Las 2 palabras mágicas que harán que tu esposo se comprometa a amarte para toda la vida


Parece increíble cuántas mujeres hablan sobre la falta de compromiso de su pareja. Algunas esperan que ese hombre con el que han salido por fin se convierta en su novio, otras esperan que el noviazgo se convierta en un compromiso y eventualmente en un matrimonio, pero algo falla en el proceso. Sobra decir que incluso cuando la pareja ya está casada, puede haber esta falta de responsabilidad.

Hoy quiero compartirte dos palabras que harán que ese hombre se comprometa contigo y los motivos por los que ese tipo de formalidad en la relación pueden inquietarlo. Te seré honesto desde ahora, quizá tendrás que tomar una decisión drástica, pero vale la pena porque todo resultará en lo más importante: tu felicidad.


Gran parte del cambio debe venir de ti, por lo tanto, un hombre no se comprometerá si no ve que estás por completo dentro de la relación y lo que implicaría una vida contigo. Lamentablemente gran parte de los divorcios se dan porque no se cumplen las expectativas que la pareja tenía sobre su contraparte. 



La frase que tu pareja debe escuchar para formalizar la relación y comprometerse contigo es: “Estoy lista”. Pero antes de que te aceleres y le digas esto, ¿sabes qué implica esa idea? 

Estar lista para un hombre es pensar en que tú vas a complementar su vida, que lo apoyarás con proyectos de otro tipo, que lo vas a respetar, que sabrás que en ocasiones no estarán de acuerdo pero no por eso no te ama; que confías en él por completo y que hay algo mejor para ustedes luego de dar este paso. 

Debes pensar en que en ese compromiso mayor no será solamente lo que tú quieres o esperas, también estará lo que él desea. Esto me lleva a hablarte de las razones por las que un hombre no se compromete, pues me he encontrado con varios que por presión de su pareja asumieron un compromiso para el que no estaban preparados y el resultado fue un fracaso.

Los motivos más frecuentes por los que los hombres huyen del compromiso son: 

1.- Se sienten cómodos con la relación

Les han dado tanto que no sienten que necesiten algo más. Tienen amor, respeto a su espacio y hasta en la cama todo marcha bien,  ¿por qué se verían obligados a buscar algo más? No lo entregues todo, para que se sienta motivado a ir más allá. 

2.- Tienen otras prioridades

Su trabajo, viajar, seguir saliendo con sus amigos… y entre todo eso no contempla “sentar cabeza”. Lo mejor sería no perder tu tiempo. 

3.- Se han ocultado expectativas uno del otro

Mientras tú esperas un compromiso más serio, él simplemente quería pasar el rato o quiere estar contigo pero aún no se quiere casar. ¿Cuándo fue la última vez que hablaron sobre las metas de vida de ambos? 

4.- Quieren una mejor posición profesional y económica

En el libro “Actúa como dama… pero piensa como hombre”, de Steve Harley (el cual te recomiendo leer si te es posible), se especifica que el hombres ha crecido con la idea de que tiene que ser el protector y proveedor de la familia, por lo tanto no se comprometerá si no tiene tres cosas: es alguien importante, hace algo importante y gana suficiente dinero. 

¿Has notado a tu pareja incómoda porque ganas más que él? Quizá sea un tema que deban tratar a la brevedad.

5.- Las presiones de la mujer son demasiadas

Muchas veces la pareja se atrae y todo va de maravilla, pero entonces la mujer empieza a comportarse diferente de manera que causa conflictos, tiene una idea muy marcada de lo que debe ser la relación y se olvida de que no hay fórmula mágica. Lo único necesario para que la relación funcione es que ambos den lo mejor de sí, para mantenerse felices y satisfechos. En tu relación no funcionará necesariamente lo mismo que ha servido a tus amigas y a sus parejas, no te atormentes por lo que “debe ser”. 

Debes estar consciente de algo muy importante: no por formalizar el compromiso con tu pareja harás que él cambie. Muchas mujeres se casan y piensan que con eso lograrán que su esposo sea distinto, pero en el amor eso no va. “Cuando nos casemos va a dejar de salir”, “después de la boda me dedicará más tiempo”, y otras ideas similares, son cosas que no van a ocurrir y que si las esperas sólo te causarán frustración. 

Tampoco se trata de esperar hasta que el hombre esté listo. Imagínate: hablas con tu pareja y él insiste en que así están bien, pero te quedas con la espinita de que querías algo más. ¿Estás dispuesta a sacrificar tus metas de vida por alguien que tiene otras muy distintas? Si van por caminos distintos, no podrán avanzar como pareja ni como individuos. 

¿Estás lista para dar el siguiente paso?

Recomendados
Recomendados