Haz tu parte, Dios hará la suya. 7 consejos para creer en ti y lograr cualquier cosa que te propongas


A lo largo de mi vida, tanto en forma profesional como en el ámbito personal, me he encontrado con muchas personas que se quejan. Entre las molestias principales están su trabajo, su pareja, su aspecto físico, su salud, sus bienes materiales, los hijos y más. Lo que más me sorprende es cómo situaciones tan simples las convierten en problemas serios y lo peor, el cómo no hacen nada para cambiarlo, insisten en que esos son los planes de Dios o que simplemente “así les tocó vivir”.

En esta ocasión quiero abrirte los ojos a todas las posibilidades que tienes frente a ti. Claro que nuestra fe nos ayuda en momentos difíciles, pero no podemos esperar que todos esos cambios ocurran sin hacer nuestra parte. Permíteme compartirte siete consejos que te harán transformar tu situación actual con base en 7 deseos que la mayoría de nosotros tenemos : 

1.- Deseo de buena salud

Las cosas no van a ocurrir solas , simplemente por pedirle a Dios o a cualquier energía superior en la que tengamos fe. No nos sirve pedir buena salud y entonces seguir abusando del cigarro, del alcohol, alimentándonos mal y sin nada de ejercicio. ¡Manos a la obra! Actívate, mejora tus hábitos y tu bienestar llegará. 


2.- Deseo de un mejor trabajo

Muchas personas están en trabajos que no les agradan porque tienen necesidades económicas o porque no encontraron algo mejor… ¿en qué momento dejaron de buscar? Si anhelas algo más, pregunta en tu empresa por otros puestos, quizá no te han ofrecido algo porque no has expresado que quieres cambiar. Otra opción es seguir buscando, puedes dejar este trabajo cuando hayas asegurado uno mejor, mientras tanto trata de dar un mejor desempeño en lo que haces, tu actitud tiene mucho que ver, reacomoda tu oficina, respeta tus horarios, mejora las relaciones con tus compañeros y verás un gran cambio. 

3.- Deseo de mejores hijos

Lo primero que debes entender es que ellos harán lo que vean en ti y en tu pareja, no lo que les digan. Involúcrate en su vida, dales responsabilidades y consecuencias si no las cumplen, la mejor manera de tener a tus hijos centrados es con tareas que puedan cumplir. ¿Su actitud no es la mejor? Marca bien los límites, sé que en ocasiones es difícil tener paciencia pero aquí es donde pueden aprovecharse, no te dejes. 

4.- Deseos de mayor estabilidad económica

Entiendo que la situación económica es difícil en la actualidad, pero no podemos escudarnos en eso para justificar una mala administración personal. Distribuye tus recursos de acuerdo a prioridades y no a comodidades. Esto te ayudará a eliminar gastos innecesarios y podrás ahorrar para algo más importante como una casa, un automóvil o unas vacaciones. 

5.- Deseos de no sentir que eres el único con esa “gran carga”

Es fundamental que cuentes con un sistema de apoyo, me refiero a amigos y familiares de tu plena confianza, que puedan escucharte, brindarte algún consejo o ayudarte con lo que se te haga difícil, pero sobre todo que te hagan sentir confianza en ti mismo.

6.- Deseo de ser como los demás

Siempre habrá personas que nos impresionen con sus logros, su forma de ser, la manera en que lucen, pero no debes olvidar la enorme cantidad de cualidades que tú también tienes. El arreglo personal puede cambiarse en cualquier momento, pero tu actitud tiene más peso, acéptate como eres, incluso con todo aquello que no te resulta fácil y lograrás mucho más en la vida.

7.- Deseos de mejores oportunidades en general

¡Sal a buscarlas! El tiempo que pasas quejándote de lo que no tienes es el mismo que podrías usar buscando las oportunidades que te cambiarán la vida, rara vez nos llegan así de la nada. Establece tus prioridades y traza un plan de vida para alcanzar cada una de esas metas, enfócate en el trabajo que cada una requiere y pon todo tu esfuerzo y corazón en ello, verás que cambia tu vida mejora en varios aspectos.

Tú tienes el poder de mejorar en todo lo que te propongas, solo es cuestión de creer en ti. 
Recomendados
Recomendados