El peligroso ingrediente que contienen los dulces y chicles y las empresas no quieren que sepas


Por supuesto que sabemos que todo en exceso hace daño, los alimentos, por muy naturales que sean, como las frutas, las carnes, inclusive el tomar más agua de la que nuestro cuerpo necesita, nos puede llevar a perder sodio y minerales que necesitamos para que el organismo trabaje correctamente; ahora imagina, si eso hace un líquido tan vital ¿Qué pasa cuando consumimos azúcares en exceso? O peor aún, ¿Por qué dejamos que nuestros hijos la consuman? 

Según expertos como la Dra. Kristina Rother, nuestro cuerpo sí requiere de un tipo de azúcar, llamada glucosa, la cual es el principal alimento del cerebro y en general es necesario para que el cuerpo funcione de manera óptima, sin embargo, este componente nuestro cuerpo lo obtiene de cualquier tipo de alimento (proteínas, grasas, carbohidratos y frutas) no necesariamente del azúcar refinada. No es necesario para los seres humanos el añadir alimentos exageradamente azucarados a la dieta, ya que ésto genera un descontrol en nuestro organismo, ya que existe una estrecha relación entre el exceso del consumo de azúcar y los altos índices de obesidad en el mundo, pero lo que resulta más preocupante es la obesidad infantil. 


A muchos padres parece no interesarles poner un límite en el consumo de golosinas de sus hijos, sin embargo, eso tiene un terrible efecto en los niños, ya que no solamente el azúcar en exceso daña el organismo, sino algunos compuestos tóxicos que provienen de estos alimentos procesados, como el titanio y el plomo. 



Plomo y cadmio en los chocolates

Si bien, el plomo puede encontrarse en los elementos naturales, es decir en el aire que respiramos (por causa de los contaminantes), en la tierra, el polvo e incluso en el agua, también podemos encontrar pequeñas dosis en los chocolates, una de las golosinas preferidas de chicos y grandes. Estos datos los asegura la revista CNN en un interesante artículo. 

Actualmente en Estados Unidos, existen regulaciones para que la dosis no exceda el límite permitido, sin embargo, diversos estudios han comprobado que hasta 50 productos a base de cacao en el estado de California, contienen hasta siete veces más plomo y cadmio de lo permitido, y en este caso, las leyes de dicho estado, son las más estrictas del país ¿Te imaginas cómo son las regulaciones en Latinoamérica? El consumo de estos productos de forma desmedida, suelen provocar daños graves en el sistema reproductivo y causar daños irreversibles en los riñones.

Los daños del dióxido de titanio en las golosinas

Otro agravante, es el dióxido de titanio, el cual lo contienen cientos de golosinas y caramelos que los más pequeños consumen, esto puede alterar su organismo cuando se ingiere de forma ilimitada, sin embargo, éste se encuentra también en alimentos como la mayonesa, el pan y diversas comidas procesadas, pero no solo eso, ya que también podemos encontrarlo en productos de higiene personal como cosméticos, protectores solares, pasta dental y diversas cremas faciales. 

Este agente está clasificado como cancerígeno, pues puede llega a dañar nuestro sistema inmunológico y además afecta las funciones intestinales, dificultando la absorción de nutrientes. Es importante poner atención a este tipo de estudios y analizar si realmente es necesario que nuestros hijos consuman productos tan dañinos, porque la obesidad y diabetes infantil, no son los únicos problemas que los niños pueden desarrollar. 

¿Cómo regular este problema?

Quizá lo único que este en nuestras manos, sea limitar el consumo de este tipo de productos, ofreciendo a los hijos opciones más saludables en vez de dejarlos consumir todo el tiempo azúcares refinadas, por ejemplo ofreciendo aperitivos naturales como uvas, frutos secos, gelatinas de frutas, paletas de hielo hechas con yogur bajo en grasa, entre otras opciones. 

Tampoco se necesita prohibir por completo el que los hijos consuman dulces, ya que no podemos estar todo el tiempo viendo lo que comen en la escuela o cuando salen a la calle, pero si les enseñamos buenos hábitos desde pequeños, podremos mantenerlos seguros y sanos. 

¡Que lo pasen bien!

Recomendados
Recomendados