El que pide perdón valora más la relación que su ego. Aprende a reconocer cuando te equivocas


Aceptar un error es una tarea que puede llevarnos algo de tiempo. A nadie le gusta que le digan que se ha equivocado y cuando se trata de pareja, definitivamente esa acción tiende a volverse más compleja.

Pedir perdón significa que te has detenido a pensar en la sensación y todos esos malos sentimientos que pudo haber experimentado la persona a la que ofendimos con nuestro mal comportamiento y aunque no es nada sencillo, cuando aterrizas y te das cuenta de todo esto, es cuando inicia el sentimiento de culpa y arrepentimiento, razones que nos motivan a pedir perdón. 


¿Has experimentado estás emociones? Seguramente sí, ya sea en la parte ofensiva u ofendida, todos hemos pasado por esto, sin embargo, a diferencia de las mujeres, los hombres tienen mayor dificultad para aceptar sus errores y disculparse, por ello, a continuación quiero compartirte algunas recomendaciones para pedir perdón a esa persona que lastimaste de una forma efectiva.


1. Una disculpa breve

Entre mayor sea el discurso o cantidad de explicaciones que des, mayor son las posibilidades de generar sentimientos de enojo en la persona con la que se está disculpando. No necesitas dar un gran sermón para expresar tu arrepentimiento, así que procura ser directo, hablar sobre la razón que te provocó tal actitud y la manera cómo te sientes de haberla lastimado. Reconocer tus fallas, siempre te ayudará a crear relaciones de mayor calidad. 

2. No exijas ser perdonado 

De la misma forma en que el perdón es algo que debe nacer desde tu interior, las disculpas deben ser aceptadas de forma sincera por la persona a la que se las ofreces, por tal motivo, no puedes exigir lo que en ocasiones no te pueden dar. Ofrecer disculpas es un acto de humildad y arrepentimiento, aceptarlas implica sinceridad y olvido y recuerda, hay acciones y palabras que no se borran tan fácilmente. Exigir que te perdonen solo expondrá tus ganas de sentirte bien contigo mismo y no la intención de aliviar el dolor que causaste. 

3. Olvídate de los “pero”

Usar un “pero” mientras pides perdón no es otra cosa que una excusa o intento de justificar tus malas acciones. Hazte responsable de tus actos y omite esta palabra que aunque parece inofensiva, puede ocasionarte varios conflictos, pues pondrá a la otra parte a la defensiva. 

4. Nunca utilices el famoso “si”

Utilizar frases como “Lo siento si te he molestado”, “ no sé si te ofendí pero si es así te pido perdón”, “ si te lastime perdóname” únicamente reflejan dudas y falta de sinceridad. 
“Si te ofendí”… Si aún tienes dudas de haber causado un daño no pidas perdón, pues la otra parte sentirá tu falta de sinceridad y aunque lo hagas inconscientemente, esta actitud no solucionará el problema de raíz. 

5. Lenguaje corporal 

Tu cuerpo dice más de lo que hablas. De acuerdo con los expertos, mostrar las palmas de las manos al hablar refleja sinceridad y franqueza, así que cuando acudas a pedir disculpas, no olvides hacer esto y lo más importante, se sincero, si el sentimiento es real, tu cuerpo se encargará de hablar por sí mismo. 

6. Ofrece una solución 

No siempre las palabras bastan. Si tus acciones causaron un daño más allá del emocional, no insistas con palabras y busca la manera de remediar los daños con acciones. 

7. Escucha

Parte de perdonar implica escuchar. No esperes que la persona a la que ofendiste se quede callada, ni te ofendas con sus palabras; recuerda que uno de los sentimientos más importantes que se despiertan cuando alguien nos ofende o traiciona es el enojo, así que posiblemente la respuesta inicial de esa persona no sea positiva. Escucha con atención y calma sus palabras, permite que exprese todos sus sentimientos y escucha con atención lo que tiene que decirte. Muchas veces no lo notamos, pero entre todo lo que se dice (ya sea en medio de llanto, gritos, reclamos, etc.)  se encuentra una petición. 

Pedir perdón puede ser difícil, pero no pedirlo puede costarte la felicidad… 



Recomendados
Recomendados