Dios oye, Dios responde y actúa. 5 beneficios de enseñarle a tus hijos a orar y dar gracias por todo


“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos…”

Me parece que es importante agradecer a Dios cada mañana por un día mas de vida, por haberme brindado la oportunidad de despertar con salud, al lado de una bella familia de la cual siempre procuro el mayor bienestar. Pero eso es sólo el principio, porque durante nuestro día, normalmente nos topamos con cientos de personas que hacen que todo fluya de la mejor manera ¡Aunque claro! Hay uno que otro amargado que siempre tratará de quitar ese ánimo, pero no debemos permitirlo, porque la vida es maravillosa en toda su extensión.


El día de hoy quiero compartirles algo que me parece sumamente valioso, no cabe duda que la ciencia y la psicología cada día nos sorprenden más con todos los estudios respecto a la felicidad y en este caso, los investigadores en materia de psicología Emmons y McCollough, nos demostraron que existe una gran conexión entre la felicidad y la gratitud, pues afirman que quienes hacen de ésta última un hábito, pueden llegar a sentirse más plenos, socialmente integrados y mucho más optimistas hacia la vida. 

No cabe duda que todos los buenos valores, siempre atraerán cosas positivas a nosotros, por eso te invito a que celebres y agradezcas los pequeños detalles de la vida: el desayuno que tu esposa o tu madre ha preparado con amor esta mañana, el consejo que tu amigo te ha dado para que dejes de preocuparte por el futuro incierto, la caricia que te da tu pareja al despertar y sobre todo que des las gracias a Dios por estar vivo y tener una nueva oportunidad de lograr tus metas.

Para continuar con el tema, me pareció muy interesante lo que el motivador Víctor Hugo Manzanilla, también autor del libro “Despierta tu Héroe Interior”, ha compartido respecto a ser agradecidos, algo que sin duda cambiará tu vida positivamente:

1. Ser agradecido, te convierte en una persona feliz

El dar las gracias, nos puede ayudar a encontrar la felicidad que tanto buscamos, ya que nos ayuda a enfocarnos en todo lo bueno que ha llegado a nosotros en lugar de lamentarnos por lo que nos hace falta o que deseamos y aún no hemos conseguido. 

No necesitamos haber pasado por una situación trágica para agradecer a quienes nos ayudan, podemos hacerlo con todos aquellos que facilitan nuestro día a día; conviértete en una de esas personas que viven siempre con una sonrisa en el rostro, pues aquellos que tienen la humildad suficiente para reconocer los pequeños detalles y la capacidad para agradecerlos, siempre encontrarán la felicidad en las acciones cotidianas. 

2. Ayudas a otros y con ello disminuyes el dolor interno

Decir "gracias" tiene un impacto positivo y alentador en quien las recibe ¿Cómo te sientes después de que una persona desconocida te da las gracias por haberle dado la hora? Quizá no sea la gran cosa, pero si no lo hiciera, créeme que te molestarías. Recuerda que las acciones llenas de bondad, nos ayudan a motivar y crear esa sensación de preocupación hacia los demás. 

Siempre dale las gracias a quien haga algo por ti, no tienes idea como una simple palabra puede iluminar el día de una persona. 

3. Te ayuda a crear lazos poderosos a tu alrededor

El ser agradecido te abrirá las puertas de la confianza de las personas alrededor, te vuelve una persona digna del aprecio de los demás y por ello la gente querrá estar a tu lado. 

4. Nos hace ver todo en positivo

Por supuesto que el tener siempre agradecimiento en el corazón, acompañado de una sonrisa sincera, nos hace ver las cosas buenas de la vida en lugar de enfocarnos en los recuerdos negativos o las cosas que nos molestan. 


Te propongo algo el día de hoy: Agradéceles hasta a tus enemigos, a la gente que te envidia, a quienes hacen tu vida difícil, porque esa simple palabra les hará sentirse confundidos y así no les darás el gusto de tomar importancia a sus comentarios destructivos.  

5. Nos sentimos menos solos

El dar las gracias a todos aquellos con quienes convives, es una manera de integrarte más a la sociedad, ya que descubres el mundo tan complejo que hay a tu alrededor, ya sea en el trabajo, con tus amistades o en el ambiente familiar; esta empatía y sincera manifestación de aprecio nos ayuda a comprender las problemáticas de los demás, y gracias a ello, nos sentimos parte de algo más grande, y por lo tanto jamás volveremos a sentir esa soledad que de repente puede ser muy mala consejera. 

Dale gracias a Dios por la noche bella que llega después de un día de rutina, agradece por tu familia, por el pan que hay en tu mesa, por el techo que te protege y sobre todo, agradece a Dios por el simple hecho de permitirte despertar.  Ánimo y hasta la próxima. 

Recomendados
Recomendados