Mira qué hacer cuando tu hijo adolescente ya no quiere estudiar. Te necesita más de lo que crees…


Gracias a los cambios que experimentan los adolescentes, es normal que de repente sientan que ya no quieren estudiar, que la escuela no les dejará nada y que igual podrán triunfar en la vida sin un título universitario. Varias personas se han acercado a mi con esta problemática, por lo que decidí compartirte en esta ocasión, una serie de recomendaciones que pueden ayudarte a cambiar la actitud de tu hijo.


Lo primero que quiero decirte es que en la gran mayoría de los casos es un sentimiento temporal. Además si no fuera así, tal vez tu hijo tenga un talento especial que le ayude a triunfar en la vida, pero no está de más emplear estos consejos. Sé que tener hijos preparados hace sentir a los padres que los han educado bien para la vida, así que cuando te dicen que no quieren ir a la escuela el mundo se te viene abajo. Antes de preocuparte, sigue estas recomendaciones : 



1.- Conoce a su círculo de amigos

Muchas veces los jóvenes son influenciados por sus amigos, cuando ellos se salen del colegio o no se esfuerzan en las clases, tu hijo puede contagiarse de la misma actitud. Asegúrate de conocerles lo más que se pueda, tanto a ellos como a su familia, pues también lo que ocurra ahí puede impactar el sentir de tu hijo.

2.- Acostúmbralo a estudiar un poco diariamente, ayúdale con su tarea

Así lo ayudarás a que sepa cómo administrar su tiempo y que nada se le haga pesado. Lo ideal es hacer un calendario general y uno de acuerdo a cada materia. Trata de reforzar el aprendizaje de tu hijo con libros relacionados a temas de su interés.

3.- Refuerza su autoestima. 

Habrá ocasiones donde sus calificaciones no serán las mejores, pero antes de aplicar la clásica frase de “¿Cómo que reprobaste si tu única obligación es la escuela?”, anímalo, dile que en la siguiente evaluación podrá hacerlo mejor. Quizá tu hijo reprobó matemáticas pero le fue excelente en geografía, no te olvides de sus logros. 

Es importante que tu hijo tenga tiempo para algún pasatiempo de su interés, puede ser una recompensa a su dedicación escolar. 

4.- Habla con sus maestros

No esperes a que se haga una junta de padres de familia o a que los maestros te llamen por un problema con tu hijo, si ves un cambio de actitud drástico y tu hijo no quiere poner un pie en el colegio, acércate a los profesores para saber sobre su desempeño en clase y con los compañeros, ellos podrán decirte cómo ayudar a reforzar sus conocimientos. 

5.- Asegúrate de que no tenga un problema de salud

En ocasiones, el niño por pena no habla de las molestias que experimenta con la vista y su sentido del oído. Llévalo al médico para que te confirme que todo está bien.



6.- Asegúrate de que no reciba malos tratos en el salón de clase

Hoy en día el acoso escolar, también conocido como bullying, ha alcanzado niveles preocupantes, por lo que tu hijo podría estar siendo blanco de ataques por medio de internet o en persona. Si notas que más que la falta de interés hay miedo en su actitud, no duerme bien, no come, tiene marcas en el cuerpo y este cambio se dio de manera repentina, acude con su maestro y orientador escolar para tratar el problema. Con esto no solo ayudarás a tu hijo, también impactarás al agresor y a otras de sus víctimas. 

7.- Busca apoyo por fuera del colegio con las materias que más se le dificulten

Hay personas que no disfrutan su trabajo y quizá tu hijo tenga uno o varios maestros así. Para pasar el curso debe acreditar materias pero si el maestro no lo motiva ni le explica adecuadamente, será bueno buscar apoyo por fuera, un club de tareas, maestros particulares, entre otros.

8.- Haz un plan de vida con metas a corto, medio y largo plazo

Quizá tu hijo se siente perdido en el camino hacia sus metas, pero aclararlas le ayudará a emprender acciones que le acerquen a ellas. Tú como padre o madre debes inspirar a tu hijo y conocer tanto sus talentos como sus limitantes, plantea metas que pueda cumplir y no dejes de apoyarle. 

9.- Celebra sus logros

No seas uno de esos padres que se desviven criticando lo malo y que ignoran lo bueno, pues así harás sentir a tu hijo que eso no es importante. Valora todos sus esfuerzos para que sienta que nada es en vano y que tarde o temprano tendrá su recompensa.

10.- No dejes de darle responsabilidades 

Si está en edad de trabajar, aclárale que no puede estar sin hacer nada, o trabaja o estudia y claro, siempre debe de ayudar con las tareas en casa, así sabrá que nada es gratis y que lo bueno no siempre es sencillo. Tener responsabilidades les hará mantenerse enfocados en la realidad. 

11.- Problemas financieros 

Hay jóvenes que cuando atraviesan por situaciones difíciles deciden trabajar para ayudar con los gastos en el hogar, claro que quisieran prepararse para un futuro mejor pero les preocupa más su realidad inmediata. Lo primero es hablar con ellos y ver de qué manera apoyarles para que no abandonen la escuela, si no está en tus posibilidades ayudarles por completo, pueden considerar un trabajo de medio tiempo para cubrir los gastos escolares o solicitar una beca. Acércate a su escuela para saber qué opciones tienen.

12.- Escúchalo 

Este es el punto más importante, podemos imaginar mil razones que alejan a nuestros hijos de la escuela pero los únicos que saben lo que sienten a la perfección son ellos. Diariamente pregunta por sus amigos, lo que vio en cada clase, sobre sus maestros, su manera de enseñar y más. Este hábito te ayudará a prevenir problemas futuros.

Si la situación es demasiado difícil, quizá podrías considerar un cambio de escuela, lo importante es que tu hijo se mantenga interesado y motivado. 

Recuerda que la adolescencia es difícil y los cambios emocionales y hormonales son toda una revolución, no olvides las dudas que tenías a su edad, confío en que le harás reflexionar para ponerle más ganas al estudio y lo convertirás en un adulto responsable, trabajador y feliz. 

Recomendados
Recomendados