10 razones por qué es tan difícil terminar una relación aunque te esté matando


El amor es complejo y en algunas ocasiones tan fuerte, que nos hace tomar decisiones que normalmente descartaríamos. Dar segundas oportunidades puede ser una de ellas, pues aunque en el fondo pensemos que no vale la pena continuar con una persona desleal, que ha traicionado nuestra confianza, hay factores emocionales que nos hacen sentir vulnerable. 

Si alguna vez te has preguntado por qué das segunda, tercera o hasta cuarta oportunidad a una persona que parece no responder positivamente a tu bondad, quizá estas razones te harán reflexionar sobre ello. 

Considera que no debes buscar la felicidad en los brazos de alguien más, siempre debes darte a ti mismo la oportunidad de estar bien sin tener que soportar la indiferencia y los malos tratos de otros. ¿Crees que alguna de estas razones te impide seguir tu vida y ser feliz? Reflexiona y haz lo posible por salir de ese círculo vicioso de “perdón-traición-perdón” en el que has caído.  



1. Codependencia


Este trastorno está catalogado como enfermedad y quienes lo padecen tienen obsesiva necesidad de complacer a su pareja. En ocasiones es el miedo a la soledad y la necesidad de sentirse amado lo que ata a estas personas en relaciones tóxicas y enfermizas. 

Para enfrentarse a este problema es necesario buscar ayuda profesional, ya que rara vez los codependientes aceptan por voluntad propia que lo tienen. 

2. Miedo a la soledad


Hay personas que temen a la soledad y prefieren estar al lado de alguien aunque éste haya cometido graves errores en el pasado. Muchas de las segundas o terceras oportunidades que se dan las parejas están impulsadas por el miedo a quedarse solos. Incluso algunas están hartas de una relación donde el amor y el respeto se han acabado, pero prefieren seguir juntos para no enfrentarse al mundo solos. 

3. Rutina o costumbre


Muchas parejas confunden el amor y el compromiso con la costumbre. Hay cosas que no cambian en años, ni para bien ni para mal, y esto va transformando la confianza y la vida en pareja en una aburrida rutina, pero lo peor es que ninguno de los dos se atreve a hacer algo para cambiarlo. Simplemente se conforman hasta que el amor se marchita. 

4. Miedo a no volverse a enamorar


Cuando la traición se hace presente en la vida de la pareja, es importante considerar muchos factores antes de dar una segunda oportunidad; algunas personas toman esa decisión porque no se creen capaces de encontrar el amor, así que prefieren quedarse con quien ya conocen, aunque los haga infelices. 

5. Cuando hay hijos de por medio


Por los hijos llegamos a tomar decisiones apresuradas. Muchas veces este amor puede convertirse en una pesadilla para los padres, ya que tienen que convivir para apoyarlos. Sobre todo cuando los pleitos son demasiado graves, es mejor que cada uno tome su camino, pues las conductas violentas y agresivas dañan a los hijos más que la separación.

6. Comodidad económica


A veces el amor no es el motivo por el cual las parejas desean permanecer unidas, el factor económico tiene mayor peso en la vida de los individuos. Es terrible aguantar a una persona por miedo, falta de capacidad o tiempo para trabajar. Por ello siempre es importante tener preparación y no depender más que de uno mismo.

7. Baja autoestima


Si no te valoras es muy posible que las personas traten de aprovecharse de ti, y más cuando se habla del amor, pues en innumerables ocasiones la gente decide volver a los brazos de su ex pareja para reforzar su valor personal. 

8. Influencia de terceras personas


La presión social suele ejercer gran influencia en las parejas y por ello deciden permanecer unidas. En ocasiones son las amistades o los mismos familiares quienes aconsejan que un matrimonio o una pareja permanezca unida, por temor a lo que otros dirán. No debes escuchar este tipo de cuestiones superficiales, pues una relación es de dos y cuando las cosas no funcionan lo mejor es seguir adelante solo. 

9. Chantaje emocional de la pareja


No debemos caer en el chantaje emocional del otro. Muchas veces por amor y por consideración a los sentimientos ajenos nos volvemos presas de relaciones enfermizas. Recuerda que antes de hacer sentir bien a otros debes amarte a ti mismo y considerar tus necesidades.

10. Tienes falsas esperanzas


Hay personas que a pesar de todas las oportunidades que les han dado, sienten que no pueden decir “no” a la persona que aman, y esta decisión les ha llevado a vivir cientos de decepciones. No te dejes engañar, a veces es necesario perder esa esperanza sin sentido, sobre todo cuando la pareja no pone el más mínimo esfuerzo en cambiar para bien y enmendar sus errores. 

Recuerda que antes de amar a alguien más debes amarte a ti mismo.

Recomendados
Recomendados