7 cosas que podrían provocarte un infarto y no tenías idea. Cuida de ti y de tu familia compartiendo esto


Los infartos pueden darse en diversos órganos del cuerpo como cerebro, estómago y corazón, pero es este último el que se ha vuelto más común entre nosotros y por eso decidí compartir contigo algunas de las causas de este problema de salud. 

El infarto es sí, ocurre cuando no llega la suficiente cantidad de sangre al órgano en cuestión, en este caso es el corazón. En las siguientes líneas te brindaré detalles sobre causas y síntomas para que te mantengas alerta. 


Las acciones inmediatas son cruciales para poder salvar la vida de quien sufre el infarto, pero antes de vivir esa peligrosa situación, la prevención juega un papel esencial.  Estos son los puntos que debes cuidar : 



1.- Predisposición genética

Si en tu familia varios miembros han sufrido infartos, debes de realizarte estudios periódicamente para verificar que todo marche en orden. 

2.- La pérdida de un ser querido

La emoción repentina puede dañar nuestro corazón y más si ya se había sufrido un  infarto con anterioridad. Así lo reveló un estudio realizado en Estados Unidos. 

3.- Problemas emocionales

Quienes sufren de tristeza o depresión crónica y experimentan algún desastre en su entorno, también tienen mayor riesgo de infartarse. Se sienten arruinados, solos y desesperados, por lo que le dan la orden a su cerebro de descuidarse. 

4.- Un ataque de gripe

Aunque pudieras pensar que es algo simple, la gripe afecta a las arterias, cansa al organismo, dificulta la respiración y provoca dolores musculares entre otras complicaciones. Por lo tanto, lo mejor es no ignorar este padecimiento y tratarlo a la brevedad con un médico.

5.- Mal dormir

Acostumbramos al cuerpo a estar cansado todo el tiempo y perjudicamos el rendimiento el corazón. Recuerda que lo recomendable es dormir de 7 a 8 horas diariamente.

6.- Malos hábitos alimenticios

La comida chatarra y la falta de nutrientes hacen que nuestro cuerpo se quede corto de energía, aumentamos nuestro peso, hacemos que el corazón trabaje de más pero sin combustible. 

7.- Estrés

El problema no es el estrés en sí, se trata de los malos hábitos que provoca y que a su vez debilitan nuestro organismo, creando un entorno ideal para un infarto. Afecta nuestras emociones, la forma en que nos alimentamos, el cómo descansamos, la relación con nuestros seres queridos, quizá recurrimos al alcohol o al tabaco para controlarlo u otras sustancias  y más, es un aspecto de mucho cuidado.

Si tu vives con alguno o varios de estos hábitos, es importante que conozcas los síntomas de un infarto, pues así podrás actuar rápidamente si se presenta. Los principales son : 

1.- Cansancio extremo

2.- Dificultades para respirar

3.- Sudoración excesiva

4.- Náusea y vómito

5.- Dolor en el pecho

6.- Dolor en el brazo izquierdo

Prevenir es mejor que lamentar, ante cualquier síntoma sospechoso consulta a tu médico de confianza.

Recomendados
Recomendados