Este es el hábito que más matrimonios destruye. Mira qué hacer para no poner en riesgo el tuyo


Hemos comentado en notas anteriores que la confianza es soporte vital en las relaciones de pareja; en un matrimonio próspero y feliz no debe haber mentiras porque alejan a las personas y crean dudas, conflictos e inseguridades. Pero ¿qué pasa cuando una persona miente de manera crónica?

Existe un trastorno llamado mitomanía; quienes lo padecen suelen decir mentiras en forma compulsiva, exageran los hechos y pueden crear historias fantasiosas y difíciles de creer; pero lo más preocupante es que lo hacen inconscientemente. A algunos les parece invención de los mentirosos conscientes para justificar su comportamiento, pero es una enfermedad real que afecta a muchas personas e incluso puede llegar a destruir matrimonios.


¿Crees que tu pareja miente de manera enfermiza o patológica? Aquí puedes conocer más sobre este trastorno, para buscar ayuda profesional y evitar una crisis en tu matrimonio. 



1. La mitomanía es una enfermedad real


Aunque muchos lo crean imposible este trastorno es real. Las mentiras compulsivas son la manifestación de otro tipo de trastornos, generalmente inseguridades, traumas de la infancia y problemas de autoestima. La psicóloga Angie González comenta que quien lo padece persigue objetivos específicos con sus mentiras, por ejemplo: agradar a otros ofreciendo una falsa imagen de sí mismo, creando generalmente una realidad alterna, pues busca obtener un beneficio psicológico y no de otro tipo, sin preocuparse por las consecuencias al ser descubierto. 

“Cuando ves que la persona está mintiendo porque hay un beneficio psicológico, de placer, de relajación, de construcción de una realidad alterna, hablamos de un mentiroso compulsivo o un mitómano”, aclara la experta.  

2. ¿Cómo afectan las mentiras en el matrimonio?


La persona que miente compulsivamente siempre tratará de crear historias y relatos sobre eventos que no necesariamente ocurrieron, para agrandarse ante los demás. Puede mentir a su pareja de un ascenso en el trabajo, por algún evento al que asistirá, tal vez mienta respecto del aprecio que le tienen los demás o sobre sí misma y la manera en que ha manejado situaciones estresantes.

Si la pareja se da cuenta de este trastorno la relación corre el riesgo de fracturarse, ya que cuando se conoce la tendencia a mentir de la pareja, el peso de las decisiones recae en una persona e incluso el mitómano suele ser ignorado. Pueden sufrir de aislamiento por parte de familiares y amigos.

3. Desarrollo del trastorno


Por lo general las personas que desarrollan este trastorno suelen considerarse como adictas a mentir, ya que tienen ciertos rasgos parecidos a quienes dependen de alguna sustancia. Esto se debe a que la mentira produce una sensación placentera de acuerdo con un proceso químico cerebral, como lo establece la Dra. Angie González. 

El psicólogo Juan Moisés de la Serna menciona que el mitómano también presenta los siguientes síntomas:

●Maneja niveles altos de estrés y ansiedad, que lo orillan a mentir

●Tiene pensamientos inconscientes y repetitivos que también lo incitan a la mentira

●Se vuelve incontrolable su necesidad de mentir, es un impulso repentino. 

● Tiende a exagerar la realidad o adaptarla a su conveniencia

●Mediante sus mentiras y fantasías busca despertar admiración en quienes lo rodean

● Tiene baja autoestima y busca reforzar su valor inventando una realidad alterna 

● Vive con miedo y ansiedad de ser descubierto

● Sus habilidades sociales son muy limitadas, por ello se refugia en las mentiras para agradar a otros. 

● Miente cada vez más sobre cosas delicadas y pierde el sentido de la realidad. 

● Cree sus propias mentiras

Como todo mal hábito, mentir se convierte en un vicio cada vez más difícil de controlar; por lo que es importante aprender a identificar estas conductas y buscar solución a tiempo, pues no solamente peligra la integridad y la salud mental de la pareja sino también la relación. 

4. Características del mitómano


Generalmente el mentiroso compulsivo suele ser narcisista, es decir que tiene admiración desmedida a su persona, al menos en apariencia, ya que trata de cubrir su baja autoestima e inseguridades.

●Son desconfiados y se les dificulta entablar relaciones exitosas. 

● Son incapaces de aceptar la realidad de su vida y entorno, por ello crean elaboradas fantasías. 

● No piensan en las consecuencias al momento de mentir pero viven con miedo a ser descubiertos

● Pueden desarrollar o padecer trastornos de personalidad

● Algunos mitómanos han sido diagnosticados con trastorno bipolar y esquizofrenia. 

5. ¿Existe solución?


¿Has identificado alguno de estos síntomas o comportamientos en ti o en tu pareja? Es importante poner atención a las conductas destructivas y tratar la enfermedad a tiempo, para devolver el equilibrio a tu vida y a la relación. Para ello es necesario acudir a terapia, pues solamente un profesional podrá ayudar a la persona a superar dicho trastorno. 

La Dra. González menciona que es importante poner atención a los cambios e inconsistencias en las historias que cuenta el mitómano, ya que sólo así estaremos seguros de que padece dicha enfermedad. “Estos trastornos de la personalidad hay que trabajarlos con mucho cuidado porque no puedes sentar a la persona frente a su mentira como si estuvieras haciéndole un juicio; tiene muchos problemas en la estructura de su personalidad como para poder reconocerse, evaluarse y admitirse tal como es”. 

Toma en cuenta esta información y no dudes en pedir ayuda a tus familiares para solucionar el problema.

Recomendados
Recomendados