Si ya no te quieren, acéptalo y retírate con dignidad. 5 señales de que tu relación se terminó


Sabemos que para que una relación funcione, la pareja debe encontrar armonía equilibrio y llegar a acuerdos que favorezcan a ambos; se trata de crecer, darse apoyo juntos y trabajar para que las cosas funcionen, sin embargo, muchas parejas son incapaces de encontrar dicha armonía en su entorno, y las cosas se salen de control a tal punto que pareciera que la única solución, es dejar las cosas por la paz.

Hoy lamentablemente nos encontramos en una sociedad donde cada vez más parejas, prefieren entrar en lo que llamo “relaciones desechables” es decir una relación como cualquiera, donde hay amor y romance, sin embargo, las cosas se complican con el paso del tiempo si no se ha llegado a la estabilidad de la relación, ya sea por la mala comunicación, los insultos, el egoísmo o muchos otros factores. Personalmente, me parece que cada matrimonio es capaz de resolver sus diferencias de la manera más civilizada posible, hablando, llegando a acuerdos, tomando terapia individual y de pareja y siempre pensando en el bienestar general de la familia, pero reconozco también que hay conductas que no pueden ser toleradas como la violencia y el maltrato. 


Así como me he topado con parejas que duran dos años y luego se separan, he sido testigo de familias que sufren del maltrato por parte del padre-esposo, y tienen tanto miedo, que dudan en separarse de la persona que causa daño, justificando una conducta agresiva diciendo que “El compromiso es para toda la vida” “Yo se que en el fondo me ama” “Ni modo, este marido me tocó”.


Hoy quisiera invitar a esas mujeres que sufren en silencio, a esas madres de familia, esposas y amas de casa, o trabajadoras que siguen bajo la sombra de un esposo que no desea cambiar ¡Levántense! Tomen una decisión el día de hoy y pongan un alto a una situación que se ha vuelto cada vez más grave y dolorosa con el paso del tiempo. Es cierto que el amor y el matrimonio son compromisos, pero no puedes seguir haciendo el esfuerzo “por los dos” para que la relación salga a flote. 

Por favor considera lo siguiente y si tu pareja ha tenido alguna de estas conductas desde hace muchísimo tiempo, te recomiendo que tomes medidas inmediatas y de ser necesario, dejes esa relación tóxica. 

1. Violencia de cualquier tipo

Existen diferentes tipos de violencia, tanto física como emocional. De ninguna manera se deben aceptar comportamientos que dañen la integridad de una persona; cuando se vive en un lugar donde existen malos tratos, se sufren golpes, abusos, gritos y chantajes emocionales, lo único que se puede hacer es hacerle frente a la situación y ser lo suficientemente fuertes para decir ¡Ya basta! El amor que sentimos hacia una persona, puede orillarnos a justificar sus comportamientos reprobables, he visto infinidad de veces a mujeres que “perdonan” a sus maridos después de tremendas golpizas, y cuando se les trata de ayudar, ellas defienden a capa y espada al agresor, quien se “arrepiente” supuestamente, solamente para volver a golpear y humillar a su víctima. 

¡El maltrato y la violencia no es una demostración de amor! Un sentimiento lleno de bondad e interés de ver bien al otro jamás ocasionará daño a la persona amada. El chantaje, el abandono emocional y la manipulación, también pueden ser tomados como maltrato psicológico. Recuerda que una relación debe darnos confianza, seguridad y amor.

2. Faltas de respeto

Los insultos, las humillaciones y los gritos, son faltas de respeto que jamás se deben tolerar de nadie, ni siquiera de su pareja, por ello es importante ser muy puntuales cuando se trata de la comunicación, la cual debe ser lo más asertiva posible y no a base de malos tratos, ya que eso no solamente dañará la relación, sino también la autoestima de la pareja. Analiza muy bien la situación de tu hogar, no permitas que los insultos se conviertan en parte de tu vida, o si ya has hablado al respecto con tu pareja sin haber notado algún cambio para bien, quizá lo mejor, sea que cada quien tome su camino.

3. Infidelidad crónica

En ocasiones anteriores hemos planteado que con un gran esfuerzo, trabajo de pareja, paciencia y muchos acuerdos, se puede llegar a perdonar una infidelidad ya que recuperar la confianza es un arduo trabajo ¿Pero qué pasa cuando la pareja lo vuelve a hacer una y otra y otra vez? Quizá esa persona no tenga el suficiente respeto o definitivamente ya no le interesa la relación. Duele aceptarlo pero hay que aprender a dejar ir a una persona que no vale la pena. 

4. Falta de amor

El amor es algo muy poderoso, pero en algunos matrimonios, ese sentimiento se va deteriorando con el tiempo; muchas parejas deciden seguir unidas por los hijos, para que puedan crecer al lado de sus dos padres, pero ello muchas veces no significa que las cosas vayan bien, y la familia es testigo de pleitos terribles que solamente los separan. El amor se puede recuperar, pero para ello debe haber disposición y ganas por parte de la pareja, de lo contrario, no tienen por que negarse la oportunidad de buscar la felicidad en otro lado. 

5. Maltrato hacia los hijos

Algo que ninguna mujer debe soportar, es que maltraten a sus hijos, no es lo mismo la disciplina, los limites y las correcciones que los insultos, los gritos, las humillaciones y la falta de amor. Recuerda que el bienestar de tus hijos y la educación que reciban será lo que defina su futuro, no se deben tolerar los tratos violentos hacia ninguno de ellos. Si la pareja, no respeta a los hijos, sean de los dos o solamente de uno, se deben poner límites de inmediato, y de ser necesario alejar a esa persona de su vida.

Valórate, no debes estar siempre atada a una persona que no te aprecia y que busca solamente hacer frente a su soledad dándote un amor a medias o arrastrándote al sufrimiento. ¡No lo permitas! Aún estás a tiempo de encontrar la felicidad primero en ti mismo y luego al lado de alguien que te demuestre su amor incondicional. 

Recomendados
Recomendados