10 actitudes que te están amargando la vida. Despréndete de ellas y sé feliz


Estoy convencido de que el mayor propósito del ser humano es ser feliz. Lo cierto es que no existen las vidas perfectas, todos pasamos tragos amargos en algún momento, y la clave está en saber lidiar con cada una de esas experiencias, pues así nos sabe mejor cuando cumplimos nuestras metas.

Hay casos donde sentimos tan grandes esos tropiezos, que pareciera imposible seguir y nos encerramos en una serie de hábitos tóxicos que nos roban la felicidad… Pero no tiene que ser así. En esta ocasión quiero aprovechar este espacio para decirte que la vida está llena de oportunidades, y para aprovecharlas hay algunas actitudes de las que debes liberarte, pues la felicidad está al alcance de todos. Si quieres saber cuáles son, acompáñame en esta lectura.


Sé que cuando llevamos tiempo viviendo de cierta forma es difícil cambiar, pero en este caso basta con tener voluntad, paciencia y persistencia. Marco Aurelio, antiguo emperador romano, dijo: “La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos”. Entonces, tomando esa idea como clave, quiero proponerte liberarte de las siguientes actitudes:



1.- Dar importancia a todas las críticas que recibes


Es imposible agradarle a todo el mundo, siempre habrá alguien que te dirá algo que no quieres oír y hasta puede hacerte sentir mal, pero toma en cuenta lo siguiente: no porque esa persona diga algo de ti quiere decir que es cierto y toma las cosas de quien viene ¿Esa persona merece tu atención?

De igual manera si criticar es algo constante en ti, te invito a que dejes de lado ese hábito y busques sustituirlo por dar cumplidos. Recuerda que con tus palabras puedes destruir o edificar, por lo tanto úsalas sabiamente.

2.- Involucrarse en chismes


Sé que puede resultar divertido hablar de alguien o enterarse de algo privado que probablemente es vergonzoso, quizá hasta inventar algo que no ocurrió, pero participar en estos actos sólo te convertirá en una persona tóxica. 

Los chismosos son personas que hablan de los demás para evadir sus propios defectos y problemas, de manera que sus seres queridos se alejan para no resultar lastimados y terminan por quedarse solos. Evita que eso te pase a ti.

3.- Guardar rencor


¿Acaso no es molesto que mientras tú sufres por alguien y no superas lo que pasó entre ustedes, él o ella anda de lo más feliz? En lugar de enojarte y sufrir deja de perder el tiempo, libérate de eso que llevas guardado y recuerda que si esa persona te lastimó es porque no merece tu atención.

Perdonarte y perdonar es la clave para recuperar tu paz interior. 

4.- Quejarte demasiado


Todos enfrentamos cosas que no nos agradan; días en el trabajo que son largos, muchas tareas en casa, momentos en que los niños parecen insoportables, conflictos de pareja, entre otros. El problema es que cuando vives quejándote de todo lo que te rodea, tú mismo empiezas a creer lo que dices y ves las cosas con negatividad. 

Esto sólo provocará que tus seres queridos se alejen de ti porque tu actitud los cansará. Te sugiero que antes de expresar una queja pienses en una solución al problema y que trabajes en ella para que todo marche de la mejor manera.

5.- Resistencia al cambio


Es normal que el ser humano tema a lo que no conoce, pero de todos los cambios puede surgir una gran lección y adaptarte a lo nuevo te hará encontrar nuevas y mejores oportunidades. 

6.- Miedos


Muchas veces nos sugestionamos por lo que alguien nos dijo que no podíamos hacer o por las veces en que hemos visto fallar a quienes nos rodean, pero eso no quiere decir que realmente no somos capaces de hacer algo diferente. El peor error de una persona no es el fracaso, sino el no intentar vivir una nueva experiencia.

No dejes que el miedo te controle, atrévete a ir por más en la vida y te sorprenderá todo lo que puedes lograr. Recuerda que tienes virtudes que te hacen una persona única y que puedes hacer una historia distinta de las que has conocido. Ten fe en ti.

7.- Excusas


Los seres humanos somos muy buenos para justificar por qué no hacemos las cosas, pero eso no quiere decir que es válido ni que los demás nos van a creer. Evita esconderte detrás de los límites mentales que tú mismo impones, y en lugar de decir “no puedo” cree que sí puedes lograrlo. 

8.- Heridas sin cerrar


Vivir en el pasado te impide aprovechar las oportunidades de tu presente y afecta tu futuro. Recuerda que lo que ya pasó no podemos cambiarlo, y lo único que podemos hacer es aprender de esas experiencias para ser mejor persona. Claro que habrá momentos que marcarán tu vida, pero puedes aprender a vivir con esas consecuencias y hacer lo mejor que puedas con el resultado.

9.- Presionarte por cumplir expectativas de los demás


Todos tienen una opinión sobre lo que puede hacer mejor tu vida: tener pareja, casarte, tener hijos, cierto tipo de trabajo... pero cuando te esfuerzas por vivir todo lo que los demás esperan de ti olvidas tu voz interior. Lo único que te hará feliz es cumplir tus propias expectativas. Eso me lleva al siguiente punto...

10.- No tener prioridades claras 


¿Qué te gustaría hacer? Tú eres quien controla tu vida, y con esa idea eres quien decide hacia dónde dirigir sus esfuerzos. Tómate unos minutos para pensar qué quieres hacer, establece esos puntos como metas y retos pequeños que te lleven a ellas. 

Al practicar estos hábitos constantemente, harás de la felicidad un estilo de vida y cambiarás tu perspectiva del mundo. Así, al ser una persona feliz, podrás atraer a grandes amigos, familiares y pareja de una manera que complementarán lo que haces y eres.

Recomendados
Recomendados