El injusto dolor de una ruptura. 7 cosas que nunca nadie te dice de una separación


Cuando se da una separación el mundo cambia por completo. Por una parte está el hecho de que debes sanar tu corazón y por la otra, sentir que no hay tiempo de digerirlo como quisieras, pues la vida no espera y tus obligaciones ahora serán otras.

Hoy quiero aprovechar este espacio para hablarte sobre los aspectos que pocos conocen de una separación. Deseo con todo mi corazón que estos consejos te ayuden a mejorar la perspectiva de lo que estás viviendo. Recuerda que por más oscuro que parezca todo, puede cambiar si encendemos una luz. 


Después de compartir tanto de nuestra vida con otra persona hemos adquirido hábitos, obligaciones, actitudes que ahora ya no podrán ser. Recuerdo un libro llamado “Como agua para chocolate”, de la escritora mexicana Laura Esquivel: un día el personaje principal se va de su casa y pasa horas viéndose las manos. Siempre había seguido órdenes y ahora que era libre no sabía qué hacer. Algo así pasa con tu vida luego de separarte de tu pareja.



Para ordenar todos estos detalles te pido analizar la siguiente lista, que abarca desde tus recursos económicos hasta tus amistades y tus emociones : 

1.- Finanzas


Imagínate: si tu pareja y tú trabajaban, ahora tendrás la mitad de esos ingresos; si sólo tú trabajabas, lo más probable es que debas dar una pensión a tus hijos y tal vez a tu expareja. Si no trabajabas y tu expareja se encargaba de la cuestión económica, vas a tener que buscar la forma de obtener más ingresos.

En todos estos escenarios hay algo que no cambia: debes organizar tus finanzas. Lo primero es analizar qué cosas no necesitas, para reducir gastos. Quizá habrá artículos que puedas vender para apoyarte. Te recomiendo hacer un presupuesto para distribuir adecuadamente tus recursos; es muy importante que entiendas tu nueva situación económica. 

Quizá será el momento de volver al mundo laboral, no pienses que tus mejores años han pasado. Pide cartas de recomendación a tus amigos, analiza tus habilidades y disfruta trabajar por tus ingresos, eso dará nueva perspectiva a cada uno de tus gastos. 

2.- Amistades


Te encontrarás con la sorpresa de que algunas amistades se alejarán de ti y quizá preferirán mantener la amistad con tu expareja (y su nueva pareja, si es que la tiene). Habrá otras personas que quizá no considerabas cercanas y que te sorprenderán con su apoyo. En estas situaciones es cuando la vida te enseña quién te estima realmente. 

La familia también puede tomar alguna preferencia o alejarse de ti, porque no considera que la separación sea tu mejor decisión. No te presiones por ello, el tiempo mostrará que fue lo mejor que pudo pasar. La otra buena noticia es que podrás hacer amistades que no te recordarán esa etapa de tu vida y que serán completamente leales a ti. 

3.- Duelo indefinido


Nick Nance, experto en terapia de parejas, asegura que para superar una relación tardamos la mitad del tiempo que pasamos con esa persona. Otros especialistas insisten en que dos años es tiempo suficiente para superar un duelo. Pero quiero decirte que no hay tiempo definido. En toda separación hay dos etapas que debemos superar. Son: cerrar nuestro ciclo con esa persona y prepararnos para dar otra oportunidad al amor.

Algunas personas que se han separado se sienten presionadas cuando ven a su expareja con otra persona. Se preguntan: “¿por qué ya tiene a alguien y yo no?”. Esto no quiere decir que hay algo mal en ti, simplemente todos tenemos procesos diferentes. Tómate el tiempo que quieras para recuperarte. 

4.- El patrón de nuevas parejas


Como estás en un proceso de adaptación, es probable que tus actitudes hagan que se acerquen a ti personas con el mismo perfil de tu expareja. Darles una oportunidad te haría repetir los errores del pasado, pero esto puede evitarse. Para lograrlo debes ordenar tus ideas, tener claro qué quieres de una pareja, saber cuáles son tus expectativas y, sobre todo, aquello que no podrías soportar en él o ella.

Otro error común, sobre todo en quienes se separan cuando ya tienen edad muy madura, es que aceptan a una pareja que no cumple sus expectativas pero que les brinda compañía. Les da miedo no encontrar a nadie más y quedarse solos, pero es un temor que se debe vencer. Quizá te lleve tiempo hallar a la persona indicada pero vale la pena hacerlo con cuidado, es una inversión en tu felicidad. 

5.- La responsabilidad de los hijos


Si viven contigo ahora deberás darles más atención, pues tu pareja no estará tan involucrada como cuando vivía con ustedes. Es importante que te apoyen en las tareas del hogar, si tienen edad adecuada, pues de lo contrario sentirás que tienes una carga enorme sobre ti.

Puedes buscar apoyo con tus familiares o contratar a alguien de confianza para que te ayude con todo esto. Quizá antes te dedicabas al hogar, pero ahora que te has separado debes pensar también en tu economía y ya no podrás llevar tu estilo de vida anterior. 

Trata de mantener una relación cordial con tu expareja y distribuyan entre ustedes las tareas de los hijos, como llevarlos y recogerlos del colegio, a alguna clase adicional o los fines de semana, entre otras. Recuerda no desquitar en ellos lo que tu expareja te ha hecho sentir.

6.- Cambios en la actitud de tu expareja


Los divorcios y las separaciones pueden sacar a flote lo peor de una persona. Cuando uno de los dos aún siente amor hace lo posible por rescatar la relación y el otro, en el afán de cortar ese hilo, puede convertirse en un ser malvado y deshonesto. Sobran las historias de mujeres que se han acercado a mí y me dicen que su exesposo cambió con el divorcio. Pero, ¿sabes?, tú también puedes cambiar y para bien. Eso me lleva al siguiente punto...

7.- Una nueva forma de ser feliz y tener más seguridad en ti mismo


A pesar de que las exparejas nos han dañado podemos extrañar los buenos momentos, pero a la larga nos daremos cuenta de que estamos mejor sin él o ella. Ahora que nadie te lastima tendrás oportunidad de ser más feliz, tendrás tiempo para ti, harás cosas nuevas, hasta descubrirás talentos que no sabías que tenías. 

Te pido que no veas la separación como un fracaso sino como una lección de vida que te hizo crecer para bien. Tómate el tiempo que necesites, confía en ti y sonríe, pues lo mejor siempre está por llegar.

Recomendados
Recomendados