“El valiente vive hasta que el cobarde quiere” Mira cómo enfrentar a una persona abusiva.


Es complicado reconocer una situación donde se sufre de abuso, ya que este puede dañar de gran manera a la persona que lo padece. Muchas veces la intimidación puede llegar a ser física o verbal, pero de igual manera provoca un daño difícil de reparar en la víctima. 

Hoy la sociedad enfrenta este gran problema, desde las escuelas, los hogares y los espacios laborales, pues este tipo de intimidación o abuso, es conocido como “bullying”. Generalmente, quienes hacen el papel de verdugos, son personas que buscan sobresalir, humillar o someter a quienes creen débiles por no manifestar una conducta agresiva. Sin embargo, el perfil de quien intimida, demuestra también una serie de problemas emocionales muy fuertes. 

Hemos visto cientos de casos de acoso e intimidación que pueden llegar a arruinar la integridad e incluso amenazar la vida de una persona, por ello es importante poner un freno a dicha situación, hay que pensar que “El valiente vive, hasta que el cobarde quiere” y es necesario hacer frente a esta problemática para no convertirse en una víctima más de este tipo de abuso. 


Es hora de reunir el valor para poner un alto a la intimidación, no dejes que nadie determine tu valor como persona, sólo tú. Toma los siguientes consejos para que puedas salir airoso de esa situación que genera frustración, miedo e incertidumbre. 

1.Ponle un alto a la intimidación

La persona abusiva siempre te tratará de humillar y hacerte sentir menos, ya sea con comentarios hirientes, con faltas de respeto, exponiéndote ante los demás para ganar su admiración. Debes ponerle un alto a esta situación manteniendo la calma, simplemente aléjate, y mantente firme, sin mostrarte afectado o atacado por lo que esa persona dice. Cuando esa persona vea que no puede quebrantar tu voluntad, se sentirá perdida y buscará llamar la atención de otras maneras, cosa que por supuesto tu debes ignorar por completo. 

2.Ignora los malos comentarios

No caigas en provocaciones, controla tu coraje, tu ira y recuerda que quien pierde el control, siempre terminará perdiéndolo todo. Deja que escupa todo su veneno sin que una sola de sus palabras te hiera. Puede ser complicado, pero primero maneja tu respiración, cuida tu lenguaje corporal y aléjate si es necesario, simplemente deja en claro que no serás parte de ese juego. 

3.Busca apoyo en otras personas

A veces puede resultar difícil enfrentar este problema de intimidación por cuenta propia, por ello es importante encontrar aliados en el entorno, ya sea en la escuela, el trabajo o algún sitio nuevo. Recuerda que cuando estamos solos somos muchos más vulnerables y los abusadores, en su cobardía, no se meterán con alguien que siempre tenga a su lado amistades y personas que le muestran su apoyo.

4.Aprende a decir no

No caigas en la provocación, tampoco dejes que te sometan u obliguen a realizar actividades, tareas o cualquier cosa que no te agrade, con voz firme, fuerza y determinación pon un alto, aprende a decir “No” y “Hasta aquí”, pues para hacer frente a las dificultades, es importante marcar límites y hacerle ver al abusador, que no podrá manipularte nuevamente, esto le quitará poder sobre ti. Demuéstrale que no será fácil el enfrentarse a ti.

5.Trabaja en tu seguridad emocional

Confía en ti, en tu valor como persona, no dejes que las humillaciones y las burlas de una persona te hagan sentir menos; recuerda que la mayoría de los abusivos, son personas que algún día fueron víctimas también. Siéntete bien contigo mismo, recuerda que el amor propio es tu mejor arma para conocerte y lograr superar esta mala pasada.

6.No dejes que otros te digan que hacer

No dejes que te manipulen para que actúes de cierta manera; un abusador busca ejercer control o sentirse con poder sobre tus emociones ¡Jamás le des esa satisfacción! Recuerda que tú no puedes controlar las reacciones de otros, pero sí eres dueño de tu actuar, demuestra que eres lo suficientemente maduro e inteligente emocionalmente para hacer frente a sus absurdos chantajes o amenazas.

7.Fortalece tu personalidad

Tu lenguaje corporal es una buena manera de fortalecer la manera en la que hablas y haces las cosas. Tu postura, tu manera de caminar y el sentirte feliz contigo mismo, tiene un impacto sumamente positivo en cómo te ven los demás. Demuestra que sabes cuales son tus virtudes, habla con voz fuerte y con seguridad, así como autocontrol. Tal vez no sea una gran experiencia el haber sufrido de abuso o intimidación, pero sin duda te dejará un gran aprendizaje que fortalecerá tu voluntad y personalidad, forjando tu carácter y volviéndote una persona más fuerte. 

Recuerda que la violencia nunca es la solución, la mejor manera de jamás volver a sufrir de este tipo de abuso es manteniéndote alerta, estando siempre al pendiente de lo que ocurre a tu alrededor y siendo consciente de que nadie puede hacerte sentir menos. ¡Valórate! y no pienses que estás solo, busca siempre a la gente que te apoya para que puedas salir de esa complicada situación. 

Recomendados
Recomendados