8 cosas que NUNCA nadie me dijo que terminarían arruinando mi matrimonio


Las palabras deben ser manejadas con mucho cuidado, ya que pueden quedar grabadas en la mente de cualquier persona; pero sobre todo hay que actuar con prudencia cuando se trata de nuestros seres amados, pues son ellos quienes resultan más afectados por esa falta de tacto.

Toma en cuenta que el amor se debe alimentar cada día con paciencia, tolerancia, responsabilidad y consideraciones, de esa manera será posible llevar una relación sana, duradera y estable, en la que ambas partes se sientan escuchadas. 

Evita caer en estos comportamientos, ya que no solamente podrías estar dañando a tu pareja sino que pondrás en peligro la relación. 

1.Desquitarte con tu pareja


Todos tenemos días difíciles en los que parece que nos levantamos con el pie izquierdo, pero no es justo descargar nuestros malestares y estrés con la persona que ha estado ahí siempre para apoyarnos. Es importante ser considerados y canalizar el enojo y la frustración con alguna actividad gratificante, no mediante gritos o insultos a la pareja. Esos comportamientos hirientes crearán una barrera entre ustedes, la cual romperá la confianza y los dividirá poco a poco. 

2.Criticar todo el tiempo


Quizá la intención sea hacer una crítica constructiva, pero cuando es muy recurrente puede sentirse como un ataque a la personalidad de la pareja. Una de las claves para un matrimonio feliz es decir las cosas a tiempo y aceptar al otro con sus virtudes y defectos. Antes de actuar impulsivamente y criticar a tu pareja piensa en sus sentimientos. ¿Cómo te sentirías si él actuara como tú?

3.La ingratitud


Después de las quejas y los malentendidos lo peor que puedes hacer es basar tu relación en los pleitos y no agradecer lo que tu pareja hace por ti. El refuerzo positivo hace una gran diferencia en las relaciones; obviamente no todo será color de rosa, siempre habrá malentendidos y desacuerdos, pero es bueno equilibrar estos disgustos con un “gracias” cuando la ocasión lo amerite. 

4.Convertirse en una persona controladora


La confianza es pilar indispensable para toda relación, sin él la estructura del amor que ha sido creada a lo largo del tiempo, no puede sostenerse. No hay que caer en celos excesivos, es injusto prohibir cosas a la pareja o tratar de invadir su privacidad, pues eso puede romper la confianza en la relación. 

5.No escuchar a tu pareja cuando te necesita


Es importante dar apoyo emocional y escuchar tu pareja porque mediante la comunicación asertiva se pueden resolver muchos problemas. Cuando no existe confianza o simplemente se decide ignorar al otro, las cosas en la relación se complican, y si no existe empatía entre ambos se van alejando hasta llegar al punto de quiebre. 

6.Quejarse sin parar


Los reclamos y las quejas pueden provocar grandes peleas entre las parejas, más aún cuando se hacen sin proponer soluciones. “Decir por decir” es una actitud sumamente destructiva en la relación porque en ocasiones la frustración no permite separar lo bueno de lo malo. Recuerda que es mejor hablar y exponer los problemas, proponiendo soluciones constructivas en lugar de quejarse a los cuatro vientos para “desquitarse”

7.Discutir asuntos privados frente a otros


No se debe hablar de los asuntos del matrimonio frente a los hijos, a los familiares o a los amigos: una relación es únicamente de dos personas. Para evitar malentendidos siempre se deben tratar los problemas de pareja con prudencia y sin que otros intervengan.  

8.La frase “Te lo dije”


No hay nada saludable en decir esta frase; recalcar los errores de la pareja para engrandecerse creará conflictos en la relación. Recordemos que un matrimonio es una unión sagrada, donde el trabajo en equipo es fundamental para que toda la familia salga adelante. Reclamar, insultar, humillar o agredir para establecer poder sobre la pareja es poco ético y puede herir gravemente la autoestima del otro. 
Recomendados
Recomendados