Tu peor enemigo vive en tu propia casa. Mira qué es y cómo podría estar destruyendo a tu familia


El teléfono celular se ha convertido en herramienta muy útil para nuestra vida, nos permite comunicarnos e interactuar con nuestros seres queridos, estar informados y relajarnos cuando tenemos algunos minutos libres. Lo grave es que sus bondades nos han hecho dependientes de él, y si no controlamos el problema le convertimos en nuestro peor enemigo.

Quizá podrías pensar que esas afirmaciones son muy drásticas, pero cada día veo más personas que se aíslan con su celular y dejan de convivir con sus seres queridos, tanto una pareja como su familia o amigos, hasta los niños. Hoy quiero hablarte de tu relación con tu celular y la manera de descubrir si es sana o no, también lo que puedes hacer en caso de necesitar ayuda.


Psicológicamente hablando este miedo que demuestra adicción es conocido como “nomofobia”. El nombre viene de la frase en inglés “no mobile fobia”, que quiere decir fobia a no tener móvil. Puede manifestarse de dos maneras, una de ellas es la ansiedad producida por no tener el celular cerca y la otra, el malestar producido por temer que se acabe la batería antes de poder recargarla. 



¿Dudas si la relación con tu teléfono es algo fuera de lo normal? Responde a las siguientes preguntas y descúbrelo: 

1.- ¿Te sientes incómodo si no tienes acceso a tu teléfono? 


2.- ¿Te pones nervioso si no puedes consultar noticias en tu teléfono?

3.- ¿Sientes que recibiste una notificación, crees haber escuchado el timbre o sentido una vibración, pero resulta que fue tu imaginación? 


4.- ¿Te da miedo quedarte sin batería? 

5.- ¿Te desesperas cuando te quedas sin datos? 


6.- Si no tienes señal ni datos ¿buscas una a la que puedas conectarte? 

7.- ¿Te preocupa que tu familia o tus amigos no puedan localizarte si no tienes el teléfono?, o ¿has tenido miedo de que alguien te haya querido contactar cuando no tenías el celular cerca? 


8.- ¿Te mortifica no poder ver en el momento lo que tus contactos publican en redes sociales? 

9.- ¿Te sientes mal si nadie comenta lo que publicas en redes sociales? 


10.- ¿No sabes qué hacer si no tienes el teléfono cerca? 

Si respondiste sí a más de tres de estas preguntas, debes poner más atención a la importancia que das al celular y a tus redes sociales. 

Tu adicción puede provocar que le dediques más atención que a tus seres queridos, que te distraigas en un evento importante, que quien habla contigo imagine que no te interesa lo que te está contando o que simplemente no te importa.

Brandon McDaniel, psicólogo experto, ha realizado investigaciones donde concluyó que “es común que la tecnología estorbe de pequeñas maneras hasta el desgaste de la relación”.

Lo ideal es que si para ti el teléfono se ha convertido en un problema, trates de pasar menos tiempo con él, que lo uses lo estrictamente necesario, y que en lugar de envolverte en redes sociales realices esa convivencia de forma física, es decir, que pases tiempo de calidad con tus seres queridos, donde tanto ellos como tú puedan darse atención completa. 

Si consideras que no puedes controlar este problema te recomiendo que busques ayuda profesional, pues es un tipo de adicción real. Otra forma de medir qué tanto tiempo pasas en el teléfono es con aplicaciones móviles como Moment, Checky y Pause. 

Se cree que una persona promedio consulta el celular entre 100 y 150 veces al día, los adictos lo hacen mucho más. 

Recuerda que el celular es sólo una herramienta para comunicarnos con alguien que no tenemos cerca, y que la vida es en realidad todo aquello que ocurre fuera de una pantalla.

Recomendados
Recomendados