda que en una relación afectiva sana lo único que podemos controlar es lo propio “Yo controlo mi actuar y mi pensar” “Tú controlas tus acciones y tus pensamientos” Comprender eso te hará sentir libre y pleno nuevamente.

Recomendados
Recomendados