5 maneras de terminar una relación de forma sana sin perder la fe en el amor


Terminar una relación es un proceso difícil, porque por lo general una parte sigue amando a la que quiere ponerle fin. Podríamos decir que no hay manera de evitar que alguien salga lastimado, pero sí podemos hacer mucho para que sea en la menor medida posible. 

Me tienen impresionado los efectos que una ruptura puede tener en una persona, pues además del fracaso hay secuelas que afectan su autoestima y la manera en que pueda ser parte de una nueva relación. Por eso decidí compartir contigo los detalles de este tema, pues vale la pena estar preparados para esta situación. 

Lo primero que quiero decir es que el fracaso no consiste en la separación, sino en aferrarnos a algo que está roto y nos hace infelices. La separación en ese caso es algo inteligente, pues abrimos la puerta a que ambas partes de la pareja puedan encontrar la verdadera felicidad. 


Si sientes que ha llegado el momento de cerrar un capítulo de estos en tu vida, estas son las acciones que te permitirán una separación sana y civilizada: 

1.- Evita las infidelidades


Quizá sientes amor por alguien más, pero empezar esa relación sin terminar la que tienes no sólo dolerá a la otra persona, sino que la humillará porque sentirá que no fue suficiente para ti y las comparaciones serán inevitables.

Si alguien más llama tu atención cierra este ciclo y entonces podrás empezar algo nuevo. Recuerda que uno no se enamora de alguien más porque es mejor que la persona con quien estamos, sino porque la relación actual tenía fallas que no pudieron superarse y que no sólo fueron responsabilidad de tu pareja sino también tuyas.

2.- Hazlo en persona


Busca el momento ideal, un lugar donde nadie los moleste y cuando ambos tengan tiempo de hablar, porque probablemente será una plática larga. La tecnología nos facilita muchas cosas pero esto es algo que debe hacerse frente a frente, pues demuestra la seguridad que sientes en tu decisión. 

Prepárate porque puede haber reclamos y cuestionamientos, pero si estás tratando el tema es porque algo te ha hecho pensar que es lo mejor, no tengas miedo de expresarlo. Si la otra persona aún te ama puede prometer muchas cosas, llorar, rogar, pero nada de eso hará que su amor sea suficiente para mantener viva la relación.

3.- No le humilles


Sé que puedes sentir ganas de decir mil cosas que van a lastimar a esa persona, pero no se trata de hacerla sufrir sino de que ambos queden en libertad para encontrar lo mejor para su vida. Lo que digas ahora repercutirá en su autoestima y puede crearle conflictos tan grandes que terminará temiéndole al amor. 

Reconoce sus cualidades, agradece los buenos momentos, su apoyo, y retírate de manera que ambos conserven su dignidad. Eso sí, si hay algo que creas que esa persona pueda mejorar díselo, pues quizá pudiera causarle problemas en sus próximas relaciones y el punto es que aprenda algo de esta experiencia.

4.- Piensen en la mejor manera de decirle a los demás


Si estamos hablando de un matrimonio que se va a separar, lo más probable es que por lo menos uno de los dos tema por lo que dirán sus conocidos y familiares. La realidad es que nadie experimenta en cabeza ajena y sólo tu pareja y tú sabrán bien los motivos que les hicieron tomar esta determinación.

No permitas que alguien más influya en sus decisiones y sean firmes, habrá críticas muy incómodas pero es parte del proceso. Quienes sólo son espectadores sienten que pueden opinar y muchos no sólo lo piensan sino que lo externan. Se comenta para que sepan, no para que opinen.

5.- Sé generoso


Si tu pareja y tu vivían juntos, es importante no intentar que una de las dos partes se quede sin nada. Muchos piensan que dejando a la pareja en la ruina le hará sentir un poco del dolor que estás sufriendo, pero no es así. Lo mejor es acabar el proceso lo más rápido posible, llegando a acuerdos. 

Si tienen hijos es importante aclararles que la separación es una decisión de pareja, que ellos no tienen ninguna culpa, y crear una dinámica donde ambos padres sigan presente en sus vidas. Deberán hacerlo en forma emocional, física y económica. 

Terminar sanamente permitirá que ambas partes aprendan de la experiencia y que, una vez terminado su duelo personal, mantengan la fe en el amor.

Recomendados
Recomendados