Mira por qué no puedes dejar a tu pareja aunque te haga sufrir. Esto debes hacer…


Día a día me impresiona la enorme cantidad de parejas que siguen juntas a pesar de no ser felices. Sé que es un tema delicado pero vale la pena tratarlo a detalle, pues cuando estamos en una relación que no nos hace bien, nosotros mismos nos estancamos más en el problema y solo nos hacemos más daño. Hoy quiero hablarte de las principales razones por las que estas parejas no se separan y cómo solucionar el problema.  


En las relaciones que ya llevan tiempo, hay diversos motivos que pueden acabar con el amor. Así la relación se hace difícil para una o ambas partes pero hay algo que los mantiene juntos, no se dan cuenta de que esto sólo les hace daño pues les cambia el carácter, influye en la manera en que se relacionan con otros de sus seres queridos, amigos y conocidos, afecta su rendimiento laboral, entre otras cosas. 



Platicando con mis pacientes, leyendo lo que mis seguidores comentan y claro, las experiencias de algunos conocidos, encontré algunos de los motivos más comunes por los que las parejas infelices permanecen juntas, permíteme compartirlos contigo y sugerir qué hacer en cada uno de esos casos. 

1.- Dependencia económica

Este punto se da especialmente cuando una de las partes de la pareja no tiene estudios. La persona cree que al alejarse de su pareja tendrá problemas para mantenerse, teme perder las comodidades que tiene y las conserva a cambio de su desdicha. Afortunadamente hay varios cursos sencillos de oficios con los que se puede aprender labores que les permitan trabajar, nada dará mayor satisfacción que disfrutar de comodidades producto del trabajo propio.

2.- Problemas de autoestima

Aunque la persona es infeliz, siente que esa relación dañada es lo único a lo que puede aspirar, piensa que sus mejores años han pasado, que nadie se fijará en él o ella, pero está en un error. Todos tenemos grandes cualidades que nos hacen interesantes ante los ojos de otros, por lo tanto siempre tendremos algo que ofrecer, solo debemos entender nuestro propio valor para entonces estar con alguien que nos valore de la misma forma. 

3.- Una infancia difícil 

Son personas que vieron una situación similar con sus padres y piensan que así es como debe ser la vida. ¿Acaso eso es lo que quieres transmitirle a los demás? Lo mejor que puedes hacer es sanar a tu niño interior, acude a terapia con un especialista si es posible, recuerda que la felicidad está al alcance de todos, sólo debemos atrevernos a ir por ella. 



4.- Miedo al rechazo

Son quienes sienten que como separados o divorciados, darán pie a chismes, burlas y rechazo. Se preguntan que si todas las relaciones se ven bien, por qué él o ella falló, más bien, por qué fracasó. Equivocarse no es malo, lo grave es vivir en el error. Aceptando esta situación tú mismo te estás negando la oportunidad de vivir la vida como realmente lo mereces, con plenitud y felicidad. 

5.- Miedo a la soledad 

Sienten que aunque las cosas con su pareja están mal, es mejor tener eso que nada. ¿No sería mejor estar solo que mal acompañado? No porque esta relación termine quiere decir que así estarás toda la vida. Claro, habrá un duelo, un proceso de conocerte mejor y de tener claro lo que buscas en una pareja para que puedas encontrar a la persona correcta, deja atrás el miedo. 

6.- El bienestar de los hijos

Muchas parejas deciden permanecer juntas por el bien de los hijos, pero así solo transmiten que la vida en familia es conformarse con lo que uno tiene, que no se tiene por qué aspirar a algo mejor. Aún así los hijos sufren porque ven la infelicidad de sus padres, se sienten culpables y desarrollan conductas que lastiman a toda la familia, incluso los padres pueden empezar a maltratarlos por desquitar su frustración de seguir en una relación sin amor. Recuerda que para tener hijos felices, hay que ser padres felices y esto no necesariamente implica que deban estar juntos. 

7.- Miedo a equivocarse

Siempre que tenemos un problema en frente pensamos en que quizá estamos exagerando y no es para tanto, pero si piensas que antes todo era mejor, que esa persona no es de quien te enamoraste y no te emociona un futuro a su lado, sientes que te ata a algo que te duele, que te lastima, que te impide crecer y te aleja de la felicidad, la separación es lo mejor.

8.- Miedo a lastimar a la otra persona

Dejé este punto para el final porque es de lo más común. Imagínate, tú sientes que el amor se acabó, no hay alguien más en tu vida pero sabes que esa relación ya no tiene futuro y te sientes comprometido porque la otra persona te ama, se desvive por ti. La realidad es que tu falta de amor le lastima aunque no lo demuestre y aunque la separación le dolerá, será algo temporal. Seguir a tu lado es privarle de que encuentre un amor que realmente le llene en todos los sentidos. Por respeto a él, ella, a ti, a los buenos momentos juntos, lo mejor que puedes hacer es darle su libertad para que cada quien encuentre lo que realmente le haga feliz.

Quiero dejar claro que para terminar una relación no es necesario una tercer persona o una infidelidad, simplemente es para no perder tiempo en algo que no puede arreglarse y darse la oportunidad de encontrar lo que realmente les haga disfrutar la vida para bien. Amor, felicidad, plenitud, crecimiento personal en todos los sentidos...todo está a tu alcance y sólo necesitas caminar hacia esa meta, la separación es por amor a ti.

Recomendados
Recomendados