Mira la forma más inteligente de lidiar con gente amargada e insoportable. Nunca permitas que...


Aunque nos encantaría estar rodeados de personas felices en la oficina, la escuela y el hogar, es imposible. En muchas ocasiones tendremos que lidiar con personas difíciles que nos retarán a ser mejores. 

Lo digo porque cuando nos encontramos con una persona amargada, lo más fácil es alejarnos, pero como eso no siempre es posible, lo mejor que podemos hacer es aprender a tratar con ese individuo y justo es lo que quiero compartir contigo en esta ocasión. 


La amargura es ese sentimiento que nos impide ver lo bueno que nos rodea, a todo le encontramos fallas, criticamos sin piedad y queremos que los demás sientan lo mismo. Por lo general sentimos esto cuando no podemos digerir alguna dificultad y la herida emocional que esa experiencia nos provocó no ha cerrado. 


Me pareció prudente aclarar el concepto para que entiendas que todos podemos sentir amargura y también, que es posible cambiar esa actitud. Para que trates con una persona así y la ayudes a ser mejor, te propongo lo siguiente : 

1.- Cambia el coraje por compasión

Ante sus desplantes, recuerda su historia y el por qué de su actitud, sé empático con él o ella y entiende que mucho no lo hace o lo dice por lastimarte. Sé tolerante y no tomes las cosas de forma personal.

2.- Recuérdale a la persona sus virtudes

Sé que sus críticas pueden ser terribles, pero recuérdale lo bueno que es, algún  logro, lo que ha aportado o puede aportar a tu vida, metas que dejó inconclusas, anímale para que recupere la buena perspectiva de la vida. 

3.- Ayúdale a resolver el problema de raíz

Una vez que has establecido confianza con esa persona, ayúdale a que analice qué es lo que le provocó esta actitud hacia la vida, escucha lo que tenga que contarte, lo que siente, quizá no necesite un consejo, solo saber que cuenta con alguien y verás que su actitud se transforma. 

4.- Muestra disposición

Desde el primer contacto sé más inteligente, dale los buenos días con entusiasmo, hazle un cumplido sobre su arreglo personal, invítale un café, lo que te resulte mejor. La idea es que “en el pedir está el dar” y si tú eres amable desde un principio, la persona amargada verá que esa es la manera en que debe tratarte.

5.- Redirige la conversación 

Cuando estén platicando y empiece con sus críticas y sus quejas, cambia la conversación hacia temas más agradables, la sacarás de su zona de confort y deberá hacer y decir algo distinto, con la práctica le convertirán en un hábito. 

Al realizar todas estas acciones de manera constante con la persona que está amargada, le ayudarás a calmarse, a mejorar y a sonreír. No le tengas miedo, tú puedes ser la puerta que permitirá que la felicidad vuelva a entrar a su vida.

Recomendados
Recomendados