Te recomendamos

¿Quieres ser realmente feliz? Saca de tu mente estas 12 cosas y siéntete libre


Las preocupaciones son inevitables, pero muchas de ellas aparecen en nuestra vida sin ningún tipo de beneficio a nosotros pues sólo frenan nuestra felicidad y hasta pueden provocar malestar físico. Hoy queremos brindarte algunas recomendaciones que harán tu vida más sencilla al ayudarte a liberar estrés y esos sentimientos de preocupación que no te llevarán a nada bueno. 


La idea es aligerar tu carga mental y que te liberes de todo eso que te está dañando más de lo que quieres admitir. Estas son las preocupaciones que no valen la pena : 

1.- Lo que piensan otros de ti

Recuerda que esta es tu vida, tus decisiones y tus elecciones, los que te rodean pueden dar consejos pero sólo cuando los pides. ¿Qué importa lo que digan o piensen de ti? La gente siempre juzga y siempre espera algo de ti por aquello que no han podido realizar pero nunca podrás darle gusto a todos. Vive tu vida para ti y no para ellos. 

2.- Errores del pasado

Es de humanos equivocarse, así funciona la vida. El pasado no puede cambiarse pero sí puedes aprender de él, perdonarte, perdonar y no repetir errores, deja de preocuparte por lo que ya pasó.

3.- Problemas ajenos

Es normal que sepas de algún secreto o una situación que afecte a tus seres queridos, pero cuando no puedes ayudar y todo depende de ellos ¿por qué te preocupas? 

4.- Fracaso 

Muchas personas le temen a esta palabra y olvidan que NO quiere decir que todo está perdido, lo único que indica es que debes buscar otra opción, otro camino para llegar a tu meta, lo importante es no renunciar.

5.- Lo que no tienes

Muy delicado, pues podemos perder tiempo pensando en lo que no tenemos y olvidamos lo que sí tenemos. Haz una lista de lo que aprecias, lo que ha cambiado tu vida, todo podrá ser necesario pero  no indispensable. 

6.- Qué pasaría sí…

Los pensamientos pueden provocarnos sentimientos y esto nos lleva a cuestionar el por qué perdemos tiempo en aquello que no podemos controlar,  que no sabemos si realmente ocurrirá. Preocuparnos por lo que no es real sólo es un desperdicio de energía, una gran distracción. 

7.- Lo que te falta para ser feliz

Es decir, limitas tu felicidad diciendo que necesitas que algo ocurra para lograrlo ¿qué hay del proceso? Dices que serás feliz cuando termines la carrera, cuando tengas un hijo, cuando cambies de auto, entre otras situaciones ¿y qué pasa en el tiempo anterior o mientras llega ese momento? Sé feliz ahora, celebra eso como logros pero aprende a disfrutar cada momento, la felicidad no es un destino, es la manera de viajar en la vida. 

8.- Metas que no has cumplido

La vida está llena de cambios y el plan que habíamos imaginado en un principio quizá sufrió modificaciones pero ¿quién dice que es tarde? Mientras tengas vida tienes tiempo de cumplir todo lo que te propongas ¡no te des por vencido!

9.- Lamentos

El arrepentimiento es importante en la vida, sin él no tendríamos la oportunidad de mejorar las relaciones con nuestros seres queridos o de aprender a ser mejores personas, pero debemos recordar que el pasado no se puede cambiar. Acepta tus errores y sigue adelante, tu felicidad te está esperando.

10.- Rechazo

En ocasiones el miedo a ser rechazados nos hace aceptar cosas que nos lastiman, nos deja en una zona de confort e impide descubrir lo mejor de nosotros. Exprésate y asume las consecuencias de ser tú, algunos estarán en desacuerdo pero otros te sorprenderán con su apoyo.

11.- Expectativas de la sociedad

Acéptate como eres. Quizá hay muchas reglas en la sociedad a seguir pero si esas no te llenan o no te hacen feliz es porque no son para ti. Tú eres quien decide lo mejor para tu vida, no necesitas demostrar nada. Al amarte tal y como eres serás verdaderamente libre. 

12.- Ser lo suficientemente bueno

Nosotros mismos podemos ser nuestro juez más estricto, nuestro peor enemigo. Acepta tus aptitudes y tus dificultades. Está bien que quieras más, eso te permitirá crecer pero si te sientes feliz con lo que eres, lo que tienes, dónde estás y a dónde vas, habrás alcanzado la plenitud. 

¿Cuántas preocupaciones dejaste ir? Prepárate, tu vida será mejor de ahora de adelante. 
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad