4 razones por qué tu esposo ya no te busca tanto en la intimidad. Le está pasando esto…


Durante años han existido dos roles fundamentales en la vida de la pareja, tradicionalmente se decía que era el hombre quien se dedicaba a proveer para su familia, mientras que la mujer se encargaba del hogar y los hijos en dado caso. 

Así como éste, existen varios estereotipos que se han formado referentes a la pareja, entre ellos existe uno que ha sido sumamente utilizado y que hoy se considera como una verdad indiscutible: el hombre siempre quiere hacerlo con su pareja y la mujer no. Pues esto es completamente falso, porque, aunque hemos escuchado cientos de historias de esposas que ponen pretextos para no tener acción física con su pareja, también hay hombres que padecen este malestar, por increíble que parezca. 

Cabe aclarar que nada tiene que ver el género cuando se trata de bajo apetito físico, ya que las causas pueden afectar tanto a hombres como mujeres, tampoco hay una edad específica para dicho padecimiento, la realidad está ligada al contexto y las vivencias negativas de lo cotidiano, el estrés e incluso algún malestar emocional.  


Si tu pareja ha dejado de hacerlo como antes, se porta indiferente y luce fatigado, quizá sea hora de analizar lo siguiente, pues puede que algunos de estos malestares le estén atormentando y no lo deje disfrutar en la cama: 

1. Razones biológicas

Puede tratarse de algún malestar físico como el abuso de alcohol o de sustancias adictivas como narcóticos; otra cosa que podría indicar el bajo interés por parte del varón que tiene que ver con la salud, es la disfunción a causa de enfermedades como la diabetes, el colesterol elevado y altos niveles de presión arterial. Todos estos aspectos se encuentran fuera del control de la pareja, y para identificar si estos causan el bajo deseo, es necesario asistir con un profesional y realizarse los estudios correspondientes.   

2. Razones emocionales

El estrés, el resentimiento y la depresión pueden ser factores externos que provoquen este tipo de situaciones desfavorables y el aspecto físico de la relación pasa a segundo término; muchos hombres que sufren la pérdida de empleo, o sufren de una mala situación financiera, suelen desarrollar este tipo de problemas de apetito, ya que su impulso físico está ligado a su autoestima. 

3. Insatisfacción en la relación

Cuando una relación está mal en cuanto a comunicación, hay pleitos constantes, rencores, resentimientos y mucha negatividad, esto afecta directamente el deseo de la pareja. La frustración que viene acompañada con la falta de comprensión por parte de la pareja es un factor que hunde las ganas y puede afectar físicamente a los varones. 

4. Falta de sincronización

También el apetito puede ser diferente en cada miembro de la pareja; por ejemplo, hay hombres que quizá necesiten hacerlo 5 o 6 veces por semana para estar físicamente satisfechos, mientras que otros con una vez tienen suficiente. Por lo que es necesario ver en qué nivel se encuentra la pareja, para establecer ciertos acuerdos que favorezcan a ambos. 

¿Qué se puede hacer para combatir este problema?

Claro que se puede tratar este problema, siempre y cuando no haya existido algún trastorno físico grave como la disfunción masculina, el cual tendría que ser revisado directamente con un médico. Pero cuando se trata de un padecimiento emocional, la esposa puede apoyar a su pareja para solucionar de la mejor manera esta insatisfacción. 
Hay varios aspectos a considerar y aquí te compartiré los siguientes: 

1. No tomarlo personal

Debido a la falsa creencia de que “Un hombre de verdad piensa en hacerlo las 24 horas del día” las mujeres que detectan la falta de apetito en su pareja, suelen pensar que ellas son el problema, se sienten poco atractivas e incapaces de despertar el romance en su pareja; deja a un lado estos pensamientos negativos y analiza si últimamente su esposo ha sufrido cambios significativos en su trabajo, o si existen problemas emocionales fuertes en el hogar, pues todo eso puede estar afectando su desempeño físico. 

Hablar y comunicarse con la pareja es muy importante para solucionar este problema, así ambos se sentirán conectados nuevamente y poco a poco, ese mal trago quedará en el pasado.

2. Salir de la rutina para estimular a la pareja

Me parece interesante lo que menciona la terapeuta de pareja Michelle Weiner Davis sobre la rutina que tienen las parejas: 
“Los buenos tiempos no sólo suceden. Cuando las cosas van bien en una relación es porque alguno de los dos está haciendo algo diferente. Trata de hacer un espacio en tu agenda y sedúcelo cuando menos se lo espere” 

Por ello es ideal el salir de la rutina de vez en cuando, lo cual puede que esté afectando las ganas de la pareja; en otro apartado que escribió para la revista “Redbook” también aclara lo siguiente: “Cuando hay un problema en nuestra vida intentamos arreglarlo. El problema surge cuando no funciona la estrategia escogida”.  

Quizá las cosas no se arreglen al primer intento, pero siempre vale la pena seguirlo intentando hasta encontrar una solución. 

3. Ponerse en los zapatos del otro

Manejar con empatía el disgusto, en lugar de quejarse constantemente, lo cual no ayudará para nada a la pareja; los reclamos solamente dañarán su autoestima y harán que el deseo sea mucho menor, causando inseguridad y malestar. Hay que tener paciencia y actuar asertivamente, esto sin duda ayudará al esposo a sentirse comprendido y valorado a pesar de su problema. 

4. Toma la iniciativa y sorpréndelo

Para ayudar con el problema que sufre la pareja se pueden escoger diversas actividades que reten la creatividad y que utilicen el factor de la sorpresa; de vez en cuando se pueden experimentar diferentes cosas para reavivar el romance y dejar a un lado la misma rutina de siempre. Muchas veces las caricias no son suficientes, es importante el juego y el estímulo visual para que el encuentro sea mucho más interesante. 

¿Qué te parece si lo intentas? Así ambos pueden encontrar una nueva manera de disfrutar en este aspecto. ¡Ánimo! Y espero que esta información ye pueda ayudar a vivir una experiencia mucho más satisfactoria. 

Recomendados
Recomendados