Mira cómo sanar todas las heridas del pasado. Deja de atormentarte y mejora tu salud


No podemos negar el pasado, es parte de nuestra historia como personas, a veces es doloroso, pero debemos aprender a aceptar lo que ya ocurrió y encontrar la fortaleza en todo aquello que una vez nos causó daño o temor. Está en nosotros el poder de dejarnos vencer por el recuerdo o el afrontar las cosas de la mejor manera, pues definitivamente es nuestra actitud ante los problemas lo que nos ayuda a superarlos; si te sientes derrotado, vacío y débil es lo que proyectarás ante la vida y siempre tropezarás con cualquier piedra que se atraviese en tu camino. 


Dale la vuelta a la página, dejar ir el dolor y permite que las heridas emocionales que han dejado las malas experiencias sanen, una cicatriz quedará en su lugar, pero cuando se cierra es más sencillo seguir adelante y recuperar la confianza poco a poco.



Aprende a sanar y recuperar el control de tu vida, para ello te aconsejo lo siguiente: 

1. Acepta tu dolor 

Puede que algunas heridas de tu pasado hayan sido provocadas por un amor no correspondido, por el maltrato de padres rígidos y poco amorosos o humillaciones por parte de otras personas, pero es hora de dejar de repartir culpas y aceptar el pasado; es obvio que tu no querías terminar así, lleno de angustia y dolor, pero debes dejar de culpar a los demás por lo que sientes, comportarte como una víctima no te ayudará a resolver tu vida, es hora de tomar acción para que las cosas cambien; recuerda que tú no puedes controlar la manera de actuar y reaccionar de los demás, pero si la tuya. No revivas lo malo, mejor analiza las cosas buenas que te ha dado la vida, sólo así podrás ser feliz. 

2. Enfócate en el presente

Quedarse pensando siempre en el pasado, analizar y repasar el dolor una y otra vez nos impide avanzar, nos vuelve ciegos ante lo maravilloso que es vivir el momento; cuando los pensamientos negativos traten de invadir tu mente aléjalos siempre manteniendo la calma, no permitas que lo bueno de hoy se vea nublado por eventos lamentables que ocurrieron hace años, pues si no aprendes a amar tu presente, éste se irá para siempre. 

3. Programa tu mente positivamente

No dejes que las cosas malas se vuelvan parte de tu vida; he visto como mucha gente se quiebra ante el recuerdo del pasado y jamás vuelve a levantarse, volviéndose egoísta, desconfiada y amargada, arruinando todo lo bueno que tiene por un simple recuerdo, todo por no cerrar ciclos. Es importante aprender a ser feliz, porque así como se nos grabaron conductas malas de nuestros padres cuando éramos niños, hoy podemos aprender cosas buenas si programamos nuestra mente para sentirnos bien. Repite varias veces durante el día “soy feliz, no me falta nada, tengo una familia, amigos y gente que me aprecia, tengo un trabajo, un hogar y comida en la mesa, no necesito más”. Sé agradecido con lo que la vida te ha dado o ¿Acaso el dolor del pasado pesa más que el amor de tu familia? 

Escribe si es necesario tu propia frase, repítelo con fuerza y entusiasmo, dilo convencido; verás que las cosas cambiarán para bien. 



4. Aprende a dejar ir

Suelta todo aquello que te hace sentir infeliz, aléjate de las personas que te han herido, de las amistades dañinas que solamente te traen preocupaciones y que buscan quedarse en la mediocridad; deja ir esos sentimientos que frenan tu felicidad, cierrale la puerta al rencor y comprende que el pasado no puede ser cambiado, pero se consciente de que puedes gozar el presente y trazar un mejor futuro. 

5. Perdona y permítete ser feliz

Tal vez sea lo más difícil, pero entiende que el rencor solamente te hará daño a ti; si aceptas el pasado y aunque esa persona te haya herido decides otorgar el perdón, te liberarás de esa parte oscura de tu historia. Jamás pienses que el perdón es sinónimo de debilidad, es más valiente quien perdona el mal que le han hecho, porque quiere decir que está dispuesto a avanzar y encontrar la felicidad en su camino nuevamente. 

Todo se puede superar, la vida está llena de dificultades y obstáculos, siempre habrá una pena nueva, malestares emocionales como enojo, ira, resentimiento, coraje, desconfianza, miedo a la traición o al abandono los cuales nos alejan de conocer el amor y nos impiden ser felices. Libérate de las ataduras del pasado, recuerda que no debes mirar hacia atrás lamentándote sobre lo que está fuera de tu control, mejor abraza el presente con amor y valentía. 

Lo que no trae alegría: déjalo ir
Cualquier cosa o persona que te estanque y no permita tu crecimiento: déjala ir
Si no te impulsa a mejorar: déjalo ir 

Mucha suerte, espero que este aprendizaje les sea para bien a todos ustedes. Que lo pasen bien. 






Recomendados
Recomendados