Deja ir lo que te lastima pero conserva lo que te enseñó. Aprende a cerrar círculos en tu vida


Nunca sabes lo fuerte que puedes llegar a ser, hasta que llega el día de decirle adiós a esa persona que ya no puede ser parte de tu historia, duele dejar ir pero te hace crecer y enfrentar la vida de una mejor manera. El pasado es parte de lo que ahora somos, costumbres, relaciones, momentos que nos marcaron pero las cosas llegan a su fin. 

Vivir tiene consecuencias, una de ellas es entender que a veces es necesario romper lazos, entre más rápido lo aceptes, más preparado estarás para lo que viene, DEJA de vivir de nostalgias y recuerdos, ¿Por qué te haces ese daño? Es remover la herida una y otra vez. ¡Libérate! 


Date la oportunidad de fluir, no pongas más barreras...Lo sé, no es fácil ¿Cómo lograrlo? Pon atención a los siguientes consejos: 



1. Brinda porque sucedió.

Dejar ir, requiere valentía, toda esa energía que pusiste para luchar por la persona, ahora utilízala para la derrota, no pienses en lo malo, ¿Qué te enseñó? Guarda lo bonito, no puedes obligar a quien no se quiere quedar, sin embargo, esa persona no es la responsable de tu felicidad, eres TÚ. 

2. No te enojes.

Llenar tu corazón de rencor o enojo, es el peor error que puedes cometer, la rabia no forma parte del proceso, para soltar hay que tener paz, es la única manera de liberarnos y darnos cuenta que poco a poco el dolor irá  disminuyendo. 

3. No lo niegues.

Lo primero que tienes que hacer, es aceptar, no te lamentes, da igual de quién fue la culpa, aquí el “Hubiera” ya no existe, mientras duró fue bueno, pero No lo niegues, así no vas aprender la lección, quien no asume no sana, el dolor que sientes ahora es la llave para la puerta que se abrirá mañana. 

4. La gente cambia.

La vida no se trata de personas con los mismos comportamientos, ni siquiera TÚ eres el mismo de hace un año, vamos por ahí resistiéndonos a los cambios, porque tenemos miedo a salir de lo cómodo, por eso cuando alguien modifica algo, empiezan a criticarlo, nos aferramos a que todo sea como siempre. Pero resulta que ésta no es una película, es la realidad y así no funcionan las cosas. Si la persona cambia y en esos cambios, ya no estás incluido, por mucho que duela hay que aceptarlo. 

5. Quiérete.

¿Aferrarte a esa persona realmente te hace sentir bien? Puedes amar sin razón, pero NUNCA dejes de amarte, porque las personas vienen y van, si es necesario decir adiós, hazlo. ¿Por qué? Tú mereces tener una vida tranquila, disfruta, ¿Hace cuánto tiempo no sales a caminar solo? Hacer lo que te gusta, reír o bailar con tus amigos, ¡Se vale! Sacar el niño que llevamos dentro para curar las heridas. 

6. Abraza el dolor.

El sufrimiento es parte del viaje, no todo el tiempo tenemos la dicha de sentir dolor, así que ¿Por qué no? ¡Abrázalo!, si cada lágrima te quema el alma, es porque lo que viviste valió la pena, esto no se trata de un cuento de hadas, se trata de valorar que aún respiras y mientras estás derrumbado en un sillón, hay millones luchando por vivir. 

7. Esto también pasará…

Por más que sientas que ya nada tiene sentido, tarde o temprano va pasar, el dolor no dura toda la vida, aprende a disfrutar de tu propia compañía y cuando menos lo pienses volverás a sonreír. 

¡Ánimo! Y hasta la próxima…

Recomendados
Recomendados