Luego de llamar a los bomberos arrojó a su bebé por la ventana para salvarla. Desgarradora historia


Cuando una mujer se convierte en madre sabe que la vida de su recién nacido depende completamente de ella. Trata de estar siempre al pendiente de las necesidades de la criatura y, por supuesto, si es necesario no dudará en dar su vida para salvarla. 

Dicen que el amor de una madre es el único incondicional y eterno, lo vemos en las pequeñas acciones cotidianas; en los abrazos, en los besos de buenas noches, en las miradas dulces y en las caricias que calman cualquier malestar. Me gustaría dedicar esta reflexión a una joven madre que luchó con todas sus fuerzas para ayudar a su bebé. El nombre de esta mujer es Shelby Carter, y a sus 21 años se convirtió en heroína. 




Shelby Carter, originaria de Illinois, Estados Unidos, era una jovencita alegre y positiva, tenía valiosas amistades y era muy apegada a su mamá. Se enamoró a temprana edad y se convirtió en madre de una hermosa niña a la que llamó Keana.


Llena de emociones Shelby celebró su cumpleaños número 21 al lado de su prometido, su madre, algunas amistades y su pequeña Keana. Un día después su destino dio un vuelco inesperado: un sorpresivo incendio la atrapó en el segundo piso de la casa de su madre, donde estaba sola con la bebé.


La joven no sabía qué hacer, estaba desesperada al ver el fuego cubrir la escalera de acceso al primer piso. No podía salir a pedir ayuda pero alcanzó a llamar al número de emergencia 911. Describió la magnitud del siniestro y mencionó que tenía problemas para respirar, el humo invadía sus pulmones y cada vez le era más difícil hablar. 

Sabía que el humo también afectaba a su recién nacida. El oxígeno era cada vez menos, y con desesperación trataba de encontrar una salida. La única opción era arrojarse por la ventana, pero ¿y su bebé? Ese pensamiento rondaba por la mente de la joven madre, y aunque los bomberos iban en camino el tiempo se agotaba, así que Shelby tomó una decisión desesperada.



Estaba segura de que su bebé moriría si se quedaba ahí hasta que llegara la ayuda. Entonces tomó el asiento para auto de Keana, la sentó con mucho cuidado y acomodó el frágil cuerpecito. Seguramente con lágrimas en los ojos y con tos intensa por causa del humo envolvió el conjunto, y con la poca fuerza que le quedaba lo arrojó por la ventana, en una despedida trágica y difícil, pero que al final salvó la vida a su bebé. 


Al llegar los bomberos vieron en llamas el primer y el segundo piso de la casa; comprendieron que los daños serían totales y que no habría sobrevivientes. Pero el jefe de bomberos voluntarios, Ed Foglesonger, decidió buscar a la mujer que había hecho la llamada al 911. 

Su sorpresa fue enorme al acercar una escalera a la ventana rota del segundo piso: en el patio vio un extraño bulto con una alfombra encima. Lo destaparon con cuidado y vieron a una pequeñita asegurada en un asiento de auto para niños. Era Keana, quien respiraba con dificultad pero parecía estar bien. 


Impresionados y conmovidos, los bomberos llevaron a la menor al hospital más cercano. Lamentablemente, al revisar la casa encontraron el cuerpo sin vida de Shelby, quien con su último aliento había arrojado a su pequeña por la ventana. Su muerte fue una tragedia que sacudió a todo el vecindario, porque en medio del peligro la joven madre venció el miedo y salvó a su pequeña. 

“Las palabras no describen lo que pasó en nuestra comunidad hoy día. Hemos experimentado en este departamento un sentimiento que nadie se imagina y que no queremos que pasen. Las palabras no pueden expresar lo que realmente sentimos. Nuestros pensamientos y oraciones son para esta familia…”. Tras compartir estas palabras de solidaridad de los bomberos, Anna Steelman, amiga de Shelby, afirmó que ésta siempre fue una mujer fuerte, y que se sentía orgullosa de su valentía. 

Este fue un duro golpe para DeShawn Davis, prometido de Shelby, y para la mamá de ella, pero a pesar de todo agradecen el valor y el instinto de la joven, por dar la oportunidad de vivir a su pequeña Keana. 


El amor de una madre no conoce límites, si es necesario abrazar la muerte para defender la vida de un hijo lo hará sin pensarlo dos veces, tal como Shelby Carter. Esperamos que su familia encuentre consuelo después de esta tragedia. 
Recomendados
Recomendados