¿Quieres cambiar pero no puedes? Aprende cómo hacerlo y tendrás una vida mucho más feliz


Hay personas que se quejan de varios aspectos en su vida, pero cuando les sugieren realizar algún cambio, dan mil pretextos para no hacerlo. Quizá en su corazón está el deseo de tener resultados diferentes, pero siendo honestos, eso no va a pasar mientras sigan haciendo todo igual. ¿Te ha pasado? Quieres cambiar y no puedes, te haces el mismo propósito una y otra vez pero ¿no lo cumples? Hoy te compartiré lo que debes hacer para lograr un cambio verdadero.

La clave para cambiar está en saber por qué quieres hacerlo y en que hagas realmente un compromiso contigo mismo para alcanzar eso que te has propuesto. A continuación te comparto 7 puntos por los que la gente no cambia y qué puedes hacer en esos casos : 

1.- Por comodidad y/o costumbre

Se da cuando ya tienes algo seguro e ir por más implica un riesgo. Te conformas con lo que ya tienes y decides que así estás bien. Por personas que viven como tú, por lo que aprendiste en casa, has creído que “no necesitas más”. En este caso te quiero compartir una frase de Henry Ford, quien dijo “Los que renuncian son más que los que fracasan”, el obstáculo principal para cambiar eres tú mismo, no factores externos.


2.- Por miedo al fracaso y al “qué dirán”

Quizá ya viste a alguien vivir lo mismo y fracasar, quienes te rodean te dicen que pongas los pies en la tierra y que no te esfuerces en algo que no tiene sentido y tú le das más valor a estas ideas que a la fe que tienes en ti mismo. ¿Y si triunfaras? Si alguien ya hizo lo que tú deseas es porque NO es imposible, no permitas que el miedo te controle. 

3.- Por decretos y creencias personales

Este punto es un poquito parecido al anterior, por experiencias anteriores tanto tuyas como de tus seres queridos, te has creado la idea de que no puedes hacer aquello que quieres lograr, lo has dicho y pensado tantas veces que te lo has creído. Debes estar consciente de poder de tus palabras y tus ideas, si tu crees que puedes lograr todo lo que te propongas, claro que sucederá, reprograma tu mente. 

4.- Falta de responsabilidad

Te escudas culpando a los demás de lo que ha salido mal o no has podido lograr, haces menos tus esfuerzos y de cierta manera conviertes eso en un consuelo, pero por ahí no va la cosa. ¿Quieres lograr algo? Entonces trabaja, haz todo lo que esté en ti para lograrlo y lo demás llegará solo, asume tu responsabilidad como es debido.

5.- Flojera

Fijas una meta pero para cumplirla se necesita mucho esfuerzo y te das por vencido. Quieres lucir un cuerpo espectacular pero no te despiertas a hacer ejercicio, no cambias tu alimentación, ¿entonces cómo quieres que ocurra? Quieres ser más reconocido en tu trabajo, pero te llevas mal con los compañeros, prefieres dormir más y llegar tarde…te van a reconocer pero no por lo bueno que haces, sino todo lo contrario. Debes de estar consciente de que lo bueno no llega fácil pero el resultado vale la pena ¡anímate!

6.- Motivos verdaderos

Me refiero a que tengas claro por qué quieres cambiar. Por ejemplo, las personas que quieren bajar de peso, ¿lo hacen por las críticas que han recibido? ¿para poder usar otra clase de ropa? ¿para atraer el género opuesto? Esas son las razones más comunes, pero ¿qué hay de hacerlo por salud? ¿por llevar una vida más larga y sana? Cuando deseas un cambio debe de ser porque has pensado en lo bien que le hará a tu vida, no porque alguien más te dijo que debes hacerlo. 

7.- Conflicto entre metas

 Necesitas tener en claro tus prioridades para no crear conflictos entre las metas que te planteas. Por ejemplo, quieres bajar de peso pero adoras cenar pan con chocolate caliente por las noches o quieres sobresalir en tu empleo pero también quieres pasar más tiempo con tu familia. Cuando nos encontramos ante metas que chocan entre sí lo más probable es que no se cumpla ninguna, por lo tanto debes determinar cuál es más importante, ver cuál dará mayores beneficios a tu vida y entonces sí, trabajar para conseguirla. 

Una vez que hayas decidido qué quieres cambiar, establece plazos para ir viendo avances, esto te motivará a seguir. Como dicen por ahí, “Roma no se construyó en un día” y si tienes fe en ti, podrás lograr todo lo que te propongas, creer es poder.
Recomendados
Recomendados