Esta es la diferencia entre perdonar y disculpar. Libérate de rencores y encuentra la paz


Seguramente algunos de ustedes han escuchado la frase “Más vale pedir perdón que pedir permiso” se utiliza cuando queremos librarnos de una situación en la que sabemos que estamos equivocados, para así hacer nuestra santa voluntad y después (con conocimiento pleno de que la acción tendría consecuencias negativas) arrepentirnos y disculparnos con la persona afectada; pero en lo que vamos a enfocarnos el día de hoy es en lo siguiente ¿Cuál es la diferencia entre pedir perdón y pedir disculpas? Aunque suenen muy parecido ambas palabras tienen un significado muy específico.


Existen mil y un maneras de arrepentirse por el mal causado hacia alguien, muchos dicen “lo siento” “perdóname” “¿Me disculpas?” “No quería hacerte daño” sin embargo, no todas estas frases son bien recibidas por la persona afectada, ya que algunas se esconde la intención de evitar el castigo e incluso voltear las cosas a favor de quien ocasionó el daño; con eso me refiero a que es muy común ver que el agresor busca defenderse en caso de no ser perdonado por la víctima diciendo que está exagerando o dándole menos importancia a lo que ha hecho mal, por eso insistimos en marcar la diferencia entre ambos casos. 



Aquí te presento el verdadero significado: 

Pedir disculpas es evadir la responsabilidad

Una disculpa siempre irá acompañada de una excusa, de un pretexto o justificación; decir “lo siento” no cambiará nada en la conducta, eso es muy cierto, pues como se dice comúnmente “Lo hecho, hecho está” la ofensa ya fue recibida por la otra persona y el dolor se hace presente en el afectado, pero no por ello se deben dejar las cosas como están, hay que tomar responsabilidad de nuestros actos.  

Pedir disculpas significa evadir la responsabilidad con justificaciones, incluso aunque la palabra “perdón” esté incluida en la oración; sí se puede disculpar a alguien, nosotros somos capaces de entender que tal vez estaba pasando por un mal momento y no logró ver la situación con claridad, que por ello su juicio se nubló y no logró darse cuenta hasta que fue demasiado tarde, aunque tal vez tú hubieras actuado diferente, sabes que es posible continuar con la relación de amistad si una persona ofrece disculpas. 

Disculpar a alguien puede ocurrir en cuestión de días, quizá en el mismo momento cuando el coraje momentáneo ha pasado, pero el perdón es mucho más difícil de otorgar. 

Pedir perdón es aceptar las consecuencias de los propios actos

Se pide perdón cuando se ha traicionado a alguien, aunque claro, la deslealtad es algo muy difícil de olvidar y dejar atrás, ya que esto mata la confianza y siembra la duda en cualquier relación, ya sea de amistad o amorosa. Pedir perdón es algo complicado, no todos se atreven a hacerlo, pues prefieren mentir para tapar su engaño, e incluso al quedar al descubierto, hay personas que se limitan a pedir disculpas y justificar su conducta, sin aceptar que han hecho mal ¡Vaya descaro!

El que pide perdón debe hacerlo de corazón, con plena consciencia de que no por mostrar arrepentimiento con la persona ofendida habrá una reconciliación; quien pide perdón no se enganchará en tratar de culpar al otro por sus malas acciones, es una persona consciente de que el daño que ha hecho tiene consecuencias y está dispuesto a aceptarlas, así pierda al otro. 

El perdón no se puede otorgar de inmediato, pues este depende de la confianza; el nuevo comienzo es algo que puede tardar años en llegar, nadie debe forzar el perdón, en este caso la paciencia, la dedicación y el tiempo, son quienes dictan la llegada del mismo. 



¿Para perdonar hay que olvidar? 

Es una creencia muy común, pero también errónea, ya que no se debe olvidar la ofensa en sí, sino el sentimiento doloroso que ésta causa. Sabemos que hemos dejado atrás el dolor cuando no hemos olvidado pero esto ya no afecta en la relación, por ejemplo si alguien cometió una infidelidad pero decidió cambiar y ahora ambos han superado el dolor juntos; quien de verdad ha perdonado no reclama para hacer sentir culpable al otro, simplemente deja que las cosas fluyan y acepta el presente con amor nuevamente.

El rencor no lleva a nada bueno, lo mejor es el sincero perdón y verás que tu vida estará llena de paz.

Recomendados
Recomendados