¿Te es imposible hablar con tu pareja sin pelear? Estas son las razones y mira cómo solucionarlo



¿Qué tan difícil es comunicarte con tu pareja? Este pequeño detalle puede hacer una gran diferencia en tu relación, pues a pesar de que nada es perfecto, la comunicación adecuada les permitirá solucionar cualquier problema.

Hoy quiero compartir contigo los principales problemas que impiden que una persona pueda comunicarse como es debido. Es muy importante que abras tu corazón a estos puntos, pues cuando algo anda mal en el amor no es culpa de una sola persona, es de ambas por lo que omitimos y permitimos. Estos son los puntos que te pido considerar a la hora de hablar con tu pareja:


1.- Oímos en lugar de escuchar


Me refiero a que no ponemos atención a lo que nuestra pareja nos dice, por lo tanto no podemos entender el problema para encontrar una situación. La diferencia es que al escuchar ponemos toda nuestra atención en la otra persona, consideramos sus palabras, su actitud y así podemos poner fin al conflicto.



2.- Le faltamos al respeto


Cuando la otra persona externa sus inquietudes gritamos, nos burlamos, no tomamos en serio lo que dice o hace, por lo que su esfuerzo resulta inútil y hacemos más grande el problema. 

3.- Etiquetamos a la pareja 


Nos hacemos la idea de que la persona es de cierta forma y nosotros mismos nos impedimos darle la oportunidad de hacer algo para solucionar el conflicto. Es decir, nos predisponemos.

4.- Sacamos a flote problemas anteriores que no se resolvieron


Y así perdemos el enfoque real de la discusión. Procura abordar un conflicto por discusión para dedicar el tiempo necesario a su solución, y recuerda que ambos deben comprometerse a hacer su parte para que el problema no vuelva a aparecer.

5.- No pensamos bien lo que decimos


Nos dejamos llevar por emociones como el enojo, la ira, la decepción, y decimos cosas de las que después nos arrepentimos, pero es imposible borrar el dolor que esos impulsos provocan en nuestra pareja.

6.- Experiencias pasadas nos provocan miedo


Si tuvimos otra relación donde las discusiones eran momentos de humillación, maltrato o simplemente no se nos tomaba en cuenta, quizá podamos pensar que ahora será igual. Mi recomendación es que no tengas miedo, que valores a tu pareja por lo que ha demostrado ser y entiendas que ahora las cosas son diferentes. No permitas que el miedo te controle.

7.- Nos sentimos vulnerables


Exponer nuestras inquietudes puede hacer que nos sintamos frágiles ante nuestra pareja, pero recuerda que en el amor quien puede lastimarte no lo hará por lo que siente por ti. La honestidad entre tu pareja y tú dará enorme fortaleza a la relación. 

8.- Pensamos que no podremos resolver nada 


Quizá en otras ocasiones las discusiones no han servido, o el problema es una conducta tan arraigada en tu pareja que piensas que no podrá cambiar. La realidad es que no debes asumir algo así. En una pareja debe haber libertad de pensar y de sentir, si crees que no tiene caso exponer lo que sientes porque tu pareja no cambiará, entonces deberás considerar si vale la pena seguir con la relación.

9.- No reconocemos nuestra responsabilidad


Y eso quizá no ocurre nada más con nuestra pareja, pero debemos entender que las discusiones no son oportunidad para repartir culpas. En una relación tanto lo bueno como lo malo se da por las dos partes, así que al plantear un problema, debemos escuchar lo que la otra persona piensa y siente para asumir nuestra responsabilidad. 

10.- Competimos con la pareja 


En ocasiones el orgullo nos hace una mala jugada y llega al punto de arruinar nuestra relación, nos convierte en alguien que siempre quiere tener la razón, que quiere ser mejor que el otro, tener un mejor trabajo, ganar más, tener el mejor auto… pero eso sólo impedirá que podamos ser felices. En el amor no se compite, se trabaja en equipo y nos esforzamos por cumplir las metas de ambos. 

11.- No lo hacemos en el tiempo adecuado 


En ocasiones nuestra molestia es tanta que no consideramos que no es el momento ni el lugar adecuado para tratar las diferencias, explotamos y así hacemos el problema más grande. Recuerda que cuando algo te moleste, lo ideal es ordenar tus ideas, calmarte y buscar el momento en que tu pareja pueda darte todo su tiempo y atención para tratar el asunto.

12.- Permitimos que los problemas crezcan


Me refiero a que nos guardamos lo que sentimos hasta que no podemos más y estallamos; es como si ese problemita se convirtiera en una enorme bola de nieve que destruye todo a su paso. Por mínimo que sea lo que te molesta, no dudes en expresarlo con tu pareja, pues así podrán resolverlo a tiempo. 

La comunicación es la base de una relación sana, tu amor debe motivarte a ser transparente con tu pareja, a hablar de lo que sea sin miedo; si eso no sucede, entonces debes analizar lo que está ocurriendo. Sin comunicación no hay confianza y sin confianza no puede haber amor.

Recomendados
Recomendados