Mira los 10 hábitos que te están envejeciendo más rápido. Elimínalos y vive más feliz y saludable.


El ritmo de vida que llevamos actualmente nos ha ido alejando poco a poco de la salud y los buenos hábitos, ya que las rutinas son cada vez más difíciles de cumplir a causa de las numerosas actividades y responsabilidades que debemos llevar a cabo, además claro de factores externos que no podemos controlar, como el tráfico, los compromisos familiares, la vida en pareja, entre otras cosas, y todo eso termina por absorber nuestro tiempo al máximo.

Es obvio que tenemos que actuar ante dicha problemática, ya que el día de hoy, vemos a la mayoría de la gente siendo víctimas de un tremendo desgaste mucho antes de cumplir los 50 años, el envejecimiento prematuro causado por el estrés, la falta de sueño, el tener una vida llena de vicios y no prestar atención a las dolencias del cuerpo, es algo que sin duda encuentro irresponsable y preocupante a la vez, ya que de alguna manera estamos “cavando nuestra propia tumba” sin darnos cuenta. 


1. Un estilo de vida sedentario

El no moverse lo suficiente, estar en una posición durante mucho tiempo, contribuye en el deterioro del cuerpo, ya que para que todo funcione en nuestro organismo es necesaria la actividad física. Esta fortalece no solamente los músculos y ligamentos, sino que ayuda a que el oxígeno llegue mejor al cuerpo y mejora la circulación, además que nos hace lucir bien. 


Un ser humano promedio pasa el 70% u 80% del día sentado, algo alarmante, lo cual no complementamos con ejercicio ni siquiera con estiramientos para ayudar a nuestro cuerpo a que se active. Es necesario dejar este mal hábito atrás si queremos estar en forma y vivir por más tiempo.

2. Malos hábitos alimenticios

Este, junto con el punto anterior, son de los problemas más comunes que existen en la sociedad actual, ya que en nuestro acelerado ritmo de vida, no prestamos atención a algo tan básico y elemental como alimentarnos de forma balanceada, la gente sigue diciendo que “no tiene tiempo de cocinar comida saludable” y eligen consumir comida rápida en la calle, alimentos chatarra llenos de grasas, azúcares y carbohidratos, lo cual solamente daña nuestro sistema y nos hace ser propensos a enfermedades y males como el colesterol alto, la diabetes o afecciones cardíacas. 

Si te importa tu salud y la de tu familia, te recomiendo que consumas más frutas, verduras y proteínas bajas en grasa, así como que reduzcas tu consumo de sal y azúcar refinada para que puedan estar mejor alimentados.

3. Reprimir las emociones

Durante años la sociedad ha visto la expresión de emociones y sentimientos como un signo de debilidad, ya que nos vuelve abiertos y vulnerables a las críticas o ante los demás, sin embargo, se ha comprobado que en realidad esto no es cierto, sino que son una reacción natural de nosotros como seres humanos y que dependiendo de ellas reaccionamos y aprendemos a conocer nuestros límites. 

Por ejemplo, el sentir enojo o decepción, nos ayuda a entender que estamos ante una situación que no debemos tolerar, y gracias a ello, podemos encontrar la fuerza para superarla. Además, el reprimir estos sentimientos, nos hará sufrir no solamente dolencias físicas, sino también emocionales, ya que lo que no expresamos, se va acumulando con el paso del tiempo, y ello provoca que después de un tiempo, todo salga a la luz de manera violenta o negativa. Aunque no lo creas, el guardar nuestros problemas, tristezas y enojos, trae graves consecuencias al cuerpo, generando estrés y ansiedad.

4. Vivir rodeado de preocupaciones

Hay quienes dicen que las preocupaciones son necesarias, ya que gracias a ellas, somos capaces de anticipar ciertas situaciones y prepararnos psicológicamente para cuando estas llegan. Sin embargo el vivir preocupados de manera irracional por el futuro solamente nos trae angustia, remordimientos y dolor innecesario, lo cual termina desgastando nuestra mente y nos distrae de disfrutar lo bueno. Perder el tiempo en preocupaciones falsas e improbables nos impide vivir plenamente. 

5. Aferrarse a los malos pensamientos

El vivir rodeado de negatividad, amargados y sin alegría, nos hace sentirnos abandonados y siempre predispone la mente a que las cosas salgan mal, es sumamente trágico cuando una persona busca a toda costa convertirse en una víctima de las circunstancias, y no hacen nada para cambiar su situación. Es una pena como esas personas sabotean su vida y deciden seguir en la mediocridad en lugar de hacer un cambio positivo y mejorar su porvenir. 

Cuando un pensamiento negativo atraviese tu mente pregúntate ¿Qué gano pensando así? ¿Qué puedo hacer para cambiarlo? Si decides tomar las riendas de tu destino en vez de lamentarte de todo, verás que tu vida cambiará para bien y podrás nuevamente encontrar la felicidad en tu camino.

6. No dormir lo suficiente

El sueño es el tratamiento ideal para combatir el estrés, mediante este oxigenamos nuestro cerebro y ayudamos al cuerpo a que se regenere naturalmente, por ello cuando la gente se desvela constantemente y tiene malos hábitos de sueño, vive menos tiempo y está todo el día de mal humor, sin ánimos de hacer nada y además envejece prematuramente. Recuerda que el tiempo de descanso que requiere nuestro cuerpo es de mínimo 7 u 8 horas. 

7. No cuidar la piel del sol

Estamos viviendo cientos de cambios como sociedad, uno de los que más ha afectado a nuestro planeta es el calentamiento global, el cual ha modificado el ecosistema de forma alarmante; una de las consecuencias de este descuido hacia nuestro hogar, es la entrada de los rayos solares con mayor intensidad en la atmósfera, lo cual nos vuelve propensos a padecer cáncer de piel si no tomamos las precauciones suficientes. Si lo que buscas es acortar tu vida, entonces continúa sin protegerte. 

8. Consumir azúcar en exceso

La diabetes y la obesidad son problemas sumamente graves, el día de hoy existen países cuya población sufre obesidad a muy temprana edad, y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo existen al menos 43 millones de niños menores de 5 años padeciendo de dicho mal. 

Países como México y Estados Unidos tienen el 32.8% y 31.8% de la población con obesidad, y esto por supuesto que deteriora la calidad de vida de sus habitantes. El azúcar es un asesino silencioso que si no se deja a un lado, puede acabar con la salud y la vida de cualquiera. 

9. Trabajar sin descanso

“Se trabaja para vivir, no se vive para trabajar” esta frase me parece muy acertada, ya que hay personas tan apasionadas por su trabajo o con tanta necesidad que se convierten en adictos a este, dejando a un lado los lazos familiares, los tiempos de descanso e incluso ignoran sus necesidades básicas con tal de cumplir con ciertas expectativas. Ello ocasiona estrés innecesario y por supuesto que trae fatales consecuencias. 

10. Dejarse llevar por el estrés

Pareciera que el estrés es algo que se regala el día de hoy, existen países donde los niveles de estrés son sumamente elevados, en Japón y China por ejemplo, de la gente que labora, el 70% padece de dicha condición, lo cual acorta la vida.

Podemos evitar todos estos padecimientos si nos entregamos a los buenos hábitos, hoy podemos cambiar nuestro estilo de vida y liberar nuestra mente de tensiones innecesarias, así podremos ser plenos y estar en este mundo por mucho más tiempo, hacernos cargo de nuestra familia y procurar que ellos tengan nuevos hábitos alimenticios y que sean emocionalmente asertivos, de esa manera nos aseguramos que no repitan los mismos errores que hemos cometido. 

Recuerda que si no comienzas hoy, quizá mañana sea muy tarde para hacerlo.

Recomendados
Recomendados