¿Esposa o sirvienta? ¿Qué hacer si tu esposo no te valora? No aceptes menos de lo que mereces


Aunque hay matrimonios ejemplares en nuestro entorno, también hay parejas que no muestran el amor que sienten uno por el otro. El tiempo y las obligaciones les han cambiado y donde alguna vez hubo amor y cariño, hoy solo queda servilismo.

Esta palabra suena fuerte, pero es mucho más grave su concepto, el hecho de convertirse en el servil de la pareja, de atenderle como si se fuera un esclavo. Hoy quiero compartir contigo este delicado tema y lo que puedes hacer para detener esa peligrosa forma de convivir con tu pareja. 

Imagínate, cuando empezamos a convivir con ese ser especial, nos esforzamos por ser todo lo que él o ella espera, queremos complacerle en todos los sentidos y aquí es donde olvidamos esa pequeña línea del amor propio, confundimos el servir con el servil. Las muestras de amor disminuyen y entonces solo queda esa imagen de que la pareja está para “servirle”, para cumplirle caprichos, hacer la comida, mantener su ropa limpia y en orden, incluso la relación física se da sólo por complacer a una de las partes, pero no por deseo propio. 


Lo más grave del caso es que la parte servil (que tanto puede ser un hombre como una mujer, aunque en ellas es más común) olvida que también tiene necesidades físicas y emocionales, que hace todo por la otra persona y hasta recibe malos tratos porque no se cuida, ha subido de peso, ya no se arregla, no se les permite emitir una opinión sobre algo que involucre a la pareja o a una de las partes… una serie de ataques que lastiman su autoestima. 

Es cierto, parte de demostrar amor es servir, buscar el bienestar de la otra parte, pero no debemos olvidarnos de que si nos perdemos, si dejamos de cuidarnos, la otra pareja dejará de ver aquello que le enamoró de nosotros.

¿Qué hacer si hemos caído en una relación de servilismo? Aquí algunas sugerencias que podrán ayudarte a remediar la situación : 

1.- Haz tiempo para ti. 

Nadie más te cuidará si tú no lo haces primero. 

2.- Sé consciente de tus virtudes

Todos tenemos defectos pero ¿qué hay de lo bueno? Recuerda todas esas cosas que te hacen un ser único y especial. 

3.- Pídele apoyo a tu pareja con las actividades que sean posibles

Así él o ella valorará tu tiempo y tu esfuerzo. Recuerda que el hogar, los hijos y el mantener el amor es responsabilidad de ambos. 

4.- Aprende a decirle NO a tu pareja

Hay cosas donde sabes que realmente necesita ayuda, pero otras donde puede arreglárselas solo o sola, permite que redescubra sus habilidades, no le conviertas en alguien dependiente de ti. 

5.- No te guardes lo que sientes

Es imposible que tu pareja sepa lo que te inquieta si tú no se lo dices. Busca el momento adecuado, uno donde tenga tiempo y pueda brindarte toda su atención, exprésale la situación y traten de llegar a un acuerdo mutuo. Quizá él o ella dio las cosas por hechas pero quiere demostrar su amor por ti.

Si se niega y te exige que todo siga igual, quizá debas considerar una separación, pues la pareja está para apoyarnos, valorarnos, amarnos, complementarnos, para hacer un equipo y si no cumple eso, te lastimará enormemente, eso no es vida. 
Recomendados
Recomendados