Estas son las 7 cosas que NUNCA debes envidiar de otra mujer. No envenenes tu alma


La envidia es un sentimiento negativo que lamentablemente todos hemos sentido al menos una vez en la vida, o quizá hasta varias, sobre todo hacia aquellas personas que pensamos son más afortunadas que nosotros, y ello evoca pensamientos que afectan nuestra capacidad de disfrutar la vida, alimentando el deseo de venganza irracional y de ver sufrir a los demás. Es muy común sentir envidia del vecino porque se compró un coche nuevo último modelo, o envidiar que la amiga tiene mejor cuerpo ¡claro! Pues este sentimiento negativo surge porque nos enfocamos en los resultados, los frutos de los cuales nuestros semejantes gozan, pero jamás pasa por nuestra mente la pregunta ¿Qué hicieron ellos para obtener tales resultados?

La psicoanalista Melanie Klein, autora del libro “Envidia y gratitud” afirma que el sentir envidia, hará que crezca en nosotros el deseo de dañar a otros, y con ello se disminuyen también los sentimientos de amor, ternura y gratitud, ya que nos volvemos incapaces de ver más allá de las recompensas que esas personas han logrado, no vemos el esfuerzo y lo que hay detrás. 


No te amargues tratando de compararte con otra persona, lamentablemente, hoy con el uso de las redes sociales, este tipo de comparaciones, se ha vuelto mucho más común, ya que constantemente buscamos ver que es lo que nos hace falta para tener la “vida perfecta” que todas esas personas aparentan tener, recuerda que si hay algo que no te agrada de tu vida, de tu entorno en incluso de tu físico, debes tomar en cuenta que para cambiarlo es necesario actuar y no vivir comparándote los demás. 


Trata de cambiar esa envidia tan terrible que envenena tu alma, por admiración, aprende a ver a esas personas que han logrado tanto en su vida como ejemplos a seguir, no te enfoques en desear de manera enfermiza, ni en competir y obtener lo que los demás poseen, mejor trabaja en aprende a apreciar lo que tienes ahora y a luchar por conseguir tus objetivos por tus méritos. 

Aquí te diré qué es lo que jamás debes envidiar de una persona, explicando el porqué de cada uno:

1. Su pareja

Cada quien escoge a su pareja, nuestra vida es el resultado de las buenas o malas decisiones que hemos tomado en el camino, así que el estar bien o no con la pareja, depende del trabajo en equipo que se realice para enfrentar los problemas. Hay que considerar que cada dinámica familiar es diferente, en lugar de quejarse de la pareja y sentir envidia por la relación del amigo o del vecino, es necesario ponernos a pensar ¿Qué puedo hacer para mejorar mi matrimonio? ¿En qué he fallado para sentirme así? Ante todo ello, buscar soluciones y no culpables, y mucho menos desear tener como esposo o esposa a otra persona, la solución no es cambiar de pareja, sino de actitud. 

2. Su físico

¡Uy! Como me ha tocado escuchar a señoras que cada que ven una fotografía o que ven pasar a una mujer guapa y de linda figura en la calle diciendo “Seguramente no tiene otra cosa que hacer más que ir al gimnasio” “Ha de estar operada” “Ni ha de tener hijos” En fin, la lista puede seguir, pero eso solamente demuestra la envidia que puede sentir una persona. Por lo general esas mujeres que critican y sienten esa negatividad, han descuidado su físico y no toman en cuenta que quizá otras se mantienen en forma a base de disciplina, sacrificio y buenos hábitos alimenticios, así como rutinas de ejercicio.

Si hay manera de cambiar y alcanzar nuestras, metas, pero para ello es necesario dejar de lado la flojera y darnos tiempo para mejorar, ya que sintiendo envidia, nuestro físico no cambiará. 

3. El trabajo 

Quizá hayas en alguna ocasión envidiado a tu compañero que logró un acenso, quien después de años de estar desempeñando el mismo puesto que tu, fue elegido por el jefe para liderar el departamento, y ahora tu te preguntas ¿Por qué lo eligió a él y no a mi? Pero en realidad deberías analizar ¿Qué hizo él y qué dejé pasar para no haber sido elegido? Recuerda que muchas veces no somos capaces de ver las oportunidades, y éstas llegan en los momentos menos esperados, sin embargo nuestras acciones y desempeño siempre hablará por nosotros. 

4. La actitud

He sido testigo de cómo algunas personas suelen molestarse o acusar de ser falsas a aquellos que siempre tienen una sonrisa en el rostro, o que no se desesperan o se entristecen cuando las cosas se ponen difíciles ¿Por qué les resulta tan increíble pensar que existe algo más que negatividad y frustración para enfrentar los problemas? Deja a un lado esa envidia y esa molestia, no ganarás nada tratando de hacer menos a alguien, o dudando de su sinceridad, mejor aprende a controlar tus emociones y toma nota de lo bueno de aquellas personas que saben mantener la calma ante la adversidad. 

5. Bienes materiales

No envidies la ropa, los zapatos, los autos o el hogar de otros, el molestarse con las bendiciones de otros demuestra que la envidia se ha apoderado de tu vida, y de ti. Recuerda que enfocarnos en los éxitos y la vida que llevan los demás, nos hace olvidarnos de todo lo bueno que nos rodea, además, nos arriesgamos a ver solamente “la punta del iceberg” sin saber en mucha gente aparenta algo ser algo que no es, y nosotros caemos en ese juego. No dejes que tu vida se convierta en una eterna comparación entre lo que tienes y lo que el otro tiene. 

6. Personalidad

Cada persona es única ¿Para que esforzarse en imitar o ser como alguien más? Esa es la belleza de este mundo, el ser inigualables y enriquecer a los demás con nuestras cualidades diferentes, quizá no seas tan bueno para entablar conversaciones con desconocidos, pero eres una persona sincera y amigable una vez que te sientes en confianza. Tal vez no seas precisamente “el alma de la fiesta” pero cuando se trata de aconsejar a otros, tienes siempre las palabras exactas. Deja de pensar que si fueras como tal o cual persona, tu vida sería mejor, quizá si sería diferente, pero hay cualidades en ti que nadie puede igualar, aprende a amarte y aceptarte tal y como eres, pues esa es la única manera en la que podrás ser feliz  y sentirte pleno.

7. Su éxito

El éxito depende completamente de nuestras decisiones, de lo que hacemos y también de la manera en la que hemos planeado alcanzar nuestras metas. Aprende a enfocarte en la manera de conseguir tus objetivos, por supuesto que también se vale rodearse de personas exitosas, cuyas experiencias puedan ayudarte a poner tus ideas en orden, pero nada de envidias o malas caras, recuerda que para triunfar, siempre es bueno mantener una actitud positiva.

Espero que estos consejos te sean útiles para lograr superar esa negativa sensación de envidia, recuerda que para sentirte mejor con tu persona, es necesario dejar atrás malos hábitos que no te dejan crecer y mejorar. ¡Ánimo! Aún estás a tiempo de ser la mejor versión de ti. 
Recomendados
Recomendados