¿Sábes cómo lidiar con una persona envidiosa? Esto es lo mejor que puedes hacer...


La envidia es un sentimiento negativo que puede traer desgracia y sufrimiento a la vida de muchas personas, en cierto momento de nuestra existencia, todos hemos guardado un poco de envidia hacia alguien, pero hay otras que se quedan estancadas a causa de la misma, y por lo tanto no son capaces de disfrutar lo bueno que hay a su alrededor. 

La envidia nace a causa del deseo enfermizo que tiene una persona de obtener los bienes, características o la vida de alguien más, ignorando por completo los méritos o los logros propios. A veces es inevitable que despierte en nosotros esa admiración por lo que tienen los demás, de aquí puede darse también cierto tipo de deseo de obtener un poco de lo que algún amigo, conocido o familiar tiene, sin embargo es importante no dejar que este sentimiento negativo conduzca nuestra vida, pues de lo contrario puede ser sumamente destructivo. 

Cuando una persona siente envidia, puede tomar acciones en contra de aquel a quien le tiene rencor, por lo que en ocasiones dirige su energía a herir, dañar o humillar, de esa manera siente superior o simplemente trata de hacer menos al otro ante los demás. 


Obviamente lo más saludable es tratar de manejar esa negatividad y enfocarse en trabajar los defectos propios, para así lograr llegar al objetivo deseado. En cuanto a la persona que está siendo víctima del rencor y las agresiones del envidioso, lo mejor es hacer caso omiso y seguir adelante. 

Para aclarar mejor lo que se puede hacer en un situación donde hay envidia de por medio, es necesario tomar en cuenta lo siguiente: 

1. Cómo reconocer la envidia

Como mencionaba anteriormente, la envidia es una emoción que provoca en una persona rabia, dolor, sufrimiento y deseos enfermizos de venganza, acompañados de ganas irracionales de “castigar” a otros por tener algo que el envidioso piensa que jamás podrá obtener en su vida.

Algunos piensan que solamente se pueden envidiar los bienes materiales o la apariencia física, pero este sentimiento va más allá, porque también el carisma, la buena actitud, el éxito e incluso el amor de los demás  pueden ser motivo de celos.  
Este se caracteriza también por el pesar que causa ver el triunfo de otros contra la felicidad o satisfacción que provoca ver las fallas. Pero lo más triste, es que el envidioso, pierde su tiempo y su vida tratando de hacer sentir mal a los demás, en lugar de enfocarse en su propia superación. 

2. ¿Envidio o soy envidiado?

La envidia nos hace pensar que las cosas que les pasan a los demás son por alguna injusticia cometida en nuestra contra. Una persona que siente esto hacia los demás, tiene siempre una actitud de víctima ante la vida, vive rodeada de inseguridades, es incapaz de reconocer los aciertos de los demás, no sabe diferenciar entre debilidad y limitaciones personales, por lo que se frustra cuando las cosas no salen como esperaba y no se hace responsable de su propia vida, ya que siempre está al pendiente de lo que hacen otros. 

Por lo general la gente envidiada, suele ser alguien que tiene una actitud positiva, que no se rinde ante las adversidades, alguien que dedica tiempo a ser mejor, que se ha organizado y ha hecho sacrificios para conseguir ese bienestar del cual goza.  

3. ¿Cómo puedo controlar esta situación?

Si has detectado que envidias a alguien cercano a ti, quizá sea hora de pensar en el proceso y no en el resultado. Piensa ¿qué es tiene esa persona que envidio tanto? Por ejemplo, si es el físico lo que despierta en ti tales sentimientos negativos, deja de ver el resultado únicamente y analiza ¿Qué fue lo que hizo esa persona para obtener ese físico? Pues obviamente ejercicio, una buena alimentación y muchos sacrificios para evitar comer de manera desordenada. Recuerda que si queremos obtener lo que otros tienen, es necesario trabajar de la misma manera que ellos lo hicieron para conseguirlo. 

Pero si te la pasas quejándote, deseando el mal a esa persona y hablando mal a sus espaldas, jamás lograrás obtener nada, enfoca tu energía en mejorar tu persona, no en criticar lo ajeno. 

4. Ataca la envidia con indiferencia

Si estás siendo víctima de la envidia de algún compañero de trabajo, familiar e incluso de un amigo, primero guarda la calma, de poco o nada sirve confrontar a un envidioso, ya que esta persona negará completamente dicho sentimiento, e incluso se ofenderá, por lo que es mejor poner tierra de por medio, alejarse lo más posible e ignorar sus comentarios. 

Puedes trabajar tu prudencia, hay que aprender a ser más selectivos para contar nuestros éxitos y fracasos, y compartirlos solamente con las personas que realmente valgan la pena. 

5. Reconoce la envidia y aléjala de tu vida

Es importante aprender a reconocer entre la envidia, la cual es negativa, roba energía y frena el crecimiento de aquellos que la sienten; es importante encontrar una solución a este problema, si envidias a alguien cercano a ti, trata de pensar que realmente no estás perdiendo nada si le va bien a otros, nadie te está quitando las oportunidades de crecer o triunfar, es tu actitud la que te impide crecer y ver más allá de lo que una persona es ahora. 

La única manera de obtener beneficios grandes, de triunfar  y ser exitosos es apreciando lo que tenemos, disfrutar de nuestra vida y por supuesto trabajar incansablemente hasta lograr nuestros objetivos. 

Espero que estos puntos te sean de gran ayuda para identificar las malas compañías o a superar la envidia que sientes hacia otras personas. ¡Que lo pasen bien!
Recomendados
Recomendados