No puedes obligar a nadie a ser fiel, es una decisión propia. Haz esto y tu relación tendrá éxito


¿Cuántas veces has exigido fidelidad a tu pareja? Lo pregunto porque quizá en algún momento has buscado en sus redes sociales o en su celular alguna señal de que te está siendo infiel, sin encontrar algo que justifique tus acciones. O bien, encontraste lo que temías y eso te provocó uno de los dolores más grandes que has vivido. 

¿Te suena familiar? Hoy quiero hablarte sobre la importancia de la fidelidad y los casos en los que se convierte en una obligación en lugar de una convicción. 



Empecemos por lo primero: ¿qué es la fidelidad? Se trata de un compromiso que hacemos con la pareja, en el cual nuestro amor, deseo y devoción son sólo para ella o él en un plano amoroso. Al aceptar una relación es casi un hecho que estaremos dedicados a esa persona y que no está permitido dar el mismo sentimiento a alguien más.



Al principio de una relación es fácil ser fiel, todo parece perfecto, nos entendemos, nos disfrutamos, nos amamos, pero con el tiempo llega la rutina y necesidades que quedan desatendidas. Aquí es donde se da la infidelidad. Muchos creen que el problema se supera dejando pasar la falta esperando que no vuelva a ocurrir, pero en el fondo del corazón sienten amenaza y se transforman en cazadores que cuidan cada movimiento de su pareja para que no se repita.


Aquí llegamos al punto importante: no puedes obligar a nadie a serte fiel. Si la persona no es feliz en la relación, siente que algo le falta y cree que la infidelidad es la mejor opción para estar mejor, lo hará cuando tenga la oportunidad.

La fidelidad debe ser decisión propia, que la persona decida ser fiel a ti, y sobre todo a ella misma, pues así expresará en todo momento lo que siente y lo que piensa para que puedas hacer un acuerdo y que vuelvan a sentirse plenos y enamorados.

Me he encontrado con muchas personas que son fieles porque temen a las consecuencias de una infidelidad, no necesariamente porque se sientan plenos en su relación, y esto también es dejar una puerta abierta a que se cometa la falta.


¿Cómo mantener la fidelidad de la pareja?

Alimentar esta elección de vida tendrá mucho que ver con la manera en que tratemos a nuestra pareja. Si somos detallistas, amorosos, expresivos, atentos, platicamos constantemente nuestras inquietudes, le escuchamos y le atendemos en todos los sentidos, nos ganaremos su lealtad y con ello su fidelidad. En pocas palabras, no tendrá necesidad de buscar en otro lugar lo que nosotros podemos brindarle. 

La fidelidad obligada es una forma de expresar celos y desconfianza, por lo que si la practicamos llevaremos la relación al fracaso; no se exige ni se cuida sino que debe nacerle a tu ser querido. Mi consejo es que cuides a tu pareja para que el amor se mantenga y con ello goces de su fidelidad.

Recomendados
Recomendados