¿Sientes que no encuentras la felicidad? Estos 5 consejos te llevarán hacia ella…


Uno de los principales objetivos en la vida de todo ser humano es el encontrar la felicidad, pareciera que todo lo que hacemos en esta vida tiene el fiel propósito de estar bien con nosotros mismos y con los demás. Quizá muchas personas hayan llegado al punto en que sienten que han cumplido todas sus metas y han logrado llevar a cabo todos sus sueños, sin embargo, esa “felicidad” no dura mucho, ya que pronto sentimos nuevamente un vacío espiritual.

Incluso hay quienes sienten que no merecen alcanzar la felicidad en su vida, por lo que viven eternamente amargados, esto los vuelven en seres incapaces de reconocer lo bueno y lo bello que tienen a su alrededor, muchas veces a causa de sus temores o por la culpa de haber hecho algún mal en su vida, ya que no aprendieron a perdonarse. 

Lamentablemente muchos piensan que la felicidad es un objetivo, un fin, un “algo” que está fuera de nosotros y que desesperadamente debemos alcanzar antes de que nuestra vida termine, pues déjame decirte que no es así, pues la felicidad es también una actitud, un vehículo que impulsa nuestras acciones cotidianas, y bajo el cual debemos guiar nuestros pasos. Quizá no hayas encontrado aún esa dicha porque te has vuelto ciego ante lo bueno que hay en tu camino. 


No busques la felicidad en un futuro lejano, en bienes materiales, en una casa enorme o en un choche lujoso, porque esos aspectos vienen y se van, para eso quiero darte estos consejos que puedes aplicar en tu vida para apreciar lo bello que te ha dado la vida:

1. Busca la felicidad dentro de ti

Ser feliz puede convertir en un gran desafío, ya que es una actitud que debemos aplicar en nuestra vida, muchas veces nuestro propio pesimismo nos impide disfrutar de lo 
bueno que tenemos, ya que nos enfocamos en los defectos y no en las virtudes. Recuerda que la felicidad se encuentra dentro de nosotros, en lo que hacemos, lo que pensamos y todo aquello que hemos logrado con amor, esfuerzo y las decisiones que nos han llevado a convertirnos en lo que somos hoy. ¡Ámate y se feliz!

Si no estás conforme o feliz con tu propia personalidad, busca que es lo que puedes hacer para cambiarlo, pero no trates de convertirte en alguien que no eres, se fiel a ti mismo y que todo sea siempre para mejorar. 

2. Disfruta lo bello de lo cotidiano

Por supuesto que todos los grandes logros nos traen una gran felicidad, cuando realizamos una gran hazaña como concluir una carrera, comprar una casa después de años de ahorro, sacrificios y esfuerzo, el encontrar el amor, en fin, miles de cosas. Sin embargo, hay veces que olvidamos la belleza y la felicidad de tener un día más de vida ¿No es eso digno de celebrarse? El tener un hogar y una familia que nos ama ¡Eso también es motivo de felicidad! Pues muchas personas se encuentran solas en el mundo y sin nadie que se preocupe por su salud o estado de ánimo; quizá la costumbre y la rutina nos haga a veces olvidar o dar por sentado el amor de nuestros seres queridos, pero recuerda que la felicidad es también una actitud y una decisión que tomamos a diario. 

3. Enfócate en tu familia

Deja a un lado el pesimismo, considera que tienes una familia que te ama y que quiere lo mejor para ti, por supuesto que no todo es perfecto, cada uno de los miembros del núcleo familiar tienen ciertos defectos de carácter, algunas actitudes extrañas y en ocasiones la convivencia puede ser complicada, pero ¿Realmente es eso más fuerte que todo lo bueno que te han brindado? Yo creo que no, pues aunque a veces las diferencias son fuertes, no hay nada que el amor y la paciencia no puedan superar. 

El ser humano es imperfecto por naturaleza, pero no por ello es malo, deja de quejarte sobre lo malo que ocurre en tu hogar, mejor aprende a superar y solucionar los problemas a tiempo, no permitas que los malentendidos nublen tu felicidad.

4. No te atormentes con el pasado

Muchas personas viven aferradas al sufrimiento que les trae el pasado, lo cual los vuelve ciegos ante lo bueno que ha llegado en el presente, las quejas se vuelven parte de una rutina destructiva que poco a poco va amargando a quienes viven bajo dicho pensamiento. 

Deja de atormentarte por lo que no puedes controlar, pues en lamentos y enojos se te va a ir el presente sin haber logrado nada. Tampoco hagas caso a las críticas de personas que no saben nada de ti, ignora las palabras hirientes de la gente egoísta y pesimista, pues lo único que buscan es hundirte en su terrible mundo. Elige ser feliz, perdónate y perdona a los demás, verás que sin esa pesada carga, tu vida estará llena de bendiciones y amor. 

5. Que tu felicidad no dependa de nada o de nadie

Encuentra la felicidad en ser tu mismo, en tus acciones y tus metas, no centres tu vida en tu pareja, no necesitas a nadie para ser feliz más que ser tu mismo y vivir con plena consciencia de que eres único y especial. 

Recuerda que lo que no encuentras dentro de tu ser, será muy difícil encontrarlo en alguien más. Toma el control de tu vida y aprende a ser feliz con lo que tienes hoy, no vivas siempre pensando que algo más llegará y que “ahora si, viene la definitiva”, recuerda que la felicidad es una motivación para salir adelante y ser mejor cada día. ¡Ánimo! Que pasen un buen día.

Recomendados
Recomendados