6 razones por qué NO puedes bajar de peso aunque hagas dietas y ejercicio. Mejor haz esto…


Actualmente la sociedad pasa por un problema sumamente grave: La obesidad. Según impactantes datos de la Organización Mundial de la Salud, desde el año de 1980 la cifra de obesidad en el mundo se ha duplicado y de acuerdo al sitio de Internet de dicha organización, en 2014 el 39% de las personas adultas tenían sobrepeso y el 13% padecían ya de obesidad, a juzgar por los hábitos alimenticios actuales, diría que esa cifra únicamente ha incrementado.

Me ha tocado trabajar con pacientes que tenían obesidad y sobrepeso, lo cual les tenía sumamente preocupados, al grado de causarles traumas, aislamiento y un sinfín de conductas para nada saludables; sin embargo, entre esas experiencias, recuerdo algunos pacientes que al tratarse con un médico para bajar todo esos kilos, descubrieron que no siempre era suficiente la dieta y el ejercicio para lograr su cometido, ya que su organismo estaba pasando por grandes cambios.


Quizá no estés enterado aún, pero no solamente la mala alimentación y los malos hábitos suelen ser factores de riesgo que te impiden llegar a tu peso ideal y a continuación te mostraré algunas enfermedades y malestares que pueden estarte ocurriendo y te impidan completar tu meta. Pon atención y de preferencia acércate a tu médico, para que puedan determinar la verdadera naturaleza de tu problema: 



1. Estrés

Cuando una persona está sometida a elevados niveles de estrés ya sea en el hogar, en la escuela o el trabajo, el organismo activa un mecanismo de defensa, y produce una hormona llamada cortisol, esta es mejor conocida como “la hormona del estrés” la cual genera algunos trastornos en el metabolismo, sobre todo cuando el estrés es crónico. 

A muchas personas el estrés les puede llevar a ingestas masivas de alimentos, problemas digestivos, estreñimiento. Además de esto, el cortisol provoca el aumento de insulina, la cual estimula el apetito, sobre todo por las cosas altamente azucaradas y como es bien sabido, toda la energía que no se desgasta con actividad física, y más después de los excesos, se convierte en grasa acumulada. 

2. Síndrome de ovario poliquístico

Este es un desequilibrio hormonal que se produce en el aparato reproductor femenino, causando pequeños quistes o tumores (generalmente benignos) en los ovarios. Esto se relacione directamente con el peso, ya que las mujeres que padecen este síndrome, tienen una resistencia a la insulina y pueden desarrollar diabetes tipo II alrededor de los 40 años de edad. Lo más característico de este síndrome es el exceso de vello en el cuerpo debido a la producción de algunas hormonas masculinas, y en cuanto al peso, el aumento de volumen en caderas y abdomen, por ello es recomendable tratar este problema y seguir una dieta balanceada, sin exceder en el consumo de carbohidratos, azúcares o lípidos (grasas). 

3. Inflamación crónica

La inflamación del vientre es muy común en personas que padecen enfermedades como la colitis y la gastritis, lo cual no se alivia con ejercicio, sino con una alimentación balanceada. El aumento de peso, puede llevar también al cuerpo a padecer una inflamación constante, pues con el sobrepeso, muchas veces lo que ocurre es que no solamente se acumula grasa en zonas como el abdomen bajo o el torso, sino que se hincha el tejido interno. Se trata de un problema que va de la mano, por llamarlo de alguna manera, si la persona sufre sobrepeso u obesidad, el cuerpo como respuesta producirá un proceso inflamatorio.

Para determinar si la inflamación es causada por algún problema mayor, del tipo intestinal, como colitis, es necesario acudir con un especialista para que le diagnostique algún tratamiento, además de llevar una dieta saludable, dejar el consumo de harinas refinadas, azúcares en exceso, sal y cualquier irritante. 

4. Depresión 

Cuando nuestro estado de ánimo decae o se encuentra en un momento complicado, muchas personas recurren a la ingesta de alimentos en exceso para “llenar el vacío”. Es muy común que las personas con problemas familiares, codependencia o algún trastorno que afecte las relaciones humanas, busquen refugio en aquello que si pueden controlar, como la comida, sobre todo recurren a los alimentos altamente azucarados o chatarra, por la sensación de bienestar que generan. Incluso cuando se comienza a reducir este tipo de productos en la dieta, las personas que padecen depresión o que tienen problemas familiares fuertes, suelen tener una reacción corporal en la que el organismo produce una capa de grasa para defenderse del ambiente dañino. Por ello decimos que cuando duele el cuerpo, es también hora de sanar el alma. 

5. Leptina, la hormona que regula el apetito

Esta hormona es muy importante para el organismo, ya que junto con la insulina, regula nuestro peso, mandando una señal al cerebro para informar si el cuerpo requiere o no más alimento y además, eleva el metabolismo para quemar la grasa que no necesitamos. Hay personas que desarrollan resistencia a esta hormona, debido a que consumen en exceso azúcar, cereales y alimentos procesados que solamente influyen a la sobreproducción de leptina. Cuando hay un elemento en exceso en nuestro cuerpo, este lo identifica como una amenaza, y por ello lo rechaza. 

Muchas personas que intentan bajar de peso, sienten mayores dificultades de controlar el apetito y los antojos, debido a que esta hormona ya no es “escuchada” por el cerebro, pues el cuerpo se ha acostumbrado a las altas dosis de azúcar y alimentos procesados. 

6. Hipotiroidismo

Otro padecimiento que es común en aquellas personas que sufren exceso de peso y tienen una gran dificultad para activar su metabolismo es el hipotiroidismo. Esta enfermedad se debe al mal funcionamiento de la glándula tiroides, la cual ayuda al cuerpo a utilizar la energía para realizar las actividades diarias. Pero cuando una persona padece este desorden, el cuerpo suele acumular en exceso sal y agua, lo cual produce cierto aumento de peso, esto claro, es mucho más grave cuando no se lleva una dieta saludable y no se realiza actividad física. 

¿Qué puedo hacer para combatir estos problemas?

1. Mejores hábitos alimenticios

Recuerda que no se debe “hacer dieta” solamente para un evento especial o para una sesión de fotos, la buena alimentación debe ser motivada por la salud y el bienestar tanto físico como emocional, pues para que nuestro organismo funcione correctamente. Es importante buscar el equilibrio con la alimentación. Esto no significa dejar de consumir azúcar completamente, pero si tener una ingesta moderada y beber mucho agua. 

2. Come mucha fibra

La fibra es uno de los elementos más importantes para depurar nuestro organismo, cuando sufrimos por un colon tóxico, muchas veces es señal de que falta consumir fibra en nuestra dieta, ya que esta nos ayuda a depurar los intestinos y eliminar toxinas. Cuando una persona sufre de estreñimiento, puede estar cargando en su interior hasta 2 kilos de materia fecal acumulada. Esto no solamente es desagradable, sino muy peligroso, pues un colon sucio o tóxico, puede provocar graves daños a nuestro organismo, entre ellos cáncer de colon. 

El consumo de fibra, activa el metabolismo y ayuda a eliminar todo lo que tu cuerpo no necesita. 

3. Acude con un médico

Además de una alimentación balanceada, es recomendable hacer rutinas de ejercicio constantemente y acudir con un especialista para descartar cualquier posibilidad de enfermedades o padecimientos que estén afectando tu metabolismo. Recuerda que prevenir es lo mejor que puedes hacer, pero si a pesar de tus esfuerzos te es complicado llegar a tu meta, entonces busca ayuda profesional y verás que esto te ayudará a estar siempre saludable. 

Espero que esta información les sea de utilidad y que puedan encontrar una solución a su problema en el organismo.

Recomendados
Recomendados