El síndrome de “la otra”. Estas son las razones para NUNCA ser la amante.


La inseguridad y la falta de cariño puede llevar a cualquiera a sentir desesperación y soledad. Los sentimientos negativos como la frustración orilla a muchas personas a tomar malas decisiones, entre las cuales muchas veces se encuentra el buscar una pareja para llenar el vacío emocional que se sufre. “El amor puede curarlo todo”, afirman algunos, pero ¿Qué pasa cuando ese amor correspondido ya tiene dueño? Es aquí donde surge el dilema de convertirse en el o la amante. 

Es una decisión difícil, ya que cientos de factores son los que juegan un papel importante en dicha decisión: La sensación de soledad, el sentirse poco atractiva o atractivo, por lo que se fijan en la primer persona que les ha hecho caso ¡Qué importa si ya tiene familia!, algunos más sienten un terrible miedo al compromiso, por lo que una relación informal como ésta es ideal para continuar con su vida mientras que tienen también el amor de una pareja. Estas razones son suficientes para elegir una doble vida, sin embargo, el querer convertirse en “la otra” o “el otro” tiene también sus desventajas: 

1. El amor no se debe ocultar


El punto de formar una relación de pareja es el compartir los buenos y malos momentos, conocerse, planear una vida juntos, aprender a valorar sus virtudes y formar una familia. Complementar a la pareja es un compromiso que se debe asumir cuando el amor se va construyendo positivamente, lo cual no ocurre cuando se trata de una aventura con una persona que ya contrajo matrimonio, pues esas facetas ya fueron superadas por quien tiene ya una familia establecida. 

2. Toda la culpa caerá sobre ti

En realidad aquí la única víctima es la familia de la persona casada, ya que nadie merece sufrir a causa de las malas decisiones ajenas. Una relación a escondidas no se da sola, tienen que estar de acuerdo ambas partes para que ésta surja, sin embargo, todo el peso y la culpa caerá sobre los hombros de la persona soltera y sin compromisos, ya que el razonamiento de la familia es siempre el mismo “Habiendo tantos solteros, porque escogió a un hombre ocupado” “Es una rompe-hogares” Aunque en realidad la culpa es compartida, ya que la atracción surgió en ambas partes.

3. No se puede compartir igual

Por supuesto que no, pues finalmente la persona que ya tiene a su propia familia, no dudará en dedicar tiempo a sus hijos y pareja para no levantar sospechas, así que es imposible que compartan celebraciones como Navidad, Año Nuevo, Cumpleaños o alguna otra fecha importante; incluso si algún accidente grave ocurre, la familia de la pareja siempre estará ahí, por lo que será imposible brindar apoyo en los momentos difíciles. 

4. Llevar una doble vida es desgastante

Y vaya que lo es, pues tener que estar fingiendo que no se tiene una relación para la persona “soltera” y ser cuestionada por cada amistad o familiar suele ser una presión muy agotadora. El tener que estarse cuidando en lugares públicos con tal de no encontrarse a nadie conocido que revele el secreto, sus citas siempre serán iguales: por lo general una escapada en auto, una habitación privada o quizá unas vacaciones rápidas.

¿Qué se puede hacer para alejarse de este tipo de relaciones? 

Primero hay que analizar la situación, piensa bien ¿Qué estoy ganando yo con esta relación? Quizá el enamoramiento te ha cegado y no te deja ver la triste realidad: únicamente estás perdiendo tiempo y energía, pues todo lo que inviertes en ver al amante a escondidas, pudieras aprovecharlo para encontrar a alguien que así como tú, no tenga ningún otro compromiso y sea capaz de valorarte y compartir cada momento importante contigo. 

Deja de engañarte, esa persona jamás dejará a su esposo o esposa, el compromiso que llega con el amor maduro es un lazo muy difícil de romper, lo único que esa persona busca es sentir nuevamente esa emoción y la química que llega con la primera etapa del amor, lo más superficial y físico. Para pedir el divorcio se necesitan mil y un razones más que un amante, y es menos probable aún habiendo hijos de por medio, así que lo mejor para ti, sería dejar a un lado esa idea y alejarte de esa relación que te está dañando. 

Date cuenta de lo siguiente: Una persona que evade sus problemas engañando y mintiendo, no es alguien con quien debes compartir tu vida ¿Te das cuenta? Imagina si por un milagro divino él o ella decidiera abandonar a su familia y huir a tu lado ¿No crees que podría hacer lo mismo en algún momento difícil de su relación? Abre los ojos y analiza lo que realmente estás buscando en una persona, no creo que quieras basar tu relación en deshonestidad, pues los verdaderos cimientos de una vida en pareja saludable y feliz es la confianza, el amor y la paciencia. 

Ignora todos los chantajes emocionales y dile adiós a esa relación tóxica, es lo mejor que puedes hacer por ti, si es necesario platica con alguien de tu plena confianza, una persona que no te juzgue para lograr superar esta terrible decepción. Recuerda que toda persona merece una relación exclusiva, jamás aceptes ser plato de segunda mesa. ¡Qué lo pasen bien!
Recomendados
Recomendados