Esta es la forma más inteligente de lidiar con gente gritona y manipuladora. Nunca volverá a gritarte


A todos nos ha pasado que en algún momento de la vida laboral, en el ámbito personal o con la misma familia, hemos sufrido a causa de gente irracional que en vez de portarse abiertamente y ser comprensiva, ataca a los demás con una conducta agresiva al punto de llegar a los gritos e insultos ¿Qué hacer ante una actitud tan dañina y negativa?

Por supuesto que no debemos permitir las humillaciones a las que estas personas llenas de ira y frustración quieren someternos, sin embargo, hay que aprender a abordar de manera inteligente este tipo de conductas, ya que si nos ponemos como dicen “al tú por tú” saldremos perdiendo, ya que cuando tratamos con alguien que se encuentra alterado, el ponernos al mismo nivel solamente nos hará más vulnerables ante sus agresiones. Recuerda que para que se de una comunicación efectiva y resolver los problemas, es necesario que permanezca la cordura entre ambas partes. 


Lo primero que se debe hacer ante una situación desesperante es mantener la calma, armarnos de paciencia y manejarse con prudencia. Aquí te dejaré algunos consejos para lidiar con una persona que alza la voz e intenta agredir:



1. Permanece en calma

No te alteres, recuerda esta frase siempre “El que se enoja pierde” ya que el caer en el mismo estado de furia y coraje, solamente agregará tensión a la situación. Ten paciencia, controla tu estado de ánimo con ejercicios de respiración y se asertivo. Relájate un poco y hazle ver a esa persona que su tono de voz está muy elevado y que no hay motivo alguno para ello. Muchas personas tienen ese reflejo inconsciente, debido a problemas de carácter o mal manejo de la ira, por lo que es necesario señalarlo, ¡De manera respetuosa claro está!. 

2. Escucha y repite

Si las cosas aún siguen muy acaloradas, mantén tu actitud relajada, escucha con atención lo que dice, manteniendo en todo momento el contacto visual; cuando sea prudente, repite lo que esa persona te ha dicho, para que sienta que está siendo escuchada y comprendida pero sin decir “Te entiendo” ya que este par de palabras muchas veces desatan una conducta aún más agresiva, ya que el otro siente que estás siendo falso y que “le estás dando por su lado” Cuando notes que la persona está un poco más relajada, podrás ofrecer tu punto de vista y estará más preparado para escuchar sin interrumpirte. 

3. No te pongas a su nivel

Si esa persona actúa con agresividad, desprecio y de forma grosera evita caer en la misma actitud; no te rebajes a su nivel, recuerda que en una de las partes debe caber la cordura para llegar a una solución. Siempre se respetuoso pero exigiendo lo mismo, no le des armas al gritón para que continúe agrediendo. 

4. Establece límites

Si la persona no quiere mantener la calma ni escuchar razones, se firme y de una manera segura, eleva un poco tu tono de voz y con seriedad hazle saber que no tolerarás una conducta grosera, ya que tú te estás dirigiendo respetuosamente. No permitas jamás que te humillen, y mantén tu distancia entre esa persona y tú, aléjate unos cuantos pasos si es necesario, haciéndole ver que continúa elevando su voz. 

5. A palabras necias, oídos sordos

No te tomes personal ninguno de los insultos o palabras hirientes que buscan descalificar tu persona, recuerda que las personas agresivas y con problemas de ira, buscan descargar su furia a través de los gritos y culpando a los demás de sus emociones; toma en cuenta que tú no eres responsable de la manera en que los demás reaccionan, limítate a escuchar, controlarte e ignora los comentarios que buscan dañarte y hacerte sentir mal. Cuando vea que su conducta negativa no tiene efecto en ti, se sentirá perdido y dejará fuera las provocaciones. 

6. Analiza la situación, y si es necesario retírate. 

Si la discusión ha durado demasiado y esa persona insiste en mostrar la misma conducta agresiva, piensa ¿Vale la pena gastar mi tiempo en hacer entender a esta persona? ¿Realmente estamos llegando a una solución? Si la respuesta es “No” simplemente limítate a decir que te encantaría retomar la conversación con la actitud correcta de parte de ambos. 

Recuerda, hay batallas que no vale la pena continuar, sobre todo cuando las personas no están dispuestas a cooperar y solamente buscan “pelear por gusto”. Se asertivo y no te rebajes. Espero que estos consejos te ayuden a lidiar con una persona agresiva y gritona en cualquier ámbito. ¡Hasta la próxima! Y que lo pasen bien.

Recomendados
Recomendados