Mira cómo el estrés está destruyendo tu vida y a tu familia. Elimínalo de esta manera…


¿Sabías que el estrés te puede traer serios problemas físicos y emocionales? Muchas personas no son conscientes hasta que nivel puede llegar a afectar este mal, pues no solamente se manifiesta con molestias físicas, como el dolor de cabeza, fatiga y mal humor, sino que puede llegar a tener consecuencias en nuestro entorno familiar, pero lo peor de todo es que muchas veces no nos damos cuenta del daño que hacemos a nuestros seres queridos, después de un día de trabajo estresante. 

El estrés, puede llegar a contaminar nuestro entorno, volviéndonos tóxicos para quienes nos rodean, y normalmente, el mal humor, la irritabilidad y el aumento del ritmo cardiaco es una señal para que tomemos un descanso, ya que el sueño y una buena rutina de ejercicio pueden ayudar a disminuir el problema, sin embargo, normalmente decidimos ignorar los malestares y continuar sin parar, lo cual eleva el estrés hasta el límite. 


Hay personas que reaccionan de una manera más agresiva ante estos cambios y por supuesto que su vida familiar y social se ve ampliamente afectada a causa de ello. No dejes que el estrés y los problemas del trabajo afecten tu relación con tu pareja o con tus hijos, la vida es muy corta para estar siempre estresados. 



1. ¿Cómo saber si estoy estresado?

Para la psicóloga Fátima Izquierdo Botica, quien es una experimentada psicóloga en terapia de conducta, los síntomas tanto físicos como emocionales se pueden identificar como los siguientes: 

Aumento del ritmo cardíaco o de la presión sanguínea sin motivos aparentes. 

Tensión en los músculos, acompañada de una respiración más exaltada. 

Cambios de humor frecuentes y muy fuertes: euforia, irritabilidad, humor depresivo, enojo, ira y mal manejo de las emociones. 

Falta de atención, dificultad para concentrarse en las tareas cotidianas o en las conversaciones. 

Problemas de aprendizaje o amnesia repentina

Reducida capacidad para solucionar los problemas que anteriormente parecían insignificantes. 

Algunas personas que padecen estrés suelen presentar algunos cuadros depresivos menores, algunos incluso pueden llegar a manifestar demasiada agresividad. En algunos casos, donde el paciente o el afectado tiene vicios como el tabaquismo o consume alcohol, puede llegar a abusar aun más de estos productos dañinos, al punto de entrar en una rutina autodestructiva, lo cual afecta la convivencia con todos a su alrededor. 

2. ¿Qué causa el estrés laboral?

Por lo general este es causado por un conjunto de factores, muchas veces tiene que ver con las relaciones entre quien padece estrés y todos sus compañeros de trabajo, el ambiente laboral en general o la manera en la que su jefe actúa, las responsabilidades de su puesto, o la presión que ejerce la familia respecto a su vida laboral. 

Por ejemplo, es muy común que los hombres que tiene problemas en su matrimonio debido al tiempo que pasan en el trabajo, por las reuniones de última hora o por el sueldo y los gastos pendientes, así que desarrollen un doble estrés, ya que se sienten atrapados entre dos mundos que exigen toda su atención y de los cuales aunque obtiene algo bueno a cambio, tienen que pagar un alto precio. Si usted hace esto con su pareja, le pido que se tome unos segundos para pensar en todo el peso que carga sobre sus hombros, hay que ser más empáticos respecto a lo que el otro siente y buscar soluciones en lugar de “echarle sal a la herida”. 

Muchas personas sienten que el estrés que padecen en sus trabajos, es causado principalmente por un jefe tirano o intolerante, que exige y no considera que sus empleados son personas con compromisos y con una vida fuera del mundo laboral. Lo peor es que, según un estudio realizado por Leslie Hammer, profesora de la Universidad Estatal de Portland en Oregón, asegura que los niveles de estrés altos, suelen ser a causa de un jefe tóxico, gruñón y que no considera las necesidades personales de su equipo, a lo que agrega lo siguiente: 

“Cuando las personas están estresadas en el trabajo, cuando los supervisores en realidad no respaldan los problemas que rodean a la vida laboral, vemos más conductas negativas de salud en cuanto a unas malas elecciones alimentarias, niveles más bajos de ejercicio y una peor higiene del sueño” 

3. Afecta el matrimonio y la relación con los hijos

Por supuesto que este malestar emocional, siempre viene acompañado de problemas en la familia, discusiones con la esposa, falta de comunicación debido a las distracciones que provoca el estrés, el mal humor e incluso abandono emocional hacia los hijos, ya que no tiene interés alguno de participar en la vida familiar, debido a esa fatiga y cansancio acumulado.

Otro dato importante es que los hijos pueden de alguna manera aprender esa actitud, es decir que se “contagian” de estrés de sus padres, por lo que presentan también cambios de conducta negativos y por supuesto ello trae aún más preocupaciones y frustraciones a la familia. 

4. Algunos consejos para reducirlo y prevenirlo

Muchas veces la falta de tiempo, o la mala organización para realizar las labores del trabajo, suele ser un factor que aumenta el estrés, ya que cuando se trabaja bajo presión, esto tiene un efecto negativo y terrible en las relaciones familiares. Por eso aquí te daré algunos consejos para evitar y reducir el estrés en tu trabajo:

Organizar los pendientes, priorizar y tener un escritorio o espacio limpio, puede ayudar de gran manera a prevenir el estrés durante el turno de trabajo, ya que todos los inconvenientes serán atendidos en orden de importancia y si queda tiempo, apoyar a los demás, no quieres abarcar más de lo que puedes resolver, ya que esto puede ser negativo para tu productividad y para tu mente. 

Programa periodos de descanso, no te quedes en un solo lugar, procura estirar tus piernas unos minutos, tomar agua o si es necesario ir a lavar tu rostro para despejar un poco tu mente, así te concentrarás de nuevo y podrás seguir sin estresarte tanto. 

No comas en tu área de trabajo, ni te saltes ninguna comida, recuerda que el ver el mismo lugar durante horas, puede resultar sumamente dañino. 

Jamás le niegues a tu familia tiempo a su lado, pues ellos siempre han estado ahí apoyándote, y sería bueno reconocer su esfuerzo y compañía; cumple tus compromisos con ellos y eso mejorará tu relación familiar. 

Otro estudio de la Universidad de Florida, recomienda ampliamente el hacer ejercicio para reducir los niveles de estés antes de llegar a casa. La explicación es muy sencilla, ya que se canaliza el enojo y se liberan toxinas, por lo que la mente se despeja y los niveles de cortisol (la hormona del estrés) se reducen, la circulación se activa y el cerebro se llena de oxígeno, justo lo que necesitas para descansar y convivir en armonía con tu familia después de un día lleno de retos y responsabilidades. 

Ahora ya sabes, como puedes ayudarte y ayudar a tu familia a que vivan felices en un ambiente lleno de amor y comprensión, sin necesidad de dejar que tu vida gire en torno al estrés y a los problemas. ¡Libérate! Y se feliz nuevamente.

Recomendados
Recomendados