¿Te volvió a pegar? 5 señales de que estás con una persona violenta y cómo ponerle un alto


Es un hecho que no debemos permitir abuso de ningún tipo en la relación, nada de insultos, palabras intimidantes, menosprecio ni tampoco violencia física. Actualmente hay muchas mujeres (y hombres también) que aceptan compartir su vida con una persona agresiva, que aprovecha cada oportunidad para ejercer poder sobre ellas. ¿No creen que es momento de poner un alto a esa situación?.

Quien actúa de esa manera no solamente es una persona cobarde, sino insegura y con baja autoestima, aunque no hay pretextos para el maltrato. El amor lo primero que busca es la libertad y el bienestar de la pareja, por ello quien lastima y humilla, no es capaz de querer a otros. 


Pon atención a las señales de alerta que indican que podrías estar frente a un abusador. Si actualmente vives en esta desesperante y terrible situación piénsalo bien y aléjate. Pide ayuda si es necesario.


1. Primeras señales del maltrato


Comienza poco a poco, con insultos pequeños, bromas que resultan humillantes y que te avergüenzan frente a los demás. Todo es gradual y conforme te va alejando de tus amistades, tu familia y de un ambiente seguro, su comportamiento irá escalando de nivel. 

Después comienzan los jaloneos repentinos y los gritos cada vez más fuertes, hasta que se atreve a ejercer la violencia de una forma más agresiva. Cuando esto ocurre, la víctima ya se encuentra completamente aislada de sus seres queridos. Pero a pesar de esto jamás pienses que debes aguantar.

2. Observa cómo trata a la gente a su alrededor


Debes actuar objetivamente, pues a veces la idealización de la pareja nos vuelve ciegos ante las pequeñas conductas que delatan su verdadera personalidad. Fíjate cómo se expresa con las personas desconocidas, si cuando se equivoca pide disculpas sinceras, o tal vez en el tráfico sea de esas personas que prefieren ceder el paso en lugar de aventar el coche a cualquiera que se atraviese. Parece mentira, pero estas acciones aparentemente insignificantes revelan su nivel de tolerancia ante las situaciones de la vida cotidiana.

3. El abuso no es “normal”


Debido a que estas conductas agresivas comienzan en menor escala, lo más importante es aprender a lidiar con las situaciones desde el principio y no ver la agresión como algo normal. Ningún tipo de insulto, indicio de violencia o humillación está justificado. No pienses que es tu culpa, cada persona es responsable de sus acciones, no permitas que el chantaje emocional te domine. ¿Te dijo que tú lo provocaste?, ¿Te ha prometido mil veces que cambiará?, ¿Dijo que lo hizo por amor?. El amor no daña, construye y protege. 

4. No hay pretextos para el abuso


No hay razón para agredir, el cometer abuso y someter a la pareja es un acto bajo y cobarde. Con el paso del tiempo a algunas mujeres les han dicho que deben aguantar estos comportamiento y justifican a su pareja diciendo que actúan así por su formación cultural, por la manera en que fueron educados e incluso por sus creencias, pero esos son pretextos bajos para justificar conductas reprobables. 

5. Busca ayuda 


Nadie tiene derecho a herirte, y si hoy tu pareja (ya sea hombre o mujer) te agrede, insulta o trata de humillarte, te aconsejo que busques ayuda. Refúgiate con tus seres queridos, explícales la situación y no te alejes ni te aísles, porque de esa manera te volverás vulnerable ante la violencia. Tú mereces alguien que te ame y que se preocupe por ti. 

Por tu seguridad y por tu vida, aléjate de tu pareja si es abusiva, pues el verdadero amor no tolera la violencia.  
Recomendados
Recomendados