10 cosas que una mujer madura NUNCA le haría a su pareja. De ti depende…



El amor puede parecer algo complicado para una mujer joven, sin embargo el paso del tiempo, las buenas y malas experiencias, pueden hacer de una chica insegura con prejuicios a una mujer hecha y derecha que sabe lo que vale y no teme en conseguir su propia felicidad. 

Es necesario entender que la madurez de la que hablo, no se alcanza sólo con la edad, sino con el aprendizaje, con las ganas de crecer y la ambición de ser siempre mejores, estoy hablando de la madurez emocional, una de las más complicadas de alcanzar. Esta significa autocontrol, expresarse libremente sin dañar a otros, ser prudente, pero sobre todo ser consciente de todo lo que se merece, estando dispuesta a entregarse con valentía a ese hombre que esté dispuesto a responder con compromiso, respeto y empatía. 


Me gustaría compartir contigo estas cualidades y decisiones que caracterizan a una MUJER en toda la extensión de la palabra, una persona madura, que sabe amar sin temores ni ataduras, pero sí con compromiso y paciencia.



1. No pone a ese hombre siempre en primer lugar

Una mujer que ha vivido experiencias tan complejas como las relaciones codependientes, que ha sido víctima de inseguridades durante tantos años y que incluso ha aprendido a decir adiós sin dejar el camino lleno de lágrimas, sabe que debe pensar primero por su bienestar, pues el amor propio es más grande cada día y se enamora cada mañana de la persona positiva que el espejo refleja; es capaz de quererse a si misma y darle todo ese amor a la persona correcta. 

2. Detestan el drama

Prefieren decir las cosas de frente, aclarar los problemas y evitar malentendidos pero sin confrontar de manera impulsiva, han desarrollado la virtud de la prudencia y saben cuando decir las cosas en el mejor momento, a la persona correcta y de forma asertiva. No les gustan los reclamos y por ello arreglan las cosas de una manera civilizada y a través de acuerdos. 

3. No mostrarían piel de más

No niego que llaman la atención aquellas mujeres que muestran un poco más de la cuenta, tampoco es malo ya que pienso que se trata de una decisión personal, pero hay hombres que solamente se fijan en ese aspecto cuando se trata de buscar pareja, y pocas veces llegan a tomarla en serio. Pero una mujer madura siempre tratará de evocar su delicada esencia a través de un vestuario discreto pero a la vez provocativo, sabe que la insinuación y el misterio es la mejor arma para atraer solamente la mirada del hombre que desea. Su seguridad y confianza, su manera de caminar y ese vestuario acorde a sus años, es lo que la hace destacar de otras mujeres. 

4. Son sinceras con sus emociones

Una mujer madura ha pasado ya por esa etapa en la que decía “no tengo nada” cuando algo le molesta, ahora es consciente de que no debe reprimir sus emociones por quedar bien o evitar problemas, sin embargo no intenta generarlos. Si algo le molesta no teme en expresarlo con calma y sin gritos, escucha y exige ser escuchada. 

5. Su seguridad es su mejor arma

Su experiencia en el amor, en la vida y su realización personal es algo que jamás dejó de lado por nadie, ni por sus hijos, ni por su pareja o amistades, por ello no trata de encontrarse a si misma, es consciente y sabe todo lo que tiene a su favor. Ella sabe cuando una relación es tóxica y tiene el suficiente valor para dejar ir a aquella persona que solamente le trae mal a su vida. 

6. Confían en su pareja

Así que no caen en los juegos de celos, ni intenta averiguar cada detalle de su pareja, sabe que la privacidad es algo muy importante que debe ser respetado, pues aunque hayan unido sus vidas, cada uno tiene sus amistades, preferencias y gustos que pueden hacer por su cuenta, sin que ello afecte la relación. 

7. Tienen una comunicación asertiva

Una mujer madura tiene siempre la disposición de hacer bien las cosas, por ello prefiere tratar temas delicados en privado, a puerta cerrada, está muy de acuerdo en ese dicho de “La ropa sucia se lava en casa” pero jamás se cierra a la posibilidad de tomar alguna terapia en pareja si las cosas se han salido de control. Sin embargo, antes de tomar medidas más drásticas, prefiere hablar y plantear soluciones que involucren la cooperación de ambos. 

8. No cambian su personalidad por ningún hombre

¡Ni por nadie! Las mujeres que han llegado a la madurez, son capaces de aceptarse como son, y no cambian todas sus vivencias, ni su manera de ser, de hablar, de pensar o de vestir por ninguna persona, saben que la única manera de ser felices, es siendo genuinas. Son inteligentes y saben alejarse de los hombres tóxicos. 

9. Son honestas cuando buscan una relación

La mujer madura sabe lo que quiere, y no teme en ir a buscarlo, pero tampoco se frustra cuando no ha encontrado a la persona indicada. No por desesperación o miedo a la soledad terminan en los brazos de la persona equivocada, para ella el amor no es un refugio, ni un consuelo, es un valor y un compromiso que debe de construirse día a día. 

10. Saben valorarse y no aceptan migajas de amor

He visto a tantas mujeres jóvenes, hermosas, dedicadas y bondadosas aceptar a hombres mediocres, manipuladores, vividores y deshonestos con tal de sentirse “amadas”, pero no han entendido que el verdadero valor, lo encuentran en ellas mismas, no en la percepción de otros. En cambio esa mujer con experiencia, no ruega por amor, no acepta migajas, ella sabe que merece ser amada por sus virtudes y hace de sus debilidades nuevas fortalezas cuando está al lado de la persona indicada. 

Jamás dejes que otros decidan sobre tu persona, sobre tu valor o personalidad, se consciente de la gran persona que eres y jamás te conformes con menos.

Recomendados
Recomendados