Esto es lo que ocupas para que tu relación sea para siempre. Los finales felices sí existen…


Una pareja debe tener ciertas cosas en común para que la relación funcione de manera armoniosa, aunque muchos llegan a pensar que “polos opuestos se atraen” esto no es del todo cierto, ya que para que alguien sienta atracción y que de esta se desate una relación estable, hay otros puntos que se deben considerar. 


El amor de verdad no es irracional, es un sentimiento que se va descubriendo y trabajando con el tiempo; no es sencillo construir una relación afectiva perfecta, pues parte del reto de compartir nuestra vida y futuro, recae en la necesidad de apoyo y crecimiento como seres humanos. No es solamente una necesidad de cariño, amor y comprensión por parte de otra persona, que brinde apoyo y estabilidad emocional, sino un estímulo que nos brinda seguridad como personas. 



Hay que tener en cuenta que quienes sufren el amor no han logrado desarrollar todos los pilares que requiere una relación para funcionar, se necesita mucha paciencia, química, compatibilidad y compromiso, además de la voluntad de mejorar al lado del otro.

Hay que considerar lo siguiente antes de adentrarse en una relación, de lo contrario, por mucho amor que haya de por medio, será imposible superar los obstáculos del camino: 

1. Química

Por supuesto que es importante la química, la atracción física es fundamental para que la pareja comience a conocerse, pues la primera impresión y acercamiento entre dos personas, es a través del tacto. También, la química es aquello que nos empuja a querer formar parte de la vida del otro, una sensación que no se puede entender del todo, pero que resulta satisfactoria. 

2. Compatibilidad

Esto se refiere a que tantas metas, sueños y deseos tiene en común, no solamente las cosas superficiales como su comida favorita o pasatiempos, sino algo más profundo. Querer progresar juntos, complementarse el uno al otro en el desarrollo profesional y personal es otra señal de compatibilidad entre la pareja, la cual es esencial para que la relación perdure. 

3. Compromiso

Establecer vínculos más allá de lo afectivo y lo irracional es vital para que la pareja sea feliz y logre vencer las dificultades; si no existe un compromiso real entre ambos miembros, o si no están dispuestos a conocer los defectos y aceptar lo bueno y lo malo de cada uno, será imposible prosperar juntos. 



4. Analizar y no idealizar

Si bien es cierto que la atracción es lo primero en despertar durante la etapa del enamoramiento, es necesario no dejarse engañar por la idea de que la pareja es perfecta. Durante esta fase, los pensamientos se vuelven sumamente positivos y es imposible ver los defectos de carácter y errores del otro. No se debe forzar la racionalidad en este momento, pero si hay que tener en cuenta que durante los primeros años, la felicidad vivida es una ilusión producto de la liberación de sustancias en el cerebro. Es necesario esperar a que pase esta etapa para reconocer que la pareja es al igual que cualquiera, una persona con defectos y virtudes. 

5. Una relación es para mejorar no para sufrir

No se sufre por amor, el amor no se supone que sea una carga en la vida de uno u otro, el propósito de la unión en pareja es impulsarse, mejorar como personas y cumplir con sus metas. Tener al lado a alguien que se preocupa por ti, que busca tu bienestar y que te escucha, es el verdadero propósito de la vida en pareja, el esfuerzo para estar bien debe ser equitativo. 

6. Fortaleza para retirarse si es necesario

Hay que aprender a reconocer cuando no existen las primeras tres características en la relación; cuando el esfuerzo solamente viene de una de las partes, amar se vuelve pesado, injusto y doloroso para quien trata de sacar a flote la relación. En ocasiones, lo mejor es agradecer, aprender la lección y alejarse, pues no se debe vivir con la falsa esperanza de que la pareja va a cambiar tarde o temprano, sólo cambia quien así lo desea y si no se ve el interés, lo mejor es buscar la felicidad por otro lado.

Recomendados
Recomendados