NUNCA aceptes menos de lo que mereces. NO sufras por un amor a medias


El amor no se puede forzar, tal vez aunque te encuentres en una relación y decidas darle la oportunidad a esa persona que ha sido perseverante, y que se interesa de verdad en ti, no te sientas completamente amada o no te interese corresponder de la misma manera, sin embargo la soledad es dura con quienes buscan el amor desesperadamente. Dicen que el que sufre por amor es porque no ha encontrado a la persona correcta ¡Que frase tan cierta! Es real y triste también, pues no siempre somos capaces de reconocer cuando ha llegado alguien que vale la pena y aceptamos erróneamente a alguien que no sabe apreciar las virtudes que tienen algunas personas, pues se encuentran hundidos en la inseguridad, la soberbia y su falta de compromiso los vuelve ciegos ante la bondad y la nobleza, muchos hombres y mujeres sufren porque sienten que no son justamente valorados, sin embargo deciden quedarse ahí. 



No se puede obligar a alguien a cambiar y tampoco es posible forzar el amor, pues muchas veces el pasar de los años no es suficiente para hacer entender a quien no le da importancia a su pareja que puede perder mucho. Sin embargo, no debes atarte a una persona que no te da el lugar que te corresponde, tampoco puedes pasarte la vida viviendo de las migajas, el amor debe ser completo, incondicional y desinteresado, no permitas que tu pareja abuse de las consideraciones que le tienes, ambos merecen respeto y reconocimiento. 



No dejes que nadie menosprecie tu valor como ser humano, ni tu familia, tus amistades (¡Vaya amistades! los que hacen eso no merecen formar parte de tu vida) y mucho menos tu pareja. Reflexiona, piensa y pregúntate ¿Realmente soy feliz con lo que me da esa persona? ¿Es proporcional lo que yo doy en la relación con lo que recibo? ¿Qué futuro me espera si me estanco en una relación así? 

Una vez que hayas respondido las preguntas anteriores toma en cuenta lo siguiente: 

1. El interés se demuestra con hechos

El amor y el cariño deben ser incondicionales, así como el apoyo y por supuesto el interés de ver que esa persona esté bien, que esté saludable, que nada le ocurra, así como demostrar esa inquietud por conocer más sobre sus ideas, pensamientos. El deseo de saber sobre la vida de la persona amada debe ser mutuo, lo cual se demuestra buscando tiempo para pasar un rato juntos y platicar, conocerse más a fondo y asegurarse que los problemas que surjan puedan solucionarlos juntos. Eso debe hacer alguien que valora a su pareja, porque estar con alguien que solamente quiere hacer su santa voluntad sin considerar los sentimientos e ideas del otro, puede traer frustraciones y mucho dolor a aquel que no se siente valorado. 

2. Aprende a valorarte, nunca aceptes menos

Haz una lista con todos tus defectos y tus virtudes, analiza tus fortalezas y trabaja tus debilidades, ahora te darás cuenta cuán importante eres para los que te rodean y no te atrevas a dudarlo. No se si lo han notado, pero a la mayoría nos cuesta trabajo aceptar los cumplidos y las cosas buenas, sin embargo los insultos, las críticas destructivas y las descalificaciones las tomamos muy a pecho ¡No lo permitas! Las personas valiosas saben reconocer a quienes tienen esa misma cualidad, jamás dudes de tu capacidad e inteligencia, porque una vez que aceptes todos tus méritos actúa con esa seguridad. Así atraerás a tu vida todo lo bueno que mereces, jamás aceptes menos y tampoco dejes que tu pareja te humille para sentirse bien.


3. Pon límites, aprende a decir NO

El amor también tiene límites, pues hay quienes solamente buscan exprimir a la persona que sabe entregarse y amar desinteresadamente, la cual siempre termina siendo miserable porque espera lo mismo y eso jamás ocurre. Pero el cariño y las consideraciones debe ser algo mutuo. Pon un alto, aprende a decir NO a las humillaciones, aprende a decirle que NO a la falta de cariño, dile NO al temor y la inseguridad. 

4. El “Amor a medias” sólo funciona para una persona

No sufras por un amor a medias, no te dejes manipular ni aceptes menos por miedo a la soledad, recuerda que “Más vale solo que mal acompañado” porque al final el daño del amor no correspondido es mucho mayor; no permitas que la desesperación se apodere de ti, la paciencia y el amor propio es la mejor medicina para no terminar en una relación donde no serás feliz jamás. 

El “amor a medias” puede arrastrarte a una relación tóxica, donde la infelicidad y la amargura se apoderarán de tu vida. Ponle un alto a cualquiera que trate de abusar de tu buena voluntad y del amor desinteresado que ofreces, porque allá afuera, hay alguien que merece recibirlo y además hará todo lo que esté en sus manos para hacerte feliz. 

Recomendados
Recomendados