Mira por qué es importante que escuches, hables y atiendas a tus hijos. Si eres padre tienes que leer esto


Hemos analizado varios temas que tienen que ver con el daño tan terrible que deja el maltrato físico y emocional que ejercen los padres en los pequeños, es un acto reprobable, bajo y que demuestra una falta total de amor y empatía hacia el ser más valioso que puede llegar a nuestra vida. Sin embargo existe también un mal causado por los mismos padres, y que llega de manera silenciosa, se podría decir que es lo contrario al maltrato ya que ésta no es causada por los actos sino por la falta de acción o de atención hacia los hijos, este mal se llama Negligencia Emocional. 

¿Cómo podemos definir este término? Pues una persona negligente es aquella que no tiene cuidado, que no pone atención o ignora completamente alguna obligación, deber o tarea asignada, lo cual puede traer graves consecuencias; en el área médica, el cometer negligencia en algún diagnóstico o cirugía puede costarle la vida o la salud a un paciente, y por supuesto que trae consecuencias legales. Así mismo la negligencia emocional daña a los hijos y les hace sufrir, ya que los padres no son capaces de tomar en cuenta las exigencias emocionales, de afecto e incluso las necesidades básicas de los mismos. 


Es importante reconocer la existencia de este problema, que es prácticamente invisible, pues muchas personas creen que el demostrar sus sentimientos, emociones hacia los niños es malo e innecesario, pero dejar de lado esta parte tan natural y humana del desarrollo. 




La negligencia emocional te enseña a callar tus sentimientos

Los niños pueden sentir el abandono emocional por parte de sus padres cuando éstos trabajan y no dedican tiempo para discutir sobre sus emociones, no les prestan atención o les dicen a sus hijos frases como “No me molestes estoy cansado” “Mamá está ocupada”. Muchos padres tratan de cubrir ese vacío con objetos, y enseñan a sus hijos a ocultar sus emociones por comodidad, ya que no quieren lidiar con el llanto, las demostraciones afectivas de los niños o sus inquietudes. 

Falta de validación en las emociones

El obligar a los hijos a no demostrar sus sentimientos o emociones, les hace pensar que es antinatural el llorar cuando se está triste, o que es anormal sentir enojo o frustración; en general, no encuentran un modelo a seguir que les enseñe a demostrar sus emociones de manera saludable, por lo que se reprimen y crecen pensando que sus sentimientos no cuentan o no son válidos, lo cual traerá graves consecuencias al relacionarse con los demás en la edad adulta. 

Consecuencias en los niños y adultos que sufren éste abandono

La negligencia emocional sufrida durante la infancia crea adultos poco asertivos, ya que se convierten en personas que no pueden controlar sus emociones.

Estas conductas son comunes en niños que sufren abandono emocional: 

· Tiene dificultades en la escuela, le cuesta trabajo expresarse y sus conductas suelen ser negativas.

· Pueden padecer trastornos alimenticios. 

· Baja autoestima, falta de confianza y conductas codependientes o violentas.

· Ansiedad y trastornos depresivos. 

Cuando no son corregidas las conductas a tiempo, o si se vive en un ambiente donde las emociones no son validadas por los padres, el adulto que ha sufrido negligencia emocional durante la infancia, presentará estas características: 

· Falta de confianza en su instinto, emociones reprimidas; puede presentar un carácter sumiso o sumamente explosivo.

· No sabe reconocer o expresar sus sentimientos, lo cual afecta su interacción cotidiana.

· Tiene un carácter poco asertivo

· Baja autoestima.

· Sentimientos de culpa por ser incapaz de reconocer su propia personalidad

¿Cómo manejar las emociones asertivamente?

A pesar del daño vivido durante años, es posible controlar esos impulsos negativos y depresivos, todo con asertividad; hay que tomar en cuenta y aprender que los sentimientos y las emociones forman parte de la vida, son un componente importante que nos hace ser humanos. 

Nunca pienses que no mereces ser tú mismo, eres una persona valiosa que merece respeto, exígelo pero también es importante manifestarlo hacia los demás; toma en cuenta que la vida se trata de dar y recibir. 

Controla tus emociones, trabaja en la autoconfianza y en una autoimagen positiva, recuerda que el amor es un valor que todos merecemos, pero para poder darlo a alguien más, es necesario cultivarlo en nosotros y enfocarlo en aceptarnos con todas nuestras virtudes y defectos. 

Recuerda que aún estás a tiempo de retomar el control de tu vida, no permitas que las heridas del pasado, marquen tu presente y toma en cuenta que si es necesario pedir ayuda, hay que tener la humildad suficiente para reconocerlo 
Recomendados
Recomendados