Estos son los daños que sufre tu cerebro cuando te rompen el corazón. Mira por qué duele tanto…


Cuando terminamos una relación amorosa es común que se diga que nos rompieron el corazón, pero estudios científicos han demostrado que en realidad no es este órgano el más afectado por la situación. Todo eso del corazón es una idea falsa, en verdad es el cerebro quien nos provoca tanto dolor.

La idea suena un poco rara, pero en este texto compartiré contigo algunos hallazgos científicos que te ayudarán a entender la relación entre la ruptura amorosa, tus ideas y tus sentimientos. 



¿Qué pasa en el cerebro cuando nos enamoramos? 

Linda Ana María Vargas, experta en psicología, explica que al compartir tanto con otra persona nuestro cerebro libera hormonas como serotonina, oxitocina y dopamina, sustancias que nos hacen sentir felices, enamorados y en completo bienestar. 


Facundo Manes, neurólogo y neurocientífico, afirma que al enamorarnos activamos una red de neuronas a la que llamamos “sistema de recompensa cerebral”, la cual nos brinda las sensaciones más intensas de la vida, disminuye las áreas del cerebro que elaboran juicios y por eso nos perdemos en la emoción del momento. 

¿Qué pasa en el cerebro cuando terminamos una relación? 

En sí es un proceso parecido a enamorarse pero a la inversa. Hay sistemas neuronales que entran en conflicto porque tu relación era como una adicción por el bienestar que brindaba a tu organismo, por lo tanto el cerebro hará todo lo posible por volver a sentir todo eso.  


No importa el tiempo que pasaste con tu expareja. Al principio de la ruptura todo será como una obsesión donde todo lo que te rodea te hará pensar en esa persona; tu cerebro necesita más de ese amor, aunque deberá aprender que no será posible. El “circuito de recompensa cerebral” sigue trabajando, así que te motivará a arriesgar todo para recuperar a tu pareja. En otras palabras: el cerebro hace lo necesario para acercarte a esa persona, hasta te anima a buscarla y acceder a sus condiciones para continuar la relación, lo que luego causa arrepentimiento. 

Investigaciones científicas demostraron que cuando se pasa por una ruptura amorosa, el cerebro activa las áreas encargadas del estrés y del dolor físico, por eso te sientes tan mal en el momento. Puede haber problemas digestivos y del corazón y es lo que te hace sentir muy decaído. De hecho, las experiencias intensas crean neurocircuitos muy resistentes, por lo tanto es más difícil superar la ruptura.


Lucy Brown, neurocientífica de la Universidad de Medicina Einstein, aclaró que estos efectos de la ruptura en el cerebro y el organismo pueden durar de 3 meses a un año, pero que el tiempo varía en cada persona. Así que no te sientas mal si tardas un poco más o menos que tus conocidos. 

Por su parte Antoine Bechara, experto en neurobiología, descubrió que los seres humanos tenemos una memoria emocional, en la cual relacionamos experiencias, objetos, sonidos, sabores, imágenes, texturas y emociones, con una persona en especial. 

El científico también mencionó que el cerebro puede crear un conflicto porque los marcadores somáticos suelen enviar información sobre la expareja aunque estemos con alguien nuevo. En este caso el tiempo creará marcadores nuevos para asociar esos viejos estímulos con nuevas sensaciones. 

La buena noticia es que como todo es un proceso de reacciones químicas, tu cerebro también trabaja para equilibrar tus emociones. Debes dar tiempo al tiempo, seguir tu vida en la medida de lo posible, apoyarte en tus seres queridos y cerrar ese ciclo. Si se te dificulta, busca ayuda profesional. 


Recuerda que la ruptura no deja de ser una pérdida y vivirás las mismas etapas que cuando muere un ser querido: negación, ira, dolor, culpa, miedo al futuro, depresión y aceptación. Lo importante es valorar la experiencia, agradecer lo bueno y lo malo que aprendiste, y continuar tu vida para ser feliz. 

Recomendados
Recomendados