¿Estás cansado de que se aprovechen de ti? Mira cómo decir NO sin sentir culpa


Me he dado cuenta que muchas personas se sienten infelices con sus decisiones, algunos piensan que su vida no ha tomado el rumbo que les gustaría porque constantemente han intentado complacer a otros, pues son incapaces de negarse ante las peticiones de los demás; esto es una consecuencia de la falta de límites y la codependencia, la cual muchas veces es causada por la baja autoestima y la necesidad de aceptación hacia los otros. 


El aceptar y hacer cada cosa que la pareja, las amistades o la familia pide, mediante el sacrificio de nuestras metas, gustos o responsabilidades tendrá consecuencias negativas en nuestro pensamiento, ya que el ayudar a realizar los sueños de los demás a costa de los propios, creará una sensación de frustración y enojo con uno mismo, ya que se culpa a los demás por los fracasos personales. 



Evita caer en esta destructiva rutina, haciendo a un lado los sentimientos de culpa y sobre todo aceptando la responsabilidad de nuestras decisiones: Recuerda que nadie te obliga a decir que sí a todo el mundo, pues como cualquiera, tienes derecho a decir NO y eso no te convierte en una persona egoísta, sino en alguien que le da prioridad a sus deseos y metas. 

Si te has dado cuenta que te cuesta mucho trabajo decir que no a los demás, analiza lo siguiente: 

1. Es importante poner límites

Fijar límites ante los demás es sano y además necesario para enfocarnos en los propios asuntos, esto no quiere decir que te convertirás en una persona egoísta, pues si es posible ayudar a otros sin que ello afecte tu tiempo libre, tus responsabilidades y compromisos anteriores, no hay ningún problema, siempre y cuando quieras ayudar con eso. 

2. No digas “sí” sólo por quedar bien

Organiza tus prioridades, no debes dejar que la presión o los chantajes de los demás hagan que cambies de parecer; no intentes quedar bien con todo mundo, es una tarea imposible y sumamente desgastante, pues es imposible dividir tu tiempo para cumplir con cientos de compromisos y además dejar algo de tiempo para lo que deseas hacer. Es mejor tomar una decisión y decir no a lo demás, así disfrutarás más aquello en lo que invertirás tu tiempo.  



3. Deja de sentir culpa 

Si las cosas no salen bien a otra persona porque tu no pudiste intervenir, no debe convertirse en tu problema. Por ejemplo: si tu compañero te ha pedido a última hora apoyo con un reporte porque quiere irse temprano a un compromiso, pero tú tienes uno también, no debes sentirte responsable si él o ella no logran llegar a tiempo ¿O te parece correcto llegar tarde a tu cena de aniversario por un casi desconocido? Olvídate del “qué dirán de mí” no busques “quedar bien” con todo el mundo, recuerda que lo más importante es atender tus asuntos familiares.    

Recuerda que no debemos responsabilizarnos por los actos ajenos, simplemente decir “no” de manera directa, respetuosa y explicando brevemente la razón por la cual esta vez no es posible brindar apoyo. No te justifiques demasiado, pues finalmente, la decisión está tomada; ahora solamente debes mantenerte firme y no caer en chantajes. 

4. Tienes derecho a decir NO

Así es, no tienes por qué torturarte por haberle negado tu ayuda a alguien, recuerda que siempre es importante tener en cuenta tus necesidades y las de tu familia primero.

No permitas que la gente se aproveche de tu buena voluntad y tus ganas de ayudar. No significa egoísmo, sino poner límites. 

Espero que pongan en práctica el poder de su voluntad y así su vida será más feliz y próspera. Que lo pasen bien.

Recomendados
Recomendados